Loading
Agenda de Granada / Guía Kul
A Ramón Arenas

Condenan al Ayuntamiento a pagar 1,4 millones por invadir el suelo de un promotor en la construcción del Pabellón Mulhacén

Ciudadanía - IndeGranada - Miércoles, 19 de Abril de 2017
El Ayuntamiento de Granada ha sido condenado a indemnizar al empresario Ramón Arenas por invadir suelos de su propiedad en la construcción del Pabellón Mulhacén, en la etapa del PP, cuya gestión urbanística está siendo investigada en el marco de la Operación Nazarí.
Pabellón Mulhacén.
Miguel Rodríguez
Pabellón Mulhacén.
La sentencia del juzgado de la Contencioso Administrativo número 4 de Granada acepta de esta forma parcialmente el recurso del empresario Ramón Arenas, que solicitaba 8,4 millones por la invasión de los terrenos en los que no puede levantar, como pretendía, una escuela infantil.
 
Esta es la primera sentencia, contra la que cabe recurso, relacionada con la gestión urbanística del PP investigada penalmente, que implica al exalcalde, José Torres Hurtado, la exconcejal de Urbanismo, Isabel Nieto, funcionarios y empresarios y que está a la espera de decidir si declaran los concejales popular, que formaron parte de la anterior junta de gobierno local.

El empresario, que con sus denuncias dio lugar a las investigaciones de la presunta trama urbanística en Granada, también acudió a la vía de lo contencioso. En concretó presentó una reclamación de más de 8 millones de euros por los perjuicios ecónomicos que le ocasionó el Ayuntamiento en la operación urbanística de la manzana donde se levantaron el pabellón Mulhacén y distintos negocios de hostelería. Su parcela quedó sin desarrollar tras múltiples avatares admistrativos. El juez estima solo en parte esa reclamación y fija en 1,4 millones la indemnización.

La operación Mulhacén es una de las investigadas en el caso Nazarí. Recientemente un informe de la UDEF analizaba pormenorizadamente esta actuación urbanística, que sirve a los investigadores -junto a la del edificio Progreso en el caso de ese informe- para concluir que el constructor Roberto García Arrabal, cuya empresa se encargó de desarrollar las actuaciones en la manzana colindante con la parcela de Arenas, utilizaba "la influencia personal" de la entonces concejala de Urbanismo para obtener "favores y un trato preferencial". 

Las reacciones:

Información relacionada: