Un verano en el Parque de las Ciencias.

Liberados dos nuevos pollos de quebrantahuesos en la Sierra de Castril

Ciudadanía - Europa Press/IndeGranada - Jueves, 23 de Mayo de 2019
Los dos ejemplares de quebrantahuesos soltados.
junta de andalucía
Los dos ejemplares de quebrantahuesos soltados.

La Consejería de Agricultura, Ganadería, Pesca y Desarrollo Sostenible ha liberado este jueves dos nuevos pollos de quebrantahuesos en el Parque Natural Sierra de Castril con el fin de "afianzar el asentamiento de las poblaciones de esta especie en éste y otros espacios naturales próximos".

Según ha informado la Junta en una nota, con estos ejemplares, son ya 16 los que han crecido en este espacio natural del norte de la provincia de Granada.

El quebrantahuesos, una especie que desapareció del territorio andaluz en la década de los años 80 del siglo pasado, es un ave carroñera que se alimenta preferentemente de huesos, principalmente de ungulados, tanto silvestres como domésticos, aunque especialmente estos últimos, "por lo que el mantenimiento de la ganadería extensiva en los montes públicos se convierte en una de las claves para la conservación de esta especie" ha asegurado la delegada de Agricultura y Desarrollo Sostenible de la Junta en Granada, María José Martín, quien ha asistido al acto junto a escolares de la zona.

Martín ha destacado la importancia de un acto como éste, de gran trascendencia para el ecosistema, y también por el carácter divulgador que tiene entre la población infantil, que durante estos días participa en talleres de sensibilización ambiental, "algo fundamental para el éxito del Plan de Recuperación y Conservación de Aves Necrófogas, a través del cual se han liberado 56 ejemplares en los Parque Naturales de Cazorla, Segura y las Villas y Castril, entre 2006 y 2019".

Los dos ejemplares liberados, dos hembras, habitan ya su nuevo hogar, un nido ubicado en uno de los abrigos de la sierra que cuenta con las condiciones técnicas específicas para poder seguir alimentándolos, sin que haya contacto directo con el humano.

Se trata de un lugar de difícil acceso en el que se recrean las condiciones naturales de crianza, facilitando la adaptación al medio natural de los animales. Esta técnica, empleada en otras ocasiones, se conoce como 'hacking'.