Un verano en el Parque de las Ciencias.
Las elecciones municipales, en el centro del nuevo año político

El ascenso de las derechas achica las posibilidades de Cuenca

Política - M.A. - Domingo, 6 de Enero de 2019
Las elecciones municipales del 26 de mayo marcan el nuevo año político. Te ofrecemos un análisis que desentraña las claves de los comicios a cinco meses vista.
El alcalde de Granada, flanqueado por el ministro de Fomento y el presidente de la Diputación, el pasado septiembre en un viaje en pruebas del AVE.
IndeGranada
El alcalde de Granada, flanqueado por el ministro de Fomento y el presidente de la Diputación, el pasado septiembre en un viaje en pruebas del AVE.

 

Si la llegada de Pedro Sánchez a la Moncloa obligó a todos los partidos a recomponer su estrategia, hasta en las filas socialistas, los resultados de las elecciones andaluzas han dibujado un panorama político inédito. El ascenso de Vox, una fuerza que no esconde sus postulados de ultraderecha, y la proyección que pueda alcanzar en próximos comicios, están poniendo a prueba a los partidos que se disputan el mismo espacio electoral. Y complica, mucho, las posibilidades de la izquierda. Sobre todo, las del socialista Francisco Cuenca para conservar la Alcaldía que el PSOE recuperó hace tres años al estallar el mayor caso de corrupción de Granada, con la presunta trama urbanística atribuida a los gobiernos del PP.

Los socialistas, además, no terminan de encajar que, por primera vez en casi cuatro décadas, el gobierno de la Junta de Andalucía no estará en sus manos. Su pírrica victoria y el hecho de que la confluencia no alcanzara sus expectativas electorales para que la suma de ambos impidiera un gobierno de derechas, los tiene aún en fase de análisis, agarrados estos días a la crítica y a la presión, fundamentalmente a Ciudadanos, tratando de avergonzarles por el acuerdo con Vox.

El PSOE provincial y muy particularmente el de la capital encaran una difícil carrera electoral. 

Resultados en la capital en las elecciones del 2D: El PP, pierde apoyo, pero se mantiene como primera fuerza, con 30.644 papeletas, seguido de Ciudadanos, con 23.995 y PSOE, con 21.171.  Adelante Andalucía, con 17.716 y Vox, con 14.402 votos. De trasladarse a unas municipales, el PP obtendría 8 concejales y Ciudadanos, 6, lo que sumarían 14, mayoría absoluta de una corporación de 27 ediles. Vox lograría 4 actas, las mismas que Adelante Andalucía. El PSOE alcanzaría 5.

Si en las pasadas elecciones municipales de 2015 los socialistas, con Cuenca como cabeza de cartel y José Torres Hurtado por el PP, soñaban con conservar sus ocho concejales, como lograron -aunque nadie en la dirección provincial lo daba por hecho-, en 2019 se torna imposible. 

Hay más fuerzas en el tablero. Ya no solo están Podemos y Ciudadanos, con las otras formaciones que históricamente han logrado representación municipal, vienen otros grupos y sobre todo, Vox. En cualquier caso, la traslación de los resultados del 2D pone sobre la mesa un hecho incontestable: las derechas, arrasan

Hay más fuerzas en el tablero. Ya no solo están Podemos y Ciudadanos, con las otras formaciones que históricamente han logrado representación municipal, vienen otros grupos y sobre todo, Vox. En cualquier caso, la traslación de los resultados del 2D pone sobre la mesa un hecho incontestable: las derechas, arrasan.

No hay suma posible del centro a la izquierda. Aunque los resultados electorales son una incógnita, y más, desde el fallo masivo de las encuestas, muy lejos de ser una ciencia exacta. Las encuestas electorales llevaban años sin acertar -aunque la que hizo pública el diario ABC al cerrar las urnas de diciembre dio en la diana-. Y en política pueden suceder muchas cosas. 

La primera de ellas que la bolsa de la abstención despierte y se movilice frenando a la ultraderecha. Pero no todo se mide en el ámbito estrictamente político.

Hay decisiones judiciales pendientes que no se pueden pasar por alto y que afectan al PP y al propio Cuenca

Hay decisiones judiciales pendientes que no se pueden pasar por alto y que no solo afectan al PP, también al propio Cuenca. Los populares deberían elaborar una lista para las municipales sin seis de sus actuales ediles, que se sentarán en el banquillo por el juicio del Serrallo.  Algunos ya le sobran a la dirección provincial, como Juan García Montero -enfrentado con Sebastián Pérez a cuenta del pasado congreso provincial-, pero otros son piezas importantes en su equipo, como Juan Antonio Fuentes o María Francés. Aunque ahora los populares tendrán más espacio político para encajar a los suyos, teniendo en cuenta que se les abre de par en par las puertas de la Administración andaluza, sus delegaciones y sus entes, por mucho que se hayan comprometido a achicarlos. En el caso del alcalde, si bien la Fiscalía ha pedido que se archive parte de la investigación judicial abierta por una denuncia del Sindicato de Funcionarios de la Junta, no termina de llegar el sobreseimiento que pide. 

