Loading
Sierra Nevada en Verano, una montaña por descubrir
Demostración de fuerza del ex líder socialista

Pedro Sánchez emplaza a la militancia del PSOE a elegir entre el modelo de la 'abstención' de la gestora o el que abandera para recuperar la ‘senda de la izquierda’

Política - J.I.P. - Sábado, 18 de Marzo de 2017
Pedro Sánchez protagonizó este sábado en Granada un mitin multitudinario en su carrera para que la militancia socialista lo vuelva a elegir secretario general del partido, en el que demostró que no se olvidan de él votantes y afiliados y afiliadas del PSOE, ni su forzada dimisión, ni la decisión de la gestora de abstenerse en la investidura de Rajoy.
Pedro Sánchez, rodeado de seguidores al finalizar el acto.
Alejandro V Casasola‏ @Alexcasasola
Pedro Sánchez, rodeado de seguidores al finalizar el acto.
En una demostración de fuerza, ante más del millar de seguidores que abarrotaron una gran sala de un hotel, algunos, procedentes de municipios granadinos y de otras provincias andaluzas, Pedro Sánchez situó al PSOE en la encrucijada que la militancia deberá resolver en las Primarias del próximo mayo: o elegir entre el “modelo de la gestora” o la que él abandera para que el Partido Socialista, dijo, recupere la “senda de la izquierda”.
 
Sin citar ni a Patxi López, el otro candidato oficial, que ya visitó Granada, ni a Susana Díaz, que el próximo 26 de marzo lo formalizará, subrayó que aunque candidatos a la Secretaría General “habrá muchos”, sólo hay “dos modelos”. Y lo explicó en un extenso discurso, con Fernando de los Ríos, como referencia, en el que reivindicó la ideología de izquierda para el PSOE, para distanciarse de los otros proyectos.
 

“Que estas Primarias sirvan para que ningún secretario general del PSOE  tenga que pagar el precio que yo he pagado”

Al modelo de la gestora del PSOE lo identificó como “partido de la abstención” y a su modelo, como una formación claramente de “izquierda, autónoma y creíble”, apoyado en la militancia, que tendrá siempre la última palabra en los acuerdos poselectorales, como así hizo el fundador del partido, Pablo Iglesias, según rememoró. “Orgulloso de ser de izquierdas”, clamó.
 
Sobre la decisión de la gestora de que el PSOE se abstuviera, lo que facilitó el Gobierno de Rajoy: “Qué ha cambiado en estos meses que justifique la abstención?”. “Nada”, respondió él y los asistentes, cuando él sigue "viendo a Bárcenas en la calle" que "no ha devuelto el dinero, y a Rajoy en la Moncloa", añadió.
 
“Que estas Primerias sirvan para que ningún secretario general del PSOE tenga que pagar el precio que yo he pagado”, dijo Pedro Sánchez quien recordó que se despojó de "todos" sus cargos institucionales "para defender la credibilidad del proyecto socialista". “Pagué un alto precio”, manifestó. 
 
Y reivindicó al tiempo un partido que haga política "con las palabras y con los hechos", los mismos que dijo él cumplió.
 



Pedro Sánchez, durante su intervención en Granada. P.V.M.
 
Entre los gritos de los asistentes que coreaban el lema de su campaña ‘Sí es sí’, dijo estar convencido de que "el socialismo andaluz traerá al cambio" con "la fuerza del voto" de sus militantes.
 
Arrancó el acto con formato de mitin con un guiño a Granada. Tras señalar que le hubiera gustado “venir en tren”, apuntó lo que dijo será su primer compromiso tras señalar que “Granada sigue sufriendo a un PP que sigue marginando a esta ciudad”.
Sánchez defendió su candidatura como la de la "militancia" de un partido "centenario y honrado" sin el que la historia de España "no se podría entender" y del que ha reivindicado que se mantenga "a la izquierda" dando un "sí" al futuro, la credibilidad y la coherencia.
 
“Nuestro proyecto -reiteró- es un sí al PSOE. Sí a ser el partido de la izquierda, autónomo y creíble, sí a que los afiliados decidan”. Y sobre la necesidad de recuperar la esencia de izquierdas del PSOE, aunque “algunos lo cuestionen”, empleó hasta el color del partido: “Nuestro color es el rojo, el rojo del PSOE. Y porque decimos Sí al PSOE, decimos no al PP. Ni debajo ni al lado, el sitio del PSOE está frente a la derecha, seremos el partido de la izquierda. No habrá votos socialistas para políticas de derechas”, reseñó.
 
"Queremos votar aquellos que no fuimos escuchados para la abstención del PP", insistió el ex secretario general del PSOE, que se autocalificó como un "político libre" convencido de que frente "al poder" de "una minoría" está el "poder de la militancia".
 

“Que no haya una generación perdida”

 A los jóvenes dedicó una buena parte de la intervención para no resignarse a que “España no sea un país para la juventud”. Y al respecto señaló que “España es el país con mayor desigualdad intergeneracional de Europa. Son los jóvenes quienes han sufrido los recortes y la austeridad: la precariedad, los contratos por horas con sueldos de miseria, recortes en educación y cultura, en las políticas de viviendas, la emigración de cientos de miles de jóvenes y el abandono por falta de becas de alumnos con expedientes académicos y científicos brillantes”. Y aludió a los “más de dos millones de niños y niñas que sufren pobreza”.
 



