Ven al Parque de las Ciencias
Historia del Partido Comunista, por Juan Francisco Arenas de Soria

Capítulo XXIII: “El rayo que no cesa: Pedro Martínez Ojeda”

Política - Juan Francisco Arenas de Soria - Viernes, 19 de Noviembre de 2021
La extraordinaria serie sobre la historia del Partido Comunista, en el año de su centenario, que nos ofrece Juan Francisco Arenas de Soria, se centra en una merecida semblanza de Pedro Martínez Ojeda (Guadahortuna,12/12/1928), un ejemplo de compromiso y entrega a la causa comunista y referente de la lucha por la clase obrera.
Imagen de Pedro Martínez Ojeda, en 2015.
JFAS
Imagen de Pedro Martínez Ojeda, en 2015.

“El rayo que no cesa: Pedro Martínez Ojeda” (Guadahortuna) 12/12/1928[1]

Para la libertad sangro, lucho, pervivo.

Para la libertad, mis ojos y mis manos”

Miguel Hernández

Conocer a Pedro Martínez Ojeda, es, sin lugar a dudas, un auténtico privilegio. Una persona luchadora, comprometida, memoria viva de una época, pero muy preocupado e interesado por el presente de su pueblo y nuestra tierra, al igual que por los nuevos retos que nos trae el futuro inmediato. Es lo que en la cultura comunista llamamos “un hombre de partido”, preocupado siempre en apoyar a la Juventud Comunista en Guadahortuna, animándoles a reunirse, a realizar charlas, a comprometerse en el proyecto colectivo de transformación social que para él es el “ser comunista”.

Nació en Jaén en 1928 trasladándose su familia al poco tiempo a un cortijo cerca de Guadahortuna, donde trabajará su padre y se asentaría la familia. Acabarían trasladándose al pueblo ante las presiones que recibían para apoyar a las derechas en las elecciones, a lo que el padre se negó por ser un hombre de izquierdas, aunque sin militancia política partidaria

Nació en Jaén en 1928 trasladándose su familia al poco tiempo a un cortijo cerca de Guadahortuna, donde trabajará su padre y se asentaría la familia. Acabarían trasladándose al pueblo ante las presiones que recibían para apoyar a las derechas en las elecciones, a lo que el padre se negó por ser un hombre de izquierdas, aunque sin militancia política partidaria. Su padre tenía un hijo de primeras nupcias cuya mujer había muerto en el parto, al cual crío con la ayuda de su cuñada, que era hermana de su fallecida esposa, hasta que nuevamente vuelve a contraer matrimonio y forma la familia en la que nacerá Pedro.

Su hermano Antonio Martínez, militante de las Juventudes Socialistas Unificadas (JSU) desde la etapa republicana, participará en la contienda en el Ejército Republicano, muriendo a causa de heridas de guerra en el hospital de Ocaña[2]. Pedro tiene inquietudes políticas, con recuerdos de la etapa de la República y de la guerra. En la postguerra conoció a gente “de la sierra”, con la que mantiene contactos y les lleva alimentos. La zona de los Montes Orientales donde desarrolla una parte crucial de su vida, había sido un referente de la lucha obrera y campesina desde comienzos del siglo XX, contexto que influirá de forma clara en su toma de conciencia y en su trabajo fundamental para la conformación de una importante red de la resistencia antifranquista en la provincia de Granada:

“…Si hay una zona geográfica que muestre las conexiones intergeneracionales y la creación de redes de amistad entre los derrotados en la contienda civil, esta puede ser, perfectamente, los Montes Orientales y dentro de ellos, el pueblo de Guadahortuna. Un pueblo, como la comarca, donde las organizaciones obreras de izquierda fueron hegemónicas durante la II República y, a su vez, centro neurálgico de la reorganización del PCE a finales de los 50…”[3]

