Ven en primavera a Sierra Nevada

El informe del Defensor del Ciudadano refleja una Granada desigual con graves problemas pendientes

Ciudadanía - IndeGranada - Martes, 2 de Mayo de 2017
Los cortes de luz en la Zona Norte, que propiciaron incluso la actuación de la Fiscalía, el desamparo social ante las consecuencias de la crisis económica, la fusión hospitalaria y el aislamiento ferroviario son algunos de los problemas que ha atendido la oficina que dirige Manuel Martín, que pide reflexionar y una actuación de una vez por todas efectiva para solventarlos.

Granada fue elegida en 2016 la ciudad más bonita de España y, al mismo tiempo, trabaja en un proyecto sobre smart city -ciudad inteligente-. Pero como advierte el Defensor del Ciudadano en su informe correspondiente al pasado ejercicio, "Granada será la ciudad más bonita y la más inteligente si es social, accesible, inclusiva, integradora, participativa, asequible y segura". Y, por los problemas que recoge ese documento, aún queda mucho recorrido para lograr situar a las personas en el centro del debate y crear una ciudad "más humana y social".

El informe constata que hay graves problemas sin solucionar que reflejan la desigualdad social instalada en la ciudad. De una parte, por la asignatura pendiente con la Zona Norte, por la que vuelve a clamar el Defensor, y, de otra, por las nefastas consecuencias de la crisis. A ello se suman otros conflictos que se han vivido con intensidad, como el sanitario o la desconexión ferroviaria, además de asuntos que preocupan a la ciudadanía como la excesiva ocupación de la vía pública, que ha generado un importante movimiento social.

Repasamos a continuación el contenido del informe elaborado por la Oficina que dirige Manuel Martín, que recibió un total de 5.239 quejas, una cifra que supone un 62,5 por ciento más de casos atendidos respecto al año anterior. Estos son los problemas que padecen y preocupan a la ciudadanía granadina:

Cortes de luz en la Zona Norte

Concentración contra los cortes de luz. p.v.m.

El distrito lleva varios años sufriendo constantes cortes de luz que "merman la atención de las necesidades básicas diarias de la población y vulnerando derechos protegidos". "Vecinos de Granada, a pesar de pagar sus correspondientes recibos de luz no reciben el servicio y viven a oscuras, apagados, sin ver, sin calefacción, sin ascensor, sin lavadora, sin frigorífico, enfermos sin botella de oxígeno, sin alumbrado público en las calles, etcétera". Las quejas relacionadas con los constantes cortes en el suministro eléctrico en estos barrios representan el 14 por ciento del total. Se han duplicado. 

El Defensor del Ciudadano recurrió a la Fiscalía Superior, que en enero de este año incoó un expediente gubernativo y encargó un estudio al fiscal especialista en materia de consumo.

Los cortes de luz en la Zona Norte son un problema "de extrema gravedad", porque reflejan una merma en la prestación de los servicios básicos a estos vecinos y vecinas y, lo que es peor, bajo esta situación subyace una realidad más preocupante: la pobreza del barrio, los problemas de infravivienda, el fracaso escolar y el desempleo. En definitiva, la losa de la exclusión social que afecta de lleno o amenaza a sus habitantes. A lo que se une la inseguridad y sensación de impunidad. 

Por todo ello, Martín destaca que "es tiempo de acciones reales, coordinadas, integrales y permanentes". Porque en la Zona Norte hay "muchos derechos que no están cubiertos" y "muchos deberes no ejercidos". 

"Llegó la hora de actuar de una vez por todas y de verdad en este distrito. Es tiempo de acciones reales, verdaderas, integrales, coordinadas y humanas. Son imprescindibles ya, los compromisos firmes y urgentes para que los vecinos del distrito norte puedan vivir como ciudadanos de pleno derecho", subraya el Defensor para recordar que "ya no basta con indignarse" y también, refrescarle la memoria a las administraciones. "¿A qué se espera para actuar de verdad con responsabilidad?", se pregunta.

Crisis económica y sus consecuencias

Protesta de Stop Desahucios 15M Granada. p.v.m.

Desahucios; retraso en el pago de los salarios sociales; pobreza energética. Si la crisis se está marchando, su estela sigue golpeando con fuerza. El 12 por ciento de los casos atendidos por el Defensor así lo muestra.

El Defensor del Ciudadano reclama que 2017 sea "el año del derecho a la vivienda". Mientras haya una familia sin vivienda, se está vulnerando la Declaración Universal de Derechos Humanos, el Pacto Internacional de Derechos Económicos y la Constitución Española. 

Pide para solucionarlo un gran pacto político y empresarial, en el que se impliquen todas las administraciones, especialmente la autonómica que es la que tiene las competencias, y también el sector inmobiliario y las entidades bancarias, además de reclamar una ventanilla única.