Saludando a los asistentes. P.V.M.
 

Reivindicó un PSOE que haga política "con las palabras y con los hechos", los mismos que dijo él cumplió

Así, se comprometió a trabajar para que “España no sea un país para jóvenes. Debemos dar respuesta a sus demandas y problemas. Trabajemos porque en España no haya una generación perdida: la de aquellos jóvenes que ante la falta de oportunidades tuvieron que emigrar”.
 
En su reflexión opinó que la democracia, como “obra humana, es un edificio siempre por construir, siempre por terminar, siempre en evolución y en plena transformación. No es la idea de la democracia lo que está en crisis, lo que los jóvenes y no tan jóvenes ponen en cuestión es la forma en la que funciona la democracia. Abramos las instituciones, abramos los partidos políticos, pongamos fin a los aforamientos, echemos el candado a las puertas giratorias, respondamos con contundencia a los casos de corrupción, pongamos fin a la impunidad”, dijo Pedro Sánchez.
 

Compromiso de laicidad

En este sentido el precandidato reiteró sus compromisos, entre otros, el de la “laicidad” del Estado para lo cual anunció que derogará los acuerdos con la Santa Sede, que la Iglesia empiece a pagar los impuestos "que debe" o que la Religión deje de ser una asignatura evaluable, pues el PSOE, reseñó, debe ser "referencia" de la laicidad en España.
 

Conquistar el futuro

Pidió que en su partido se deje de hablar de "lo conseguido" y se comience a abordar lo que se "conquistará", dado que España, declaró, "no es la misma" de hace 35 años y el PSOE "tampoco", por lo que no puede quedarse "anclado" en soluciones de entonces.
Pedro Sánchez, que comenzó su intervención celebrando "públicamente" el futuro desarme de la banda terrorista ETA, abogó por mirar el futuro siendo "capaces" de convertir al PSOE en una organización del Siglo XXI.
 

Una llamada a la unidad

Pedro Sánchez pidió un debate "siempre con respeto" y subrayó que "ningún socialista" es su "adversario". Por ello, pidió a todos y a todas los socialistas que "el día después de las Primarias, todos estemos detrás nuestro secretario general, unidos para ganar a la derecha".
También reivindicó para el partido los principios de la Revolución Francesa: Libertad, Igualdad y Fraternidad. “Igualdad, para ser libres”, dijo citando a Fernando de los Ríos. En la Igualdad se detuvo para atribuir a los socialistas las conquistas en esta materia. Pero manifestó que prefería la “Fraternidad, entre los seres humanos y los pueblos”.
 

"¿Qué ha camabido en este tiempo para justificar la abstención del PSOE?. Nada"

En este sentido, además de advertir sobre la existencia de "falsos profetas con el pelo naranja" desde el "otro lado del Atlántico", aludió a la experiencia de Portugal, cuyo Gobierno socialista desempeña una política "muy diferente" al nacional, y afirmó que no comparte "la apreciación que hacen algunos compañeros de que se puede gobernar desde el Parlamento".
 
En contraposición, desde la Secretaría General del PSOE, Pedro Sánchez ha defendido que contribuyó "para que se formaran gobiernos del cambio" y ha rechazado "un PSOE subalterno a la derecha" porque, en su opinión, se ha demostrado en Europa que la fórmula de "la gran coalición no ha servido para frenar a los populismos ni a la ultraderecha".
 
Y así, frente a la coalición internacional, que ejemplificó ahora en el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, propuso una “alianza” con los sindicatos, con las plataformas como las que luchan contra los desahucios, para colaborar con ellos y construir un país mejor.
 
Pedro Sánchez fue presentado, primero, por el secretario general socialista de Granada capital, José María Rueda, -quien también presentó a Patxi López en el acto que mantuvo en la sede provincial del PSOE con militantes el pasado febrero-.



José María Rueda, que elogió el documento del proyecto de Pedro Sánchez, reivindicó las exigencias de la organización que dirige para garantizar la transparencia en el proceso de Primarias y animó al debate entre socialista. En su intervención pidió “atreverse a más democracia”, citando al que fuera líder de la socialdemocracia alemana y europea, Willy Brandt, en el momento del “más brutal y despiadado capitalismo”. Rueda también pididó que abran las casas del pueblo y sedes socialistas para propiciar el debate.

También intervino la exdiputada provincial y antigua alcaldesa de Gorafe, Belén Navarro, como miembros de la plataforma de apoyo a Pedro Sánchez que se ha creado en Granada y el alcalde de Jun, José Antonio Rodríguez, quien advirtió de la fuerza de la militancia al recordar que en la disputa entre Joaquín Almunia, apoyado por el aparato, y Josep Borrel, ganó este último.

Al mitín asistió en un discreto lugar el diputado autonómico por el PSOE Francisco Javier Aragón, amigo de Pedro Sánchez.

Y al cerrar el acto, volvió a sonar la Internacional en un acto socialista, con puños levantados.