No tienes excusa: recicla
La Junta retrasa la decisión hasta el final de la auditoría interna

El PP evita garantizar la continuidad de la Escuela Andaluza de Salud Pública, pese a la presión de la comunidad científica

Política - IndeGranada - Miércoles, 5 de Febrero de 2020
A pesar de las muestras de apoyo de organismos nacionales e internacionales, el PP no se compromete con la continuidad como hasta ahora de la Escuela Andaluza de Salud Pública.
Movilización de los trabajadores de la EASP.
P.V.M.
Movilización de los trabajadores de la EASP.

El PP ha introducido tres enmiendas a la Proposición No de Ley que se debatirá este jueves en el Parlamento, a instancias del PSOE, en defensa de la Escuela Andaluza de Salud Pública, en las que evita garantizar la continuidad del organismo, que defiende la totalidad de las asociaciones científicas integradas en la Sociedad Española de Salud Pública y Gestión Sanitaria (SESPAS).

La iniciativa socialista que llega al Parlamento defiende el mantenimiento de la EASP, como ha funcionado hasta la fecha, y es ahí donde el PP ha pedido cambios para apoyarla. "Como hoy está configurada, a todos los efectos, sin que deba modificarse su situación". Ese es el mensaje de la propuesta del PSOE con el que el PP evita comprometerse y que evidencia su decisión de mantener, como hasta ahora, la iniciativa que los populares tramitan para la creación del Instituto Andaluz de Salud que absorberá a la Escuela.

Así, la primera enmienda “reconoce y considera imprescindible” la labor de la EASP desde su creación en 1985 “en favor de la formación, cooperación internacional y su “valiosa contribución al fortalecimiento del Sistema Sanitario Público de Andalucía y de los sistemas sanitarios de España, Europa y América Latina”.

Con este cambio el PP evita que aparezca en la iniciativa parlamentaria la alusión a que se mantenga la actual configuración de la Escuela de Salud Pública, un aspecto clave en el debate, pues se trata de comprometerse o no con lo que representa ahora la institución en todos los ámbitos en los que trabaja, y con su sede en Granada. 

En la segunda enmienda, declara la “voluntad que Andalucía sea una referencia en España y Europa en investigación médica y salud”. Y continúa: “Para ello manifiesta la necesidad de potenciar y adecuar la EASP para que juegue un papel fundamental en la obtención de este objetivo, evitando así la atomización de nuestra capacidad de investigación y formación y con el compromiso de mantener los actuales convenios y colaboraciones con entidades nacionales e internacionales que tiene la EASP”.

Pero el PP, al introducir en la enmienda “adecuar” y evitar la “atomización” insiste en el espíritu de la Proposición de Ley que justifica la creación del Instituto Andaluz de la Salud con la integración en la agencia de nueva creación a la EASP.

En una tercera enmienda insta al Consejo de Gobierno que se garanticen los derechos laborales de todos los trabajadores de la EASP y a seguir manteniendo su actividad en la ciudad de Granada. Pero sin aclarar si toda la plantilla continuará desarrollando su labor. Y sin alusión aquí a la sede. 

La Junta lo aplaza hasta el fin de auditorías

Mientras el PP reacciona así en el Parlamento, la Junta de Andalucía modifica los plazos para ejecutar sus planes.

Fue el consejero de Presidencia y portavoz del Gobierno andaluz, Elías Bendodo, quien en el último Consejo de Gobierno y a preguntas de los periodistas aludió a las auditorías puestas en marcha en toda la la Administración periférica de la Junta “y hasta que esas auditorías no arrojen luz no se podrá tomar una decisión con, ya le adelanto, que se quede como está, que se fusionen, que se reduzcan o que se eliminen”.

E insistió: “La decisión se tomará cuando tengamos los informes en ese sentido y no están todavía. Hasta que no exista el informe de auditoría y podamos valorar desde la Consejería de Salud no se va a tomar una decisión sobre esa previsible fusión”.

Respaldo de la Federación  Mundial de Asociaciones de Salud Pública

El último apoyo recibido a la continuidad de la EASP procede de la Federación  Mundial de Asociaciones de Salud Pública.
 
La presidenta de la Asociación Mundial de Asociaciones de salud Pública, Laetitia Rispel, en un comunicado subraya el importante papel que desempeñan las escuelas de salud pública en la mejora de la salud de la población mediante la formación e investigación así como en la generación de personas con liderazgo en salud pública. Por ello, "considera que la Escuela Andaluza de Salud Pública debe continuar".
 
Resalta, además, "que los cambios que ha propuesto el Gobierno de Andalucía en la proposición de Ley que se presenta en el Parlamento de Andalucía no incluyen las provisiones adecuadas que garanticen la supervivencia de la Escuela de Granda tal como entidad autónoma, que es la forma en la que ha logrado ser una institución de enorme prestigio".  
 
La presidenta de la WFPHA destaca "el papel de la Escuela Andaluza de Salud Pública en Latinoamérica y su reconocimiento por la Organización Mundial de la Salud de quien es centro colaborador, un crédito de singular valor" y lamenta "la pérdida de identidad de la Escuela Andaluza de Salud Pública, cuya  pervivencia no está establecida en la propuesta normativa del Gobierno de Andalucía. Su Presidenta indica que será un gran menoscabo para la salud pública".
 
Por todo ello consideran que "el mantenimiento de la Escuela Andaluza contribuirá a la mejora de la salud de la población andaluza y en términos generales, al avance de la salud en muchas áreas en las que esa institución tiene gran influencia. La WFPHA espera que se reconsidere la decisión, incluyendo en la propuesta actual todas las disposiciones necesarias para garantizar la continuidad de la Escuela".