En 1957 a través de amigos del pueblo como Miguel Castro Ramos y Antonio Padilla Caballero buscan como entrar en contacto con el PCE, proponiéndoles Pedro encontrarse con gente que conocía, que había pasado por la cárcel por su vinculación con la guerrilla y que podían ser enlace para llegar al Partido. Habló con un tal Diego Segovia, que estuvo detenido cuando entró como guerrillero por la frontera francesa, habiendo estado encarcelado en el penal de Burgos entre otros lugares. Al salir de prisión vuelve a Guadahortuna donde tenía la familia, aunque es desterrado a Cabra de Santocristo (Jaén). Quedarán en el cortijo donde Pedro Martínez está como encargado, perteneciente a la familia de Martín Gómez López. Reunión en la que estarán presentes también Miguel Castro Ramos y Antonio Padilla Caballero. Diego Segovia no pudo ayudarles en sus pretensiones, por lo que continúan en búsqueda de quién pudiera ayudarles a localizar un contacto con el PCE, intentándolo con un tal “Franchutines”, el cuál había militado en las Juventudes durante la guerra, había estado preso gran cantidad de tiempo y en algún momento le pasó un Mundo Obrero a Pedro. La respuesta se repitió, la imposibilidad de hacer nada al estar fichado por la Guardia Civil.

La segunda reunión la tuvieron con Alfredo Ferrán Titos, que provenía de Noalejo, aunque estaba afincado en Dehesas Viejas, el pueblo de su mujer. Lo conoció en las ferias de Guadahortuna, a las que iba como marchante vendiendo turrón

La segunda reunión la tuvieron con Alfredo Ferrán Titos, que provenía de Noalejo, aunque estaba afincado en Dehesas Viejas, el pueblo de su mujer. Lo conoció en las ferias de Guadahortuna, a las que iba como marchante vendiendo turrón, entre otras cosas. Un día hablando con él le comentó que había estado en la cárcel con Ricardo Beneyto, al ser apresado por ayudar a la guerrilla en la zona de Dehesas Viejas. Tuvieron una reunión interesante, pero les dijo que no tenía contacto con la dirección del Partido -aunque sería él, finalmente, el que les pondría en contacto con el PCE-.

Era oyente asiduo de “La Pirenaica” -la cual oía desde joven gracias a su madre- y cuando paraba a comer con los compañeros hablaban de temas diversos, conociendo en esas idas y venidas a Juan Verdejo y a otros miembros del Partido

Pedro abandona el cortijo en el que trabajaba para volver a Guadahortuna, aprovechando cuestiones de tipo familiar, aunque será Granada su objetivo último con la clara intención de entrar en contacto con el PCE. Comenzará a trabajar en la obra, en la construcción de edificios en la zona de la estación de ferrocarril. Era oyente asiduo de “La Pirenaica” -la cual oía desde joven gracias a su madre- y cuando paraba a comer con los compañeros hablaban de temas diversos, conociendo en esas idas y venidas a Juan Verdejo y a otros miembros del Partido. Recuerda que le señalaron a un compañero del trabajo que era de Olivares (Moclín) y que siempre solía estar solo, diciéndole “ese es comunista”. Este hombre había estado en la cárcel con Alfredo Ferrán y Beneyto precisamente por cuestiones vinculadas con la guerrilla. Con esa información aprovechó para acercarse a él en otro momento preguntándole por la cárcel, por Beneyto, por Alfredo… identificándose como amigo de este último, a la vez que mostrándole su interés por entrar en contacto con el PCE. Nuevamente se repite la desconexión del Partido al haber estado preso durante algún tiempo. Pedro como prueba de su compromiso le plantea un encuentro con Alfredo Ferrán. El encuentro entre los tres se realizará en Granada, a partir del cuál Pedro entrará en contacto con la organización del Partido. Irán a la calle Elvira donde conoce a Bernardo Molina Pérez, que trabajaba en una bodega y era el nexo de unión con la dirección.

Bernardo concertará un encuentro con un representante del PCE y le presentaría a Juan Baena Martínez, que era el secretario general en Granada. A partir de ese momento, bajo las directrices del Partido empiezan a organizar a Guadahortuna. Pedro hace de enlace, comenzando a mandar el Mundo Obrero como un primer paso incluyendo también a Dehesas Viejas en ese trabajo de coordinación.