La pobreza energética tiene también reflejo en el informe anual, recordando un aspecto que no debería ser necesario, pero que debe hacerse porque se incumple: hablamos de derechos ciudadanos que se incumplen.

Como recuerda también la necesidad de agilizar el pago de los salarios sociales, únicos ingresos que perciben muchas familias. 

Fusión hospitalaria

Imagen de una de las multitudinarias manifestaciones contra la fusión. miguel rodríguez

Espacio también para la movilización ciudadana sin precedentes que se registró en Granada contra la fusión hospitalaria, que también llegó al Defensor del Ciudadano vía quejas. En concreto, acaparó el 11 por ciento de las quejas. 

Los problemas de movilidad (accesos al PTS, transporte público y aparcamientos); el mal funcionamiento de las urgencias; las demoras en la atención; la falta de espacios dignos para los pacientes oncológicos en el Virgen de las Nieves; o la situación de los comerciantes en Plaza de Toros y Pajaritos por el traslado hospitalario al PTS fueron algunos de los asuntos atendidos.

Para el Defensor es necesario trabajar por "una sanidad pública que aspire a la excelencia".

Aislamiento ferroviario 

Granada lleva dos años aislada por tren. marea amarilla

"Es necesario restablecer de inmediato las conexiones ferroviarias". Así se pronuncia Manuel Martín en su informe anual respecto al aislamiento ferroviario de Granada que, a la fecha en la que se presenta el informe ha cumplido dos años. El efecto sobre la economía granadina está siendo "muy negativo", advierte para resaltar que Granada "se está jugando su presente y su futuro".

 La Oficina del Defensor del Ciudadano exige el fin del aislamiento ferroviario de Granada; censura "la falta de información precisa sobre las obras del AVE y sus plazos"; manifiesta su "decidida disposición" en defender para Granada un ferrocarril público y de calidad, que permita tanto a través de la Alta Velocidad como de los trenes convencionales la conexión con el resto de Andalucía y España; solicita que se informe "con urgencia" tanto a la ciudadanía, como al Ayuntamiento de los plazos sobre las obras; se hace "más que necesario" que simultáneamente se pongan en marcha "soluciones provisionales" para restaurar cuanto antes el tráfico ferroviario; y desvela que ha solicitado la intervención de la Defensora del Pueblo Español, trasladándole "nuestra preocupación por el malestar más que justificado, existente en los sectores sociales y económicos granadinos". 

Movilidad

Pide un gran acuerdo por la movilidad en Granada, cuyos ciudadanos vuelven a quejarse por el funcionamiento de la LAC y problemas concretos como el mal funcionamiento de las rampas de los autobuses, motivos por los que reclama al Ayuntamiento que exija a Rober que actúe para solucionarlo. Pero más allá de esas quejas concretas, la oficina de Manuel Martín, que considera "improcedente" el nuevo retraso del Metro, pide soluciones para la capital y el área metropolitana.

Ocupación de la vía pública

Pide soluciones para la ocupación de la vía pública. juan ferreras

El Defensor del Ciudadano se hace eco también de la movilización ciudadana por la ocupación de la vía pública con terrazas de establecimientos de hostelería. Las quejas relacionadas con "el abuso" de la ocupación de aceras, plazas o calles peatonales "son cada vez más variadas y numerosas". "En Granada tenemos más de 900 establecimientos con terrazas, veladores y otros elementos, y aunque es una gran minoría la que incumple la normativa,  ello genera gran cantidad de problemas de accesibilidad, seguridad y grandes molestias para la convivencia".

Las ciudades, recuerda, "son espacios de convivencia, y en consecuencia deben regirse por un orden que respete los intereses de todas las personas que en ellas vivimos". 

"Es necesario  un plan de reordenación de terrazas. Un plan que garantice tanto la accesibilidad como la seguridad, y el equilibrio entre negocios hosteleros, viandantes;  que sea consensuado entre todos, grupos políticos, colectivos con necesidades especiales de movilidad, asociaciones de vecinos, hosteleros, etc. También habría que revisar y actuar  en la gran cantidad de bazares colocados en la vía pública tanto en la Calderería como en la Alcaicería. No se trata de estar en contra de la actividad turística, -de la que viven horadamente muchos de nuestros conciudadanos-,  y que es fundamental para la economía de la ciudad. Se trata de acabar con  el abuso desmedido  del espacio público", expone el Defensor.

Otros problemas

El informe refleja también los problemas que sigue ocasionando el consumo de alcohol en la vía pública que, tras el cierre del botellódromo se traslada a microbotellones en distintos puntos de la ciudad, más frecuentes en zonas como el Albaicín. Reclama también soluciones para las molestias que ocasiona la celebración de despedidas de soltero y los ruidos.

Además dedica un apartado al desamparo de personas con enfermedad mental y sus familias; la demora en la atención a personas dependientes; y el desamparo de personas con discapacidad, que son también problemas que refleja el informe y para los que pide soluciones.