Piropos poéticos
análisis de los presupuestos autonómicos para 2023

La principal tesis económica de Moreno, desmontada: Andalucía pierde 209 millones por las rebajas fiscales a los ricos

Política - Redacción El Independiente de Granada - Domingo, 27 de Noviembre de 2022
Organismos independientes desarman el principal mantra económico de Juan Manuel Moreno al frente del Gobierno andaluz de mayoría absoluta del PP y advierten de que la recaudación no está subiendo por efecto de las bajadas de impuestos que favorecen a las grandes fortunas. En 2023, Andalucía perderá 209 millones. Te informamos.
El presidente de la Junta de Andalucia, Juan Manuel Moreno, en una imagen de archivo.
Álex Zea/Europa Press
El presidente de la Junta de Andalucia, Juan Manuel Moreno, en una imagen de archivo.

“Bajar los impuestos aumenta la recaudación”. Es la principal tesis económica del presidente de la Junta, Juan Manuel Moreno, que, con intención de competir abiertamente con la Comunidad de Madrid, -y autoafirmarse como barón del PP en el escaparte nacional, tras lograr la mayoría absoluta- lazó su ambicioso plan de rebajas fiscales, que benefician, sobre todo, a las grandes fortunas.

La supresión del Impuesto de Sucesiones abrió la veda de las rebajas fiscales en Andalucía, a las que siguieron más, como el Impuesto sobre Patrimonio, pero apenas perceptibles para los contribuyentes en la comunidad autónoma, con sueldos discretos, autónomos, trabajadores del campo o asalariados. La gran mayoría de usuarios de los servicios públicos, como la sanidad, en situación más que delicada

La supresión del Impuesto de Sucesiones abrió la veda de las rebajas fiscales en Andalucía, a las que siguieron más, como el Impuesto sobre Patrimonio, pero apenas perceptibles para los contribuyentes en la comunidad autónoma, con sueldos discretos, autónomos, trabajadores del campo o asalariados, que no son el centro de las políticas económicas en Andalucía. Que son la gran mayoría de usuarios de los servicios públicos, como la sanidad, en situación más que delicada.

Pero dos organismos independientes, referencias en análisis económicos, desmontan el mantra de Moreno y hasta llegan a cifrar lo que Andalucía deja de ingresar por la bajada de impuesto a los ricos.

Uno de ellos, la Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal (Airef)* en un reciente informe advirtió de que 2023 las comunidades autónomas, tras analizar sus presupuestos para el año próximo, perderán 661 millones de euros.

El organismo, que fiscaliza las cuentas públicas con el fin de garantizar la estabilidad presupuestaria y la sostenibilidad financiera del Estado, señala en el informe que, de esta cuantía, el 82 por ciento corresponde a dos regiones: la Comunidad de Madrid, con 335 millones y Andalucía, que pierde 209 millones. Ambas experimentarán dichas pérdidas de ingresos tras las rebajas fiscales aprobadas para 2022, con impacto recaudatorio en la declaración de la renta del próximo año. 209 millones que no podrán reforzar servicios públicos, críticos, en Andalucía, como la sanidad o la dependencia, o la educación.

La millonaria cifra pone de relieve lo que en el mundo académico se estudia y, por tanto, se conoce: las bajadas de impuestos, tanto a largo, a medio como a corto plazo, reducen la recaudación.

Mientras deja de recaudar una millonaria cifra para contentar a las grandes fortunas, la Junta de Andalucia reclama con insistencia más fondos al Gobierno centra

Mientras deja de recaudar una millonaria cifra para contentar a las grandes fortunas, la Junta de Andalucia reclama con insistencia más fondos al Gobierno central.

De los 209 millones que Andalucía no recaudará, la mayor cuantía, 97 millones, corresponde al Impuesto sobre el Patrimonio, que grava el conjunto de bienes y derechos de contenido económico de los que es titular una persona física -grandes fortunas-; 24 millones al IRPF y 13 del Impuesto de Sucesiones, entre otros, según Airef.

“Supone un freno para la inversión”, dijo Moreno sobre el Impuesto sobre el Patrimonio, el pasado 19 de septiembre, cuandoe anunció la rebaja fiscal.

