Un verano en el Parque de las Ciencias.
Granada mil y una

La experiencia de dormir en una casa cueva

E+I+D+i - J. M. M. - Miércoles, 7 de Agosto de 2019
La provincia cuenta con más de medio centenar de alojamientos ubicados en las entrañas de la tierra. Un turismo singular de sensaciones únicas que te proponemos en nuestra sección 'Granada mil y una'
Casas cueva Abuelo Ventura, en Guadix.
turgranada.es
Casas cueva Abuelo Ventura, en Guadix.

Existe otro tipo de turismo muy distinto al habitual de sol y playa, o al grandes ciudades. Un turismo tranquilo, natural, que se adentra en las mismas entrañas de la tierra y que permite experimentar sensaciones únicas. Son las casas cueva, alojamientos singulares con las mismas comodidades de un hotel y conectadas con el pasado, con la forma de vida de nuestros ancestros más lejanos. 

La provincia de Granada ofrece la oportunidad de vivir este tipo de turismo respetuoso con el medio ambiente y alejado de la masificación. Las más conocidas son las cuevas del Sacromonte, pero fuera de la capital hay más de medio centenar de alojamientos que ofertan 335 cuevas de uso turístico con más de 1.200 plazas. Operan bajo marca Andalusian Cave Hotels (cuevasdeandalucia.org).

Son alojamientos repartidos por el noreste de la provincia, entre las comarcas de Guadix-Baza-Huéscar. Y que permiten acceder a una parte desconocida de la provincia que ofrece numerosos atractivos: los paisajes desérticos del Geoparque, excavaciones arqueológicas como las de Orce, conjuntos megalíticos, viajes en globo o practicar deportes náuticos en pantanos como el Negratín. 

Cuevas de María, en Guadix, es un ejemplo de alojamiento en casas cueva de origen familiar. Está regentado por una familia que lleva más de 15 años dedicándose al alquiler de cuevas apartamentos, y que siempre ha vivido en cuevas, así como sus antepasados. Sus tres casas cueva están ubicadas junto a la Cueva Museo de Alfarería La Alcazaba y la Cueva Museo de Costumbres Populares de Guadix. Fotos: turgranada.es

Dormir en una casa cueva es una experiencia que sumerge de lleno al visitante en la cultura y la forma de vida de más de 3.000 familias granadinas que tienen su hogar en dependencias excavadas en las entrañas de la tierra. Son casas que constituyen un magnifico ejemplo de la integración del hombre con la naturaleza y el paisaje. 

Las cuevas se localizan en zonas áridas o semiáridas, junto a ríos o cursos de agua pero no en áreas inundables ni ocupando tierra fértil, sino en laderas, vertientes de barrancos o en torno a pequeños montículos. Los terrenos más adecuados son aquellos blandos para el pico pero a la vez compactos para que garanticen la solidez, e impermeables para evitar las filtraciones y humedades, y los más empleados son las arcillas, margas, conglomerados, areniscas blandas, calizas, arenas, tobas y loes.

Y no hay nada mejor para huir del calor, pues los alojamientos en casas cueva mantienen una temperatura constante durante todo el año de unos 20 grados, sin necesidad de instalaciones de aire acondicionado, gracias a su arquitectura y su natural aislamiento. Y ofrecen una característica común muy valorada en la agitada vida de hoy: el silencio. Un silencio que tranquiliza, relaja y elimina el estrés.

Diferentes tipos de dormitorio en alojamientos de casas cueva. turgranada.es

Ofrecen las mismas comodidades que un establecimiento hotelero pero con la sensación de estar en casa y a precios generalmente más bajos. Baños perfectamente equipados, incluso con jacuzzi. Todos los electrodomésticos y menaje necesarios en la cocina y con el ambiente hogareño que no se suele encontrar en un hotel convencional. Y no hay dos casas cueva iguales, ya que cada una se adapta al medio físico donde se ha excavado y las dependencias cuentan con una configuración atractiva y singular. 

Son habituales los porches y zonas exteriores para hacer barbacoas y algunas tienen servicios comunes como piscina, bar o áreas para niños. 

Zona de bar en el alojamiento de casas cueva Al-Jatib, en Baza. turgranada.es

La diversidad de alojamientos permite ir en pareja, con la familia y los niños, o incluso varias familias, parejas o grupos de amigos, ya que hay casas cueva con gran número y variedad de plazas. 

Las opciones a elegir son muchas. Localidades como Guadix cuentan con casi una decena de alojamientos en casas cueva. También hay varios conjuntos en Cortes y Graena, Castilléjar, Cuevas del Campo, Gorafe o Baza, pero hasta casi una veintena de municipios del noreste granadino disponen de algún alojamientos turístico de este tipo, con una media de tres o cuatro viviendas-cueva por establecimiento, aunque algunas ofrecen una única casa y otras hasta una decena. 

Diferentes detalles decorativos en casas cueva turísticas. turgranada.es

Alojarse en casas cueva de Guadix y su entorno, como Cortes y Graena o Purullena, permite, por ejemplo, conocer el precioso casco histórico de la ciudad accitana, con su Catedral, o acceder o a parajes naturales espectaculares como las Cárcavas de Marchal. Y también disfrutar de un paseo en globo por el Geoparque a través de Glovento Sur, ubicada en Guadix. 

También podemos adentrarnos en el Altiplano y elegir casas cueva de localidades como Gorafe, Baza o Cuevas del Campo, ideales para visitar el Parque Megalítico de Gorafe, el desierto de los Coloraos o practicar deportes náuticos y tumbarnos en la 'playa' del pantano del Negratín

Casas cueva Mirador del Negratín, junto al pantano. turgranada.es

Y aún más al noreste contamos con casas cueva en localidades como Orce, Castilléjar o Galera, entre otras. Y conocer los yacimientos arqueológicos mundialmente famosos de Orce, por ejemplo, degustar cordero segureño en Huéscar. o recorrer la Sierra de la Sagra.

Más información: www.turgranada.es

Granada mil y una es una sección en colaboración con 

Por si te perdiste las anteriores propuestas: