Disfruta de Sierra Nevada en verano
Algunos ejemplares venían anillados por centros alemanes

Cerca de 140 cigüeñas descansan en la Charca de Suárez en su ruta migratoria hacia el Estrecho

Ciudadanía - IndeGranada - Miércoles, 8 de Agosto de 2018
Su presencia en el humedal motrileño confirma la importancia del paraje como lugar de descanso y refugio para la ruta migratoria de aves del Mediterráneo.
Los observadores contabilizaron hasta 136 ejemplares, que descansaron durante una hora en el humedal motrileño.
Reportaje gráfico: Javier Milla
Los observadores contabilizaron hasta 136 ejemplares, que descansaron durante una hora en el humedal motrileño.

Quienes fueron testigo de su paso por la Charca de Suárez explican con entusiasmo los detalles del paso de esta bandada de cigüeñas por Motril. Ocurrió el pasado viernes, como recogen estas fotografías que firma Javier Milla, un fotógrafo de naturaleza de Jaén que hace tareas como voluntario en el humedal motrileño. 

Imágenes bellas que, como relata en redes sociales el técnico Manuel Mañani López, confirman la importancia del humedal motrileño como "sitio de descanso y refugio en la ruta migratoria del Mediterráneo". El humedal costero más cercano a Levante es la Albufera de Adra y el más cercano a Poniente la desembocadura del río Vélez o la del Guadalhorce en Málaga. "Si la charquilla no se hubiese salvado el salto que hay es grande", explica. 

Las cigüeñas, todas blancas, permanecieron durante una hora en la Charca de Suárez antes de proseguir su viaje. 

La descripción que Mañani hace de ese momento refleja la emoción para las personas que trabajan por la conservación de este humedal. En sus palabras fue como ver "nevar" pájaros. "7, 8...21, 22, 23...36, 37, 38..." y así hasta las 136 que contabilizaron. 

Como señala a El Independiente de Granada Javier Milla, autor de las imágenes y el vídeo que deja constancia del paso de esta bandada por Motril, algunos ejemplares habían sido anillados en Alemania. Dos de ellos en concreto en Osnabrück, un centro de recuperación. Milla señala que era pronto para el paso de cigüeñas, más habituales de mitad de agosto en adelante. 



 

Margarita, una cigüeña 'motrileña' que no puede volar

Testigo del paso de esta bandada fue también Margarita, un ejemplar de cigüeña blanca que fue llevada hasta la Charca de Suárez desde el CREA del Blanqueo como "irrecuperable". Algún vándalo le había cortado las plumas primarias y su final era sacrificarla o incorporarla para la educación ambiental. Así es como sigue en la Charca de Suárez donde sus conservadores y voluntarios se encargan de su cuidado.

Margarita ha sufrido todo tipo de accidentes y el fin de semana pasado contempló, desde lejos, el paso de los ejemplares de su misma especie. Es, como señala el técnico Mañani, un imán para las cigüeñas que sobrevuelan el paraje. Pero no está acostumbrada a su compañía y quedó más cerca de los observadores que de las aves como ella. 



Fotos: Javier Milla

Nota de la redacción: Gracias a Manuel Mañani López por su ayuda; a Javier Milla por permitirnos compartir con los lectores y lectoras de El Independiente de Granada sus fotografías. Y a Regina García Pérez por ponernos al tanto.