“En el último ejercicio, de los 20 contribuyentes que más pagan por el impuesto sobre el patrimonio, la mitad se trasladó fuera de Andalucía. La marcha de estos contribuyentes supuso la pérdida de unos 3,5 millones de euros en el impuesto sobre el patrimonio. Y lo que es más grave: la pérdida de 14 millones de euros en IRPF”. La Airef constata ahora que Andalucía dejará de ingresar 97 millones de euros de los 20.600 contribuyentes con un mayor patrimonio (el 0,2% de la población andaluza) por la supresión en la práctica del impuesto.

Moreno, flanqueado por los presidentes de la CEOE, Antonio Garamendi, y de la CEA, Javier González de Lara, quienes más han defendido las rebajas fiscales, en una imagen de archivo. Prensa Junta

Andalucía deja de recaudar 97 millones para evitar que se fuguen 3,5 millones, una decisión de Moreno, que solo puede favorecer a las grandes fortunas,

Es decir, Andalucía deja de recaudar 97 millones para evitar que se fuguen 3,5 millones, una decisión de Moreno, que solo puede favorecer a las grandes fortunas, a la luz de los datos del organismo independiente.

Análisis de los Presupuestos andaluces para 2023

Otro organismo independiente, el Observatorio Económico de Andalucía (OEA)**, también sobre el Presupuesto de la Junta para 2023, que este miércoles superó el debate de totalidad en el Parlamento, con los votos del PP a los que sumó la extrema derecha, constata también que la recaudación en Andalucía no está subiendo debido a las bajadas de impuestos, sino todo lo contrario, el crecimiento de los ingresos está por debajo de la media de las comunidades autónomas, lo que, precisamente, atribuye a que las rebajas fiscales.

El informe del OEA desmonta también el discutible argumento de Moreno, puesto que, “una vez más, los datos no muestran que las rebajas fiscales del gobierno andaluz se autofinancien”

El informe, presentado esta semana por el prestigioso experto en políticas fiscales Diego Martínez López, -miembro de la directiva del OEA, profesor de la Universidad Pablo de Olavide e investigador asociado a la Fundación de Estudios de Economía Aplicada(Fedea)-, desmonta también el discutible argumento de Moreno, puesto que, “una vez más, los datos no muestran que las rebajas fiscales del gobierno andaluz se autofinancien”.

Advierte el estudio que, “los principales impuestos (Sucesiones y Donaciones, Patrimonio, Transmisiones Patrimoniales y Actos Jurídicos Documentados, Especial sobre Determinados Medios de Transporte, Juego y tasas) llevan meses creciendo por debajo de la media de las comunidades autónomas”.

El IVA y el de sociedades acumulan meses “creciendo también por debajo de la media nacional. Sólo el IRPF crece por encima de la media de las autonomías”, pero, entre otras causas, apunta, “por el crecimiento económico, la inflación y el afloramiento de economía sumergida en todo el país, que en Andalucía es algo menos como consecuencia de las rebajas de impuestos·

Diego Martínez López, en la presentación del análisis, retransmitido por OEA en sus redes.

También ocurre con el impuesto sobre Sucesiones y donaciones y con los tributos sobre el juego, transmisiones patrimoniales y actos jurídicos documentados y las tasas afectas a servicios transferidos, dado que se sitúan por debajo de sus recaudaciones normativas. “Eso significa -destaca el análisis- una penalización en el sistema de financiación autonómica en la que parece no repararse. Desde el OEA hemos advertido de esta circunstancia en repetidas ocasiones”.

En el estudio, llama la atención, “sobre el gasto en altos cargos, que mantiene la tendencia creciente (7,3% de aumento para 2023) observada a lo largo de la legislatura anterior. Ello contrasta con crecimientos inferiores del gasto en Justicia, Interior y Protección Civil (6,5%) y en Universidades (3,8%)

En el estudio, llama la atención, “sobre el gasto en altos cargos, que mantiene la tendencia creciente (7,3% de aumento para 2023) observada a lo largo de la legislatura anterior. Ello contrasta con crecimientos inferiores del gasto en Justicia, Interior y Protección Civil (6,5%) y en Universidades (3,8%)”.

