Un verano en el Parque de las Ciencias.
La despoblación de la comarca, a debate en el Parlamento Europeo

La Alpujarra afronta el reto de contrarrestar la despoblación

Ciudadanía - IndeGranada - Martes, 20 de Junio de 2017
Desde la década de los 60 la población se ha reducido a la mitad en la comarca, que concentra a nueve de los quince municipios con menos habitantes de la provincia y a los tres que hay con menos de 200 vecinos y vecinas.

Imagen identificativa de la Alpujarra. foto: www.turgranada.es

El eurodiputado Sergio Gutiérrez ha presentado el informe Despliegue de los instrumentos de la política de cohesión por parte de las regiones para afrontar el cambio demográfico, uno de los mayores retos a los que deben enfrentarse las regiones europeas ahora y en el futuro.

En España, un total de ocho regiones forman el Foro de comunidades españolas frente al reto demográfico: Aragón, Asturias, Cantabria, Castilla-La Mancha, Castilla y León, Extremadura y Aragón. Recientemente, una delegación de las Mancomunidades de la Alpujarra Granadina y el Valle de Lecrín mantuvo en la Eurocámara una reunión con las europarlamentarias Iratxe García y Clara Aguilera para coordinar acciones que den solución a los problemas de despoblación y envejecimiento que sufren las comarcas y que están llevando a algunos pueblos a la desaparición.

Las cifras muestran que la Alpujarra y el Valle de Lecrín cada vez tienen menos población y más envejecida. En la actualidad, en la provincia de Granada existen tres municipios con menos de 200 habitantes y los tres se encuentran en la Alpujarra: Juviles (148 habitantes, de los que un 25,7 por ciento supera los 65 años), Lobras (159 habitantes, de los que un 34 por ciento supera los 65 años) y Carataunas (178 habitantes, de los que un 26,4 por ciento supera los 65 años).

Entre los 15 municipios con menos población de la provincia de Granada hay 9 que son de esta comarca, que ha visto reducida su población en más de la mitad desde 1960. Así, desde el año 1960, Almegíjar ha perdido 1.049 habitantes, quedando 377; Bérchules ha perdido 2.099 habitantes y cuenta ahora con 769 habitantes; Busquístar ha perdido 1.014, quedando 276; Cádiar ha perdido 891 habitantes y cuenta ahora con 1.528; Cástaras ha perdido 1.172, contando con 244 vecinos; Lanjarón ha perdido 1.439, quedando 3.589 habitantes; Murtas ha perdido 2.630, quedando 495; o Torvizcón, que ha perdido 1.797 habitantes quedando 682 vecinos y vecinas.

En el siguiente cuadro se aprecia la evolución de la población entre 1960 y 2003, que da una idea de cómo se ha ido produciendo esa despoblación:

Estos datos, difundidos por la Mancomunidad de Municipios de la Alpujarra Granadina, hacen "urgente abordar los desequilibrios demográficos junto a sus peculiaridades y características especiales", según destacan desde la entidad. Gutiérrez señala en el informe presentado en el Parlamento Europeo cuatro grandes retos para abordar la despoblación: la baja densidad de población, el envejecimiento de la población, la caída de las tasas de natalidad y la pérdida contínua de población. 

La Alpujarra cuenta en la actualidad con en torno a 23.000 habitantes en los 25 municipios mancomunados. 

El primer reto es la baja densidad de población. En la Alpujarra y el Valle de Lecrín, esta baja densidad está caracterizada por la geografía del territorio en el primer caso y por la polarización territorial en la que la población se acumula en determinados centros en el segundo. 

El segundo reto es el que plantea el envejecimiento de la población, superando tanto en la Alpujarra como en el Valle de Lecrín el 20 por ciento de personas mayores de 65 años.  

La tercera cuestión o reto es la caída de las tasas de natalidad, que implica una disminución drástica de la población infantil y juvenil y modifica, por lo tanto, las expectativas en términos de sustitución y el equilibrio de la tasa de dependencia a medio plazo. 

El cuarto y último reto es la pérdida continua de población. Se trata de un fenómeno derivado en gran medida de los anteriores y que agrava, en las zonas donde se produce, los demás problemas demográficos. 

Como ha indicado Sergio Gutiérrez en el informe, las políticas destinadas a contrarrestar este fenómeno deben prever la comercialización de servicios, el establecimiento de sistemas de transporte altamente flexibles, políticas fiscales para compensar los costes de movilidad e incentivos para la prestación de servicios itinerantes en zonas rurales o de servicios en centros pequeños. Casos conocidos en la provincia de Granada como la exclusión financiera aumenta el riesgo de despoblación. Por el contrario políticas de igualdad como los colegios rurales, garantiza la educación pública en el territorio y asienta a las familias al mismo. 

Los europarlamentarios Sergio Gutiérrez y Clara Aguilera. mancomunidad alpujarra

Más fondos europeos y cohesión para la lucha contra la despoblación

Por todo ello, la eurodiputada ha pedido "una mayor coordinación" de los instrumentos de la Unión en los diferentes sectores políticos, como la política agrícola común, los Fondos Estructurales y de Inversión Europeos (Fondos EIE), la cooperación territorial europea, el Fondo Europeo de Inversiones Estratégicas (FEIE) y el Mecanismo «Conectar Europa», para garantizar un enfoque más amplio del cambio demográfico.

Además, Gutiérrez ha reiterado a la Comisión su petición de que adopte una estrategia sobre el cambio demográfico que produzca sinergias y maximice el impacto positivo sobre los ciudadanos europeos, ya que considera que una ayuda efectiva de la Unión a las políticas de inmigración en los Estados miembros puede mitigar la pérdida de población en las regiones en declive; considera que las autoridades locales y regionales deben estar facultadas para elaborar y aplicar políticas que fomenten la integración social y el multiculturalismo.

También ha puesto de relieve el hecho de que el Fondo Europeo de Desarrollo Regional puede ayudar a las regiones que experimentan cambios demográficos estimulando la creación de infraestructuras del transporte, de las telecomunicaciones y de los servicios públicos; mejorando las perspectivas de empleo en las regiones en declive y ayudando a contener las tendencias a la migración interior.

Finalmente, el eurodiputado ha solicitado que se cree un marco jurídico a escala de la Unión que reconozca específicamente todos los territorios que sufren desventajas demográficas e incluya una nueva iniciativa emblemática sobre el cambio demográfico en la Estrategia Europa 2020 que sea un instrumento horizontal, esté vinculada a un crecimiento inteligente, sostenible e integrador y pueda recibir ayuda financiera de los instrumentos europeos, y se focalice un marco financiero plurianual posterior a 2020 que de un impulso decisivo al fomento de soluciones para abordar los retos demográficos a través de medidas específicas y de un presupuesto con financiación adicional para las regiones que sufran dificultades demográficas graves y permanentes.

La Mancomunidad de Municipios de la Alpujarra Granadina está coordinando junto a su homóloga en el Valle de Lecrín y a la Dirección General de Administración Local de la Junta de Andalucía una jornada de trabajo para proponer soluciones al reto demográfico de este territorio. Está previsto que se celebre a principios de otoño con numerosas personas expertas, que además de analizar, puedan establecer medidas concretas. Además, el alcalde de Torvizcón, David Moreno, es miembro de la comisión de despoblamiento de la FEMP, que también trabaja el tema.