Campaña Cetursa Pasión por la montaña en verano
Los hechos ocurrieron en octubre en Vegas del Genil

Investigado por la muerte de un perro con un cebo envenenado

Ciudadanía - IndeGranada - Jueves, 17 de Enero de 2019
La propietaria del perro muerto vio como el investigado arrojó a su patio salchichas envenenadas con metaldehído.
Cebo con salchicha envenada con metaldehído.
Guardia Civil
Cebo con salchicha envenada con metaldehído.

El Seprona de la Guardia Civil de Granada ha puesto a disposición judicial, en calidad de investigado, a un vecino de Vegas de Genil, de 43 años y sin antecedentes policiales, como presunto autor de un delito contra la flora, fauna y animales domésticos por maltrato animal, tras la muerte de un perro por envenenamiento.

La propietaria del perro denunció el pasado mes de octubre de 2018 que sorprendió a su vecino arrojando por encima de la pared que separa ambas viviendas trozos de salchicha con unas bolitas de color azul en su interior. Poco después de que ocurriera, su perro comenzó a vomitar estos mismos trozos de salchicha y, aunque el veterinario hizo todo lo posible, este no consiguió salvarle la vida y el animal murió a los diez días.

La Guardia Civil durante la inspección ocular recogió muestras de los cebos envenenados en el patio de la denunciante y los envió al Centro de Análisis y Diagnóstico de Málaga para su estudio, cuyos técnicos han confirmado que la sustancia que contenían las muestras enviadas era metaldehído, un compuesto utilizado como pesticida contra caracoles y babosas.

El Equipo de Protección a la Naturaleza de la Guardia Civil de Granada ha localizado además a varios testigos que afirman que el vecino investigado era el único que se quejaba de los ladridos del animal muerto.

Protección penal de los animales

La Guardia Civil recuerda que el artículo 337 del Código Penal, sobre maltrato animal, contempla que puede ser constitutivo de delito el maltrato de un animal al que se le cause la muerte o lesiones graves; el maltrato cruel, independientemente de que haya o no muerte o lesiones del animal; la explotación sexual de los animales o su abandono.

Además de la pena de prisión, los maltratadores podrán ser inhabilitados, no sólo para trabajar con animales, sino para su tenencia con carácter general.