Ven, conoce la provincia de Granada.
Del túnel subterráneo de 4 kilómetros al teleférico, el último de los proyectos descartados

La ‘gran Granada’ se queda en nada: los principales proyectos del PP se disipan

Política - J.I.P. - Domingo, 19 de Julio de 2020
Un repaso a las obras faraónicas con las que el PP se comprometió con Granada en las municipales y que, englobadas en el proyecto impulsado por Sebastián Pérez de la ‘gran Granada’ han desaparecido de la agenda de la Junta de Andalucía y del gobierno municipal bipartito de la capital
Recreaciones de proyectos del PP con el logo retocado de la 'gran Granada'.
INDEGRANADA
Recreaciones de proyectos del PP con el logo retocado de la 'gran Granada'.

Relegado por su partido y por el grupo municipal, los principales proyectos con los que Sebastián Pérez optó a la alcaldía se diluyen: desde el eje subterráneo de 4 kilómetros para comunicar norte y sur de la capital al teleférico, el último de los cuestionados megaproyectos electorales de los populares a los que la Junta de Andalucía, que debía ser el principal promotor, les ha dado la espalda, al igual que gobierno municipal bipartito de Cs y PP.

La mayoría de aquellos compromisos fueron descartados casi al tiempo de nacer, tanto por el elevado coste como por la utilidad, pero en campaña, para algunos, todo vale. Otros antes, incluso, de que la crisis sanitaria y social generada por la pandemia del coronavirus obligara a replantear prioridades y a ajustar el gasto.

Lo de “revitalizar el comercio” nunca se entendió, pese a que el sector, tan virulento en otras épocas en las que se planteaba tímidamente ampliar la peatonalización, calla ahora cuando a partir del 1 de enero de 2021 sólo podrán estacionar los residentes en el centro comercial, en un momento de crisis profunda que no afecta a la gran superficie comercial de Armilla

Entre todos ellos, el más llamativo sin duda era el gran eje subterráneo para conectar el Norte con el Sur de la ciudad. En su presentación, acompañado por el actual coportavoz del gobierno municipal y del PP, César Díaz, Sebastián Pérez lo vendió como la gran solución para aliviar el complicado tráfico rodado en la capital, “revitalizar su comercio, mejorar la calidad del aire y dar soluciones al aparcamiento”.

Lo de “revitalizar el comercio” nunca se entendió, pese a que el sector, tan virulento en otras épocas en las que se planteaba tímidamente ampliar la peatonalización, calla ahora cuando a partir del 1 de enero de 2021 sólo podrán estacionar los residentes en el centro comercial, en un momento de crisis profunda que no afecta a la gran superficie comercial de Armilla.

Con 4.000 metros de longitud el megaproyecto subterráneo tendría aparcamientos para un millar de coches y 250 autobuses, decía, en una de esas apuestas tan solo dibujadas sobre un papel, sin estudios serios que con indiferencia del elevado coste nunca definido aportaran una mínima esperanza de su viabilidad técnica.

Corte del eje transversal propuesto por el PP.

El teleférico que uniría la capital granadina con la estación de esquí de Sierra Nevada ha sido el último de los proyectos en caer, pese a ser bandera de los populares en Granada y Sevilla con insistencia.

El proyecto, difícil de sostener desde el punto de vista económico, medioambiental, ni como alternativa de transporte, -como ya publicó El independiente de Granada (Lo que no te cuentan del teleférico que proyecta el PP)- siempre fue apoyado por los populares pero sin compromiso de presupuesto, a la espera de que la iniciativa privada lo emprendiera. Pero ni una empresa se ha interesado con dinero por delante, dada la complejidad de eludir el trazado en zona protegida de Sierra Nevada, y la escasa rentabilidad

El proyecto, difícil de sostener desde el punto de vista económico, medioambiental, ni como alternativa de transporte, -como ya publicó El independiente de Granada (Lo que no te cuentan del teleférico que proyecta el PP)- siempre fue apoyado por los populares pero sin compromiso de presupuesto, a la espera de que la iniciativa privada lo emprendiera. Pero ni una empresa se ha interesado con dinero por delante, dada la complejidad de eludir el trazado en zona protegida de Sierra Nevada, y la escasa rentabilidad.

En una de sus frecuentes visitas a Granada de la consejera de Fomento, Infraestructuras y Ordenación del Territorio, Marifrán Carazo, ya en diciembre del año pasado enfrió el proyecto, que al perder todo protagonismo Sebastián Pérez, ha quedado archivado.

En la presentación de la ‘gran Granada’, ante el presidente del PP, Pablo Casado, y Juan Manuel Moreno, de la Junta, que un año después no se atreverían a fotografiarse junto a él, Sebastián Pérez lanzó lo que fue considerado como una ocurrencia, hasta en el seno del partido: eliminar los aparcamientos en la Alhambra y construir un gran parque para “evitar” que los turistas visitaran la Alhambra y se marcharan de la ciudad. Por supuesto, nadie lo tomó en consideración.

La recuperación de los ríos planteada en campaña apuntaba a habilitar un embarcadero con quiosco o lo más sencillo, que ya tuvo la ciudad, recuperar un canal de aguas bravas. “No se entiende que Granada, que es la ciudad de los ríos, tenga los cauces en un estado total y absoluto de abandono”, dijo en campaña.

Olvidado también lo que llamó la Manzana Ciudad del Deporte que consistían la construcción de un gran envoltorio para el Nuevo los Cármenes y el Palacio de los Deportes de 73.000 metros cuadrados de los que 5.000 estarían dedicados a la plataforma del teleférico a Sierra Nevada

Pero nada se ha hecho de aquel compromiso de “una actuación integral en cuatro tramos del Genil para promover deporte y ocio y "acabar con la losa de hormigón", según el compromiso del que fue candidato del PP y, pese a obtener los peores resultados de la historia de la formación conservadora en la capital, pudo ser alcalde con la suma de Cs, pero no lo fue porque, en sus propias palabras, su partido “vendió a Granada” en “un cambio de monedas por Málaga y Murcia".

Olvidado también lo que llamó la Manzana Ciudad del Deporte que consistían la construcción de un gran envoltorio para el Nuevo los Cármenes y el Palacio de los Deportes de 73.000 metros cuadrados de los que 5.000 estarían dedicados a la plataforma del teleférico a Sierra Nevada.

También incluía la Ciudad del Deporte en el Zaidín 8.000 metros cuadrados dedicados a gimnasios, piscinas y pistas de padel cubiertas, así como 9.900 metros cuadrados dedicados al comercio deportivo, y una clínica. Además, para rentabilizar la gran obra sumaría otros 22.000 metros cuadrados para otros usos comerciales, hoteleros y de oficinas.

De las escaleras mecánicas para comunicar el Albaicín, lo último que se sabe es remoto, de hace diez meses, cuando se conoció que el gobierno había encargado un estudio de viabilidad a una empresa y que al bipartito le gustaba un funicular por la Cuesta del Chapiz. Y para la Alhambra, un tren cremallera por la Cuesta de los Chinos.

Sí que avanza, aunque tímidamente el cierre del anillo y según lo anunciado por la Junta para antes de finales de este año habría sobre la mesa un primer estudio.

Nada se ha movido tampoco del proyecto de luz y sonido sobre la Alhambra, ideado como reclamo turístico para ser contemplado desde el Albaicín –como si el monumento lo necesitara para ser admirado en todo el mundo-. Aparte del debate sobre si puede ser una horterada o una genialidad, la proyección permanente sobre un monumento Patrimonio de la Humanidad no resulta sencilla de saltar.