Ven al Parque de las Ciencias

Granada capital ya cuenta con 38 contenedores marrones para basura orgánica, que se extenderán por la ciudad en 2022

Ciudadanía - IndeGranada - Miércoles, 27 de Octubre de 2021
El programa educativo medioambiental, en el colegio público Arrayanes.
Ayto. Granada
El programa educativo medioambiental, en el colegio público Arrayanes.

Bajo el título ‘Lo orgánico ya tiene color’, el área de Medio Ambiente del Ayuntamiento de Granada, en colaboración con Inagra, han ofertado a los colegios de la capital un nuevo programa educativo medioambiental con el objetivo de dar a conocer entre la población escolar la llegada del nuevo contenedor marrón para los residuos orgánicos, que se instalará a partir del año que viene en la vía pública. La capital ya cuenta con 38 contenedores marrones instalados en restaurantes, centros comerciales, hoteles y hospitales. 

Los escolares será el primer sector de población granadina en aprender lo que debemos depositar en el contenedor marrón de fracción orgánica, recordando la importancia de hacer una buena selección de los residuos en origen e informando que al contenedor marrón va: los restos de comida de carne, pescado, pastas, posos del café, tapones de corcho…  y por el contrario, no se arrojarían los pañales o compresas, los restos de barrer o las colillas.

En este esquema que ofrece la web de Inagra se resumen qué se puede tirar o no al contenedor marrón:

El contenedor marrón es solo para restos de comida y otros residuos orgánicos.

El edil recordó que el reciclaje del componente orgánico de los residuos domésticos contribuye a solucionar un doble problema: por un lado, la acumulación de enormes cantidades de basura y otros residuos derivados del campo en los vertederos, y por otro lado, satisfacemos la necesidad de aprovechar los residuos para nuestros suelos, con la elaboración de compost”.

“Esto nos permite por un lado bajar la carga de residuos en los vertederos y por otro, convertir estos residuos en abono natural. Estos desechos se convierten en  materia prima, y su reciclaje permite transformar los restos orgánicos en abono con el que luego podemos enriquecer los cultivos. Un kilo de residuo orgánico se convierte en aproximadamente 300 gramos de composta”, ha detallado.

El concejal de Medio Ambiente, Jacobo Calvo, ha realizado este miércoles una visita al colegio público Arrayanes, ubicado en la zona Norte, para conocer el desarrollo de este nuevo programa medioambiental que se impartirá en 60 colegios, con la participación de casi 3.000 escolares y va dirigido a los alumnos de Educación Infantil y Educación Primaria.

Acostumbrarse a separar los residuos

En el transcurso de la visita, Calvo ha explicado que el contenedor marrón para orgánica ya  se instaló de manera piloto en los mercados de la ciudad, el de San Agustín y Merca-80 hace unos 3 meses y en la actualidad ya se han  instalado 38 contenedores de orgánica entre restaurantes, centros comerciales, hoteles y hospitales, “con el objetivo de ir evaluando el comportamiento de los grandes productores, antes de hacerlo extensivo al resto de la población.

“Lo que pretendemos ir acostumbrando a los grandes productores de fracción orgánica a separar los residuos en origen, e ir instalando poco a poco este hábito entre los grandes productores de orgánica, estando previsto su implantación también en comedores universitarios, hospitales, residencias de tercera edad y resto de mercados municipales, para llegar posteriormente a la población general instalando el quinto contenedor en la vía pública,” ha añadido.

En paralelo, se ha considerado imprescindible concienciar a la población escolar,  “informar al alumnado granadino es la mejor manera para llegar a los hogares, ya que todos somos conscientes de que la concienciación medioambiental en las casa muchas veces llega por los hijos e hijas tras aprenderlo en sus colegios”.

En este sentido, Calvo ha incidido en la importancia de desarrollar esta campaña a  los centros educativos “especialmente en aquellos que tienen huerto escolar,  en los que,  a través de unos recursos que se les da dentro de este programa educativo, los alumnos y alumnas  elaboran el compost y, al final del proceso, lo utilizan como abono en el propio huerto del colegio”.

El Ayuntamiento de Granada pretende implantar de forma paulatina el contenedor marrón en nuestras calles, a partir del año que viene, cumpliendo así con las directivas europeas en materia de residuos que establecen enero de 2024 como plazo máximo para que las ciudades separen la materia orgánica en los hogares y tenga implantado el contenedor marrón.

Jacobo Calvo ha enmarcado además esta campaña en el compromiso del equipo de gobierno con la Agenda 2030, especialmente en lo que se refiere a los Objetivos de Desarrollo Sostenible que abogan por hacer de las ciudades espacios “inclusivos, seguros, resilientes y sostenibles” y por “garantizar modalidades de consumo y producción sostenibles”, ha concluido.