El PP ya compite abiertamente con Vox

Foto de familia de una celebración navideña del PP, con las banderas de España. vía twitter @evamartin71

En este escenario en el que se negocia un gobierno andaluz que no será socialista, el PP se ha puesto abiertamente a competir con Vox para no quedarse atrás. Si es que en Granada alguna vez lo estuvo en cuanto a mensajes. Son conocidas las posturas mucho más conservadoras de la dirección granadina respecto a los mensajes que, hasta ahora, integraban la estrategia 'centrada' del PP andaluz para detener la sangría de votos con Ciudadanos. 

Los populares han visto ahora una vía de agua -de votos- a su derecha y se sienten muy cómodos agravando el tono y los gestos, como las banderas de España repartidas el pasado 2 de enero, en una acción que ya habían desarrollado el 12 de octubre. La bandera española, además, ha estado presente en todas las fotografías de las celebraciones del PP granadino que preside Sebastián Pérez esta Navidad. En los encuentros navideños con la militancia llamaba la atención que posaran con la enseña.

La llave, ¿Ciudadanos o Vox?

Descolocada está la formación naranja. Una prueba de ello fue la celebración de la Toma, una fiesta que centró sus mensajes en ediciones anteriores y en la que este año pasó desapercibida entre las banderas de uno y los mensajes de otro. En Andalucía, Ciudadanos ve cómo el PP coquetea abiertamente con Vox -se reunirán el próximo martes para avanzar en la formación de gobierno en Andalucía-, formación que le incomoda por manchar su proyección fuera de España en una antesala de elecciones europeas.

En Andalucía, Ciudadanos ve cómo el PP coquetea abiertamente con Vox -se reunirán el próximo martes para avanzar en la formación de gobierno en Andalucía-, formación que le incomoda por manchar su proyección fuera de España en una antesala de elecciones europeas

Luis Salvador, el coordinador provincial de Ciudadanos, ya adelantó en una entrevista con El Independiente de Granada que el acuerdo para la Junta de Andalucía no marcaría la posición de su partido en otras instituciones. Es decir, donde haya otras sumas, se explorarán. 

En Granada será difícil. El PSOE de Cuenca y el partido de Ciudadanos de Salvador son como el aceite y el agua. En primer lugar porque en el pasado fueron compañeros de partido, el PSOE, y también porque Salvador, cuando ya había cerrado un acuerdo de gobierno con los socialistas, dio marcha atrás para apoyar al PP y que conservara la Alcaldía. Ese apoyo estalló con la operación Nazarí, y fue entonces cuando la formación naranja propició, junto a IU y Vamos Granada, la salida del PP de la Alcaldía. Pero Ciudadanos no ha encajado con Cuenca, al que afea no ya solo su gestión, sino que no los haya mimado como socio preferente durante estos tres años. 

Las críticas hacia Cuenca y hacia los concejales de su gobierno no pueden ser más agrias. 

Luis Salvador y Francisco Cuenca en el pleno que aceptó la renuncia de Torres Hurtado. m.rodríguez

La construcción de la confluencia de la izquierda y Vamos Granada fuera del paraguas de Podemos

"Granada se encuentra' es el nombre de la confluencia en la que trabajan Podemos e IU para sumar a formaciones políticas y colectivos en una candidatura municipal. Cada una de las formaciones tiene su propio calendario para designar a los candidatos que deberán después, como ya ocurrió en las andaluzas, someterse a otra votación conjunta. La confluencia tiene por tanto pendiente el cabeza de cartel. En este proceso se debe decidir si se deja en el camino a uno de los concejales más activos, el portavoz de IU, Francisco Puentedura, referente de la oposición. La formación de izquierdas es especialista en rematar a sus mejores activos. 

En las pasadas elecciones municipales no prosperó una candidatura de confluencia en la que también estuviera IU. Se barajaron nombres de independientes, una opción que vuelve también a estar sobre el tablero. 

En la confluencia andaluza no estuvo Equo. Al romper con Podemos e IU, el partido aclaró que en Granada capital seguía trabajando por conseguirlo. En cualquier caso, la concejala no adscrita, Pilar Rivas, ha sido designada ya candidata de Equo a la Alcaldía de la capital. 

Al margen de la confluencia de la izquierda, se sitúa Vamos Granada. Ya fuera del paraguas de Podemos, la formación de Marta Gutiérrez, que será la candidata, ha incorporado en la lista a dos exconcejalas de muy distinto signo político: de un lado Mayte Olalla, que fue representante de UPyD, y de otro, Lola Ruiz, en su día concejala de IU, formación que abandonó para acercarse a la esfera de Podemos. La crisis que ha protagonizado este mandato ha dañado su imagen pues se ha parecido más a un partido al uso, lo que criticaban a su llegada al Ayuntamiento, que al proyecto en el que confiaron miles de granadinos y granadinas. 

Además de las incorporaciones a su candidatura, la formación pretende rentabilizar también los casos en los que está personada, presentándose como el aval contra la corrupción, e incluso las movilizaciones sanitarias. 

Y queda por concretar si se presentarán otras formaciones, a derecha e izquierda, que se están moviendo para tratar de buscar una voz propia.