Recicla, para respirar un aire más limpio

La Unidad de Insuficiencia Cardíaca del Hospital del PTS, acreditada por la Sociedad Española de Cardiología

E+I+D+i - IndeGranada - Sábado, 14 de Julio de 2018
La certificación SEC-Excelente reconoce la calidad de la atención que se presta en este servicio, que desde su creación ha atendido a 800 pacientes y en el que cada año se realizan 1.400 consultas, médicas y de enfermería.
Equipo de la Unidad de Insuficiencia Cardiaca.
Hospital PTS
Equipo de la Unidad de Insuficiencia Cardiaca.

La Unidad de Insuficiencia Cardiaca del nuevo Hospital Universitario San Cecilio ha recibido esta semana la acreditación de la Sociedad Española de Cardiología (SEC) a través del programa SEC-EXCELENTE. Este galardón reconoce la orientación a la mejora continua de la atención sanitaria que se lleva a cabo en esta área, a través del cumplimiento de unos estándares de calidad establecidos por dicha organización científica, en lo que se ha denominado “el circulo virtuoso de la Calidad” (medir, comparar con estándares, auditar para mejorar, y finalmente acreditar), según ha informado el hospital.

El centro se une así a los otros 23 hospitales de 11 comunidades autónomas acreditados por cumplir los indicadores de calidad en la labor asistencial relacionada con esta enfermedad, habiendo ya otros 14 acreditados en junio del año pasado durante la primera fase del proyecto, lo que suma un total de 38 centro hospitalarios en toda España.

El proceso de acreditación del centro ya ubicado en el PTS comenzó en septiembre de 2017, en el antiguo hospital Clínico San Cecilio, con la elaboración de una memoria funcional de la Unidad, y ha culminado en junio de este año con la obtención de la certificación. Desde abril de 2018 la Unidad de Insuficiencia Cardíaca se encuentra situada en la quinta planta del nuevo Hospital Universitario San Cecilio, cuenta con tres consultas contiguas para la asistencia sanitaria que prestan el cardiólogo, el internista y la enfermera; un Hospital de Día anexo, para la administración de terapias parenterales; un área administrativa; y una sala para llevar a cabo la educación para la salud y promoción del autocuidado con los pacientes.

Desde su puesta en funcionamiento, en la Unidad se han valorado más de 800 pacientes, de los que 300 se mantienen en seguimiento activo. La actividad media anual en consultas médicas es de 115 pacientes nuevos, 600 consultas de seguimiento y alrededor de 80 visitas no programadas. Por parte de enfermería, se realizan unas 700 consultas de presencia física y 140 llamadas telefónicas programadas para seguimiento de pacientes y educación sanitaria, así como más de un centenar de contactos por motivos como descompensación y administración de tratamientos en Hospital de Día.

Según indica el responsable de la Unidad de Insuficiencia Cardiaca, Jesús Gabriel Sánchez, cardiólogo clínico: “El hecho de tener una unidad de este tipo impli-ca que la atención a los pacientes que presentan esta patología se hace de una forma integral y multidisciplinar. Para ello resulta clave contar con equipos de apoyo como la enfermería gestora de casos, psicólogo, las Unidades de rehabilitación cardiaca, cardiopatías familiares, farmacia, cuidados paliativos, la consulta de nutrición y dietética y la Unidad de diálisis peritoneal, además de la colaboración y coordinación con los referentes médicos y de enfermería de Atención Primaria del ámbito de influencia del hospital.”

Por su parte, la enfermera de la Unidad María Dolores Lerma apunta que “la relación con los pacientes y su implicación en el proceso de salud en fundamental. Desde la Unidad de Insuficiencia Cardíaca nos focalizamos no solo en la aplicación del tratamiento, sino también en la formación, a pacientes y familiares, para que conozcan la enfermedad, con sus pautas de medicación, y sepan reconocer posibles signos de alarma para poder actuar ante una descompensación, etc., además de fomentar la promoción de hábitos de vida cardiosaludables”.

Insuficiencia Cardíaca

La insuficiencia cardiaca es la forma terminal de todas las cardiopatías. Ésta impide el correcto bombeo del corazón, haciendo que no llegue suficiente riego sanguíneo al organismo y que se acumulen los líquidos que el corazón no bombea adecuadamente.

Para su tratamiento se requiere un abordaje multidisciplinar que contempla un amplio abanico de profesionales, que incluye cardiólogos, cirujanos cardiovasculares, médicos internistas, médicos de atención primaria, etc., además de enfermeras especializadas.

Muchos estudios han demostrado que este tipo de Unidades de Insuficiencia Cardiaca mejoran el pronóstico y la calidad de vida de los pacientes, disminuyendo las descompensaciones e ingresos hospitalarios y su mortalidad, obteniendo resultados en salud claramente superiores a los obtenidos con el manejo convencional de la patología. La tasa de reingresos tras el alta por un episodio por insuficiencia cardíaca puede oscilar entre el 25% y el 59% en los seis primeros meses de media en España. 

Según un reciente estudio español publicado en PLOS ONE, el 1,2% de la población general padece insuficiencia cardíaca. Esta enfermedad está presente en un 2,7% de los mayores de 45 años y el 8,8% de los mayores de 74 años, unas cifras que se van incrementando cada año al aumentar la edad y la mayor supervivencia de otras enfermedades cardíacas agudas. Es la primera causa de hospitalización en mayores de 65 años y a ella se destina entre el 2 y el 3% del gasto sanitario total.

La acreditación de las Unidades de Insuficiencia Cardíaca lleva asociada la realización de un registro nacional de pacientes que sufren este problema, lo que en el futuro permitirá analizar a nivel nacional los resultados en cuanto a mortalidad y reingresos de cada centro, y así comprobar la calidad de la asistencia prestada.