Durante todo este tiempo Pedro cuenta con la colaboración Antonia Jiménez Morante, con la que había contraído matrimonio, y con la que comparte su ideología comunista

En la misma línea entrará en contacto con un militante mayor que había en Píñar, Manuel, reuniéndose con él, poniéndolo en conexión con un sobrino suyo, Ramón Fernández Pérez. Píñar y Guadahortuna comienzan a organizarse juntas. Tienen los primeros tanteos con gentes de Pedro Martínez e Iznalloz, pero será cuando se produzca la caída de la dirección de 1960. Durante todo este tiempo Pedro cuenta con la colaboración Antonia Jiménez Morante, con la que había contraído matrimonio, y con la que comparte su ideología comunista.

Pedro asistirá a algunas reuniones en Granada con representantes del Comité Central. Recuerda a miembros de la dirección granadina como Manuel Castro Castellanos “el lechero” (Maracena), Miguel Molero, Jesús Mendizabal (abogado), José de la Fuente “Pepito el de Pinos Puente” (abogado), Mendoza (Vélez Benaudalla), Nicolás y Antonio Izquierdo (Purullena), Fernández Carmona

Pedro Martínez Ojeda junto a la barandilla, en el centro Juan Baena. Fotografía archivo familiar.

“La Pirenaica” es un gran medio de difusión que lo escucha multitud de personas buscando alguna noticia del exterior, las cuales la dictadura había cercenado. Los comunistas, Dolores… se convertían en una especie de leyenda heroica. Pedro cree que cerrar “La Pirenaica” fue un terrible error que se cometió en la transición.

Antes de la caída afirma haber denunciado a través de Radio de España Independiente unos hechos acaecidos en su pueblo debido a la caída de la puerta del cementerio, tema que acabó saliendo en REI. Igualmente denunciaron al secretario del Ayuntamiento por temas de corrupción

Antes de la caída afirma haber denunciado a través de Radio de España Independiente unos hechos acaecidos en su pueblo debido a la caída de la puerta del cementerio, tema que acabó saliendo en REI. Igualmente denunciaron al secretario del Ayuntamiento por temas de corrupción. Unos hechos que calan hondo en Guadahortuna al ser conscientes las fuerzas franquistas de la existencia de una red organizada que posibilitaba la llegada de esas denuncias desde REI.

El reparto de Mundo Obrero es sin duda otro de los elementos que más ayudaba a formar y cohesionar a las personas que iban aglutinándose entorno al Partido. En esos momentos no había aún preparación para la realización de octavillas y otros elementos de difusión, que si se tendrán años más tarde. El tú a tú, las relaciones personales, son las que en este momento se convierten en banderín de enganche para la militancia comunista.

En 1958 los comunistas de Guadahortuna se sumarán a la jornada por la Reconciliación Nacional lanzada por el PCE, con una concentración en la puerta del Ayuntamiento. Guadahortuna era un pueblo con una importante conciencia, donde los primeros de mayo la gente no iba a trabajar bajo mil excusas, pero con la clara convicción de estar haciendo cara al régimen.

En reunión del Comité Provincial de los primeros meses de 1961 se decidirá poner una corona de flores a Ricardo Beneyto con motivo del aniversario de la República, el 14 abril. Una corona de flores y una bandera republicana

En reunión del Comité Provincial de los primeros meses de 1961 se decidirá poner una corona de flores a Ricardo Beneyto con motivo del aniversario de la República, el 14 abril. Una corona de flores y una bandera republicana. Fernández Carmona encargará la elaboración de una corona de flores a una vecina suya del Albaicín. En la mañana del 14 de abril de 1961 amaneció el nicho de Ricardo Beneyto Sapena con la corona de flores y una bandera republicana. Lógicamente esto pone sobre aviso a las fuerzas de seguridad, que iniciarán indagaciones en relación a estos hechos, acaban dando con la mujer que la había hecho y que rápidamente señala a su vecino, José Fernández Carmona como la persona que le había solicitado su elaboración. El 28 de abril cae este en manos de las fuerzas de seguridad y serán detenidos en cadena gran cantidad de militantes ante las delaciones que se producen como consecuencia de las torturas que sufren los activistas comunistas por parte de la policía franquista. Pedro es detenido el 1 de mayo en su trabajo de repartidor de paquetería en “transportes Claudio”, también serán arrestados sus hermanos Andrés y José.

Cartel contra la tortura. Archivo Histórico del PCE (AHPCE).