También advierte sobre el hecho de que “los gastos financieros son la tercera partida (después de inversiones y transferencias de capital a otras AAPP) que más aumenta (29,6%)”.

Al valorar los Presupuestos de la Junta, el informe también señala que el Ejecutivo regional peca de “optimismo” al elaborar el cuadro macroeconómico para 2023.

9.172 millones menos de inversión. El estudio advierte también que “la valoración del gasto incluido en el proyecto de presupuestos debiera realizarse sobre cifras corregidas de la intermediación financiera de la Junta de Andalucía relacionada con la participación de las corporaciones locales en los ingresos del Estado, el fondo de garantía agraria y las amortizaciones previstas de deuda que serán refinanciadas con nuevas emisiones. Aunque ésta es una práctica recomendable, ninguna administración de nuestro entorno suele exhibir las cifras de gasto después de realizar tales ajustes. En este sentido, el gasto público “efectivo” previsto en el proyecto de presupuestos no sería de 45.603 millones de euros tras los ajustes mencionados sino de 36.431 millones”.

“El crecimiento previsto del PIB en términos reales del 1,9% para 2023 es manifiestamente optimista”, señala el análisis, que recuerda que las previsiones del Gobierno andaluz contrastan con las estimaciones de otros centros de análisis como BBVA Research, Loyola Andalucía y el propio OEA o el de la Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal, que prevén crecimientos inferiores para el año que viene.

Las reglas fiscales regresan. “El objetivo será reducir la deuda pública, que en el caso de Andalucía se encuentra por debajo de la media (24,9% PIB) pero en la nada despreciable cifra del 21,9% del PIB andaluz. Con el nuevo planteamiento de gobernanza fiscal de la Comisión Europea, los objetivos se definen en términos de reducción de la deuda pública con la ayuda de una regla de gasto como instrumento. Esta regla de gasto penalizará reducciones de ingresos por rebajas fiscales, que para 2023 ascenderán en el caso de Andalucía a más de 200 millones de euros. Las rebajas de impuestos, por tanto, penalizarán la senda de gasto prevista de la Junta de Andalucía en ejercicios futuros.”

Duda el OEA que el Presupuesto de Andalucía para 2023 pueda considerarse expansivo, como defiende la Junta, al argumentar que “con un crecimiento del PIB nominal previsto del 6,4%, un crecimiento del gasto presupuestado del 4% no permite calificarlo como expansivo”.

La previsión de crecimiento del cuadro macroeconómico de la Junta de Andalucía es “manifiestamente optimista” y no es refrendado por los principales paneles de expertos que ofrecen perspectivas económicas andaluzas

Por ello, reitera que la previsión de crecimiento del cuadro macroeconómico de la Junta de Andalucía es “manifiestamente optimista” y no es refrendado por los principales paneles de expertos que ofrecen perspectivas económicas andaluzas.

Subraya, además, “un espectacular crecimiento de los recursos ligados a fondos europeos (62 por ciento más que en 2022), alcanzado cifras históricas y récord”.

La Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal (AIReF) es una Autoridad Administrativa Independiente (AAI) con personalidad jurídica propia y plena capacidad pública y privada, que ejerce sus funciones con autonomía e independencia respecto de las Administraciones Públicas y que actúa de forma objetiva, transparente e imparcial. Su denominación oficial es “Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal, AAI”, aunque en su actividad pública también utiliza indistintamente el nombre de Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal o de AIReF.
** El Observatorio Económico de Andalucía (OEA) es una asociación independiente que basa sus reflexiones y propuestas en el análisis económico. Está integrado por economistas y otros profesionales de muy distintos ámbitos (empresarial, financiero, académico, público, consultoría) de todas las provincias andaluzas.

El Observatorio Económico de Andalucía fue creado en 1990 por un grupo de economistas vinculados a las Cámaras de Comercio de Sevilla y Almería, cuyos Servicios de Estudios propiciaron su actividad y desarrollo hasta 1998, cuando el Observatorio aprobó sus estatutos que lo convirtieron en asociación independiente.