Como consecuencia de las palizas perderá totalmente la audición de uno de sus oídos. Ante la imposibilidad de obtener más información es encarcelado

En los calabozos coincide con otros camaradas ya apresados. En los interrogatorios Pedro negará su vinculación con el PCE, afirmando que no tenía ninguna relación con este intentando desviar la atención sobre la persona que le había delatado a él, para evitar males mayores. Como consecuencia de las palizas perderá totalmente la audición de uno de sus oídos. Ante la imposibilidad de obtener más información es encarcelado. En los sótanos del Gobierno Civil verá como Alberto Ferrán está sufriendo torturas, colgado bocabajo en una celda. A Juan Baena lo llevaron a la comisaría de la plaza de los Lobos, donde llega amoratado de las palizas. A Emilio Cervilla le habían roto las gafas en las palizas y no veía nada.

A la semana de estar en la cárcel le llaman por una visita, era la policía, entre la que se encontraba “Guisado” de la política social, famoso por su brutalidad. Se lo llevan nuevamente a comisaría para tomarle declaración, donde estará 5 ó 6 días sufriendo los interrogatorios. De estos interrogatorios recuerda a “Guisado”, “el Jirafa” y a uno más joven al que llamaban Miguel.

“Te metían en una sala y la táctica de la policía era siempre la misma. Uno que hace de bueno y los otros te están hinchando (…) te hincaban de rodillas, con los codos apoyados en el suelo y en las plantas de los pies con un verdajo te daban palos… por todos lados”

Nuevamente lo llevarán a la cárcel donde estará en una sala grande con los demás presos políticos, a donde llega con la cara amoratada, la oreja izquierda muy hinchada… allí Emilio Mariño con quien había coincidido antes de que se lo llevarán a comisaría, no lo reconoce inicialmente de lo desfigurado que se encuentra por las palizas.

Muchos salen al mes, otros varios meses después… a Pedro le condenaron a tres años. A Juan Baena, Bernardo, Emilia Cervilla, Pepe Carmona… les echaron algo más de 4 años y se los llevaron al penal de Burgos. Habían sido sometidos a un consejo de guerra, en el que la principal acusación era su pertenencia al PCE

Muchos salen al mes, otros varios meses después… a Pedro le condenaron a tres años. A Juan Baena, Bernardo, Emilia Cervilla, Pepe Carmona… les echaron algo más de 4 años y se los llevaron al penal de Burgos. Habían sido sometidos a un consejo de guerra, en el que la principal acusación era su pertenencia al PCE. Junto a Pedro son juzgados Antonio Caballero Padilla y Miguel Castro Ramos. Coincide que entre los militares defensores se encuentra un capitán al que conoció en el servicio militar y que era de su pueblo, el cuál intenta asesorarle de cómo comportarse ante el tribunal, pero Pedro llega a encararse con el tribunal que le juzga. Pasará en la cárcel de Granada diez meses, donde coincide nuevamente con Emilio Mariño, que en esos momentos es el máximo responsable de los comunistas encarcelados en Granada, y que le dará las funciones que tiene que desempeñar, básicamente llevar la propaganda de una galería a otra de la prisión. Un indulto hará que recobre la libertad junto a sus compañeros.

Tras la caída se quedaron la mayor parte de los pueblos aislados, realizando Pedro la labor de reconectar los espacios que se habían quedado “huérfanos”, para lo que encuentra la colaboración de camaradas de Maracena.

Nuevamente tuvo que volver a trabajar en la obra, ya que su empresa anterior “transportes Claudio” no quiso reincorporarlo. A los tres o cuatro meses, tras quedar organizada Guadahortuna, Píñar y la propia Granada decide emigrar a Cataluña ante las dificultades que encuentra en la provincia. Así el 23 de enero de 1963 marcha de Granada junto con su mujer y su suegra, ya que Pedro no tiene descendencia. Allí recalarán también sus dos hermanos y muchos sobrinos tanto suyos como de su mujer, llegarán a estar viviendo en el mismo piso más de 13 familiares del pueblo.

En Cataluña, concretamente en Sabadell, entró en contacto con el PSUC a través de muchos paisanos de su pueblo que se encontraban también allí emigrados y de los cuales hay varios en el Comité del Partido

En Cataluña, concretamente en Sabadell, entró en contacto con el PSUC a través de muchos paisanos de su pueblo que se encontraban también allí emigrados y de los cuales hay varios en el Comité del Partido. Se integró rápidamente en la militancia y en su casa se establece la maquinaria de propaganda, desde donde se elaboran octavillas para diferentes acciones. Su compañera Antonia Jiménez se integra junto a él en la militancia política, participando en las diferentes actividades como el reparto de propaganda y acciones de denuncia puntuales con pintadas etc… colaboración que encuentra también en su suegra que ayuda en la distribución de la propaganda.

Pedro se acaba integrando en el comité local del PSUC como responsable de movimiento obrero, ya que por su trabajo en “Roca Radiadores” está en contaco directo con las necesidades de la clase trabajadora. En la empresa será representante de los trabajadores por el sindicato vertical como jurado de empresa y colaborará en la creación de las Comisiones Obreras, las primeras que surgen en Sabadell. A partir de las elecciones sindicales de 1966 van entrando en contacto con los diferentes enlaces de las fábricas de la ciudad y con militantes comunistas que se encuentran en las mismas, conformando primero los comités de empresa y más tarde coordinando los mismos. La policía iría a la fábrica a informar de la militancia su militancia comunista, pero no lo despiden ya que lo consideran un buen trabajador. En el sindicato sigue asumiendo responsabilidades, desde la base en su empresa hasta los enlaces locales y provincial de Barcelona en el sector del metal.

Su confrontación con la Patronal y con los falangistas del vertical hace que Pedro sea una persona muy conocida. Como miembro de CC.OO en la clandestinidad trabaja en tejer la red de comisiones y contactos obreros de las diferentes empresas de la zona

Su confrontación con la Patronal y con los falangistas del vertical hace que Pedro sea una persona muy conocida. Como miembro de CC.OO en la clandestinidad trabaja en tejer la red de comisiones y contactos obreros de las diferentes empresas de la zona. Será miembro del Comité Nacional de Cataluña de CC.OO donde coincidirá con destacados militantes como Paco Frutos (será secretario general del PCE), López Bulla y otros. En su participación en reuniones de carácter estatal conocerá a otros dirigentes como Antonio Romero, Felipe Alcaraz… muchas de dichas reuniones las harían ocultados por parte de curas obreros que colaboraban con la lucha obrera.

EL PSUC y CCOO serán las principales fuerzas políticas y sindicales que luchan desde la clandestinidad en Cataluña, con un importante número de personas procedentes de Andalucía como base de las mismas.

En la transición trabajará desde el PSUC con el que será alcalde de Sabadell Antoni Farrés[4], el cual realiza un proceso de reorganización y adecentamiento de la ciudad de gran envergadura

En la transición trabajará desde el PSUC con el que será alcalde de Sabadell Antoni Farrés[4], el cual realiza un proceso de reorganización y adecentamiento de la ciudad de gran envergadura. Destacando el arreglo de las barriadas obreras. Logrará un apoyo popular que le llevará a mantenerse en la alcaldía entre 1979 y 1999, convirtiendo a Sabadell, después de Córdoba, en la ciudad más grande gobernada por los comunistas en España. Para Pedro el recuerdo de Antonio es el de “…una buena persona…”.

Antoni Farrés. Fotografía extraída del trabajo de Jordi Serrano i Blanquer.

Hay gran cantidad de personas de Guadahortuna en Sabadell, de las cuales muchas militarán en el PSUC y CC.OO, destacando entre otras Ramón Pérez Fernández, Francisco y Manuel Morante, Antonio González (Bogarre), Paquita Álvarez, Juan Millán - su padre fue guerrillero-, Antonio Perea, Antonia Perea

Durante esta etapa será detenido en varias ocasiones, pero los ponían en libertad el mismo día. La mayoría son detenciones “preventivas” para impedir que se organicen movilizaciones como las del primero de mayo. En 1971 son detenidos 14 sindicalistas, 6 de ellos de Guadahortuna, organizando una reivindicación dentro del centro de detención. En la comida, todos llevaban un cartel con “viva el 1º de mayo”, lo que crea un alboroto considerable. En el mismo 1971 durante las elecciones sindicales del “vertical” lo vuelven a detener para evitar que salga elegido nuevamente como enlace.

Anuncio de la casa Mercedes de la DKV.

Fue despedido por la empresa, lo que le obligó a montar una tienda, ya que no le daban trabajo en ningún otro sitio debido a su claro señalamiento como militante de CC.OO. y del PSUC.  Se afilió al sindicato de la pequeña y mediana empresa desde donde organiza a los pequeños comerciantes, creando una cooperativa con más de 1.500 afiliados a la misma. Con su furgoneta Mercedes DKV hará miles de kilómetros para sacar adelante este proyecto.

Presentación de la candidatura de IU a las municipales de 2019. Pedro Martínez es el segundo por la izquierda.

Es un privilegio compartir militancia con Pedro Martínez Ojeda, poder charlar con él sobre nuestra memoria, pero también sobre este presente donde como siempre, el combate en defensa de los derechos de la mayoría social debe ser el eje que atraviese las políticas de un PCE que sigue luchando

Con el tiempo volvería a Guadahortuna, donde reside hoy, con una entereza incomparable continúa militando en el PCE, su partido. Es un privilegio compartir militancia con Pedro Martínez Ojeda, poder charlar con él sobre nuestra memoria, pero también sobre este presente donde como siempre, el combate en defensa de los derechos de la mayoría social debe ser el eje que atraviese las políticas de un PCE que sigue luchando. Pedro a sus 93 años lo tiene todo preparado, el lugar donde reposará su cuerpo cuando ya no esté y la lápida que han de colocar sus camaradas sobre la misma, con una hoz y un martillo, con un breve texto elegido por él… alguna vez paseando por el cementerio a su lado tras despedir a algún viejo camarada, me ha señalado el sitio. Pero queda aún mucho por delante, que tenemos aún muchas cosas de las que hablar “compañero del alma, compañero”.

Entrega de un reconocimiento del Comité Provincial del PCE de Granada.2020.

Bibliografía:

  • AA.VV. La resistencia antifranquista en Granada, Granada, Asoc Granadina Verdad Justicia y Reparación, 2016
  • MARTÍNEZ FORONDA, Alfonso, La lucha del movimiento obrero en Granada, Granada, Fundación de Estudios Sindicales de CC.OO., 2012
  • SERRANO I BLANQUER, Jordi y DOMENECH, Xavier, Antoni Farrés. Quans els obrers van assaltar l’Ajuntament, Barcelona, Angle Editorial, 2015

Artículos:

Citas bibliográficas:

_________________________________________________________________________________________

[1] La mayor parte de los datos que aportamos en este artículo son fruto de una entrevista que realizamos en 2015 desde la Asociación Granadina Verdad Justicia Reparación, y que es parte del archivo de la misma.

[2] MARTÍNEZ FORONDA, Alfonso, La lucha del movimiento obrero en Granada, Granada, Fundación de Estudios Sindicales de CC.OO., 2012, pp.70-71

[3] MARTÍNEZ FORONDA, Alfonso (2012), p.70

[4] Se puede conocer más de él en SERRANO I BLANQUER, Jordi “Muere el histórico dirigente de ICV y ex alcalde de Sabadell Antoni Farrés”, en el diario digital Público, 13/02/2009, SERRANO I BLANQUER, Jordi “Muere el histórico dirigente de ICV y ex alcalde de Sabadell Antoni Farrés”, en el diario digital Público, 13/02/2009 y en SERRANO I BLANQUER, Jordi y DOMENECH, Xavier, Antoni Farrés. Quans els obrers van assaltar l’Ajuntament, Barcelona, Angle Editorial, 2015

_____________________________________________________________________

Juan Francisco Arenas de Soria es profesor de Geografía e Historia y miembro de la Asociación Granadina Verdad Justicia y Reparación.

_________________________________________________________________________________________

Si no tuviste la oportunidad de leer o quieres volver a hacerlo, te ofrecemos la presentación de la serie que, cada viernes, Juan Francisco Arenas de Soria nos ofrecerá semanalmente sobre la historia del Partido Comunista que, en noviembre, cumplirá 'cien años al servicio de la clase trabajadora', con la intención de que los artículos 'nos aproximen a la realidad de un movimiento social clave para entender nuestro país, su lucha por la democracia y la libertad en contextos realmente complejos, y eso sí, siempre desde una perspectiva granadina":