Loading
Disfruta de Sierra Nevada en verano. Ven al festival Por Todo lo Alto
Según declaraciones de cuatro técnicos municipales que han declarado como testigos

Urbanismo 'obvió' informes que alertaban de deficiencias en expedientes investigados en el caso Nazarí

Política - M.A. - Miércoles, 29 de Marzo de 2017
Un nuevo informe de la UDEF incorporado a la causa constata incumplimientos urbanísticos o de las condiciones recogidas en los proyectos tanto en el pabellón Mulhacén como en las instalaciones deportivas del Campus de la Salud, ambas operaciones promovidas por el constructor Roberto García Arrabal.
Detalle de la declaración de uno de los testigos reflejada en el nuevo informe policial.
IndeGranada
Detalle de la declaración de uno de los testigos reflejada en el nuevo informe policial.

Los agentes de la Unidad de Delicuencia Económica y Fiscal (UDEF) han elaborado un nuevo informe en el que se constata que Urbanismo 'obvió' informes técnicos que alertaban de deficiencias en dos de las operaciones investigadas en el caso Nazarí, el pabellón Mulhacén y las instalaciones deportivas del Campus de la Salud, ambas promovidas por el constructor Roberto García Arrabal

El trabajo policial, incorporado ya a la causa y al que ha tenido acceso El Independiente de Granada, recoge las declaraciones como testigos de cuatro técnicos municipales, todos ellos arquitectos o arquitectos técnicos, que elaboraron informes dentro de los expedientes investigados. Tres de ellos siguen vinculados al Ayuntamiento. 



Este nuevo informe, fechado el 10 de marzo, amplía uno anterior elaborado en febrero en el que la UDEF constató los vínculos entre el constructor García Arrabal y la que fuera concejala de Urbanismo Isabel Nieto.

Además de las cuestiones técnicas, los agentes indagan en el papel de algunos de los funcionarios investigados, como Manuel Lorente, y muy especialmente si fueron objeto de "presiones" para cambiar sus informes o si conocieron que otros compañeros las hubieran recibido, además de preguntarles por posibles "represalias".

Todos negaron ese extremo y dijeron desconocer la existencia de esas presiones. Solo una de las técnicos declaró que "ocasionalmente existían ciertas prisas, transmitidas por sus superiores, a veces, debido incluso a noticias que se conocían públicamente por la prensa y que los obligaba a actuar con más celeridad". Tampoco supieron precisar si determinados funcionarios redactaban informes de áreas que no eran de su competencia.

Sin embargo, la declaración de uno de ellos es muy significativa, según señala la UDEF. Se trata de un técnico que trabajaba en el área de Deportes y que elaboró varios informes negativos respecto al Pabellón Mulhacén. La UDEF transcribe así sus manifestaciones respecto a las presiones: "Que no ha sufrido ningún tipo de presión, es más, desde el área de Urbanismo cree que obviaban sus informes técnicos".

Uno de las operaciones urbanísticas investigadas es la referida al Pabellón Mulhacén. m.rodríguez

Al hilo de uno de esos trabajos, que recogía "deficiencias" en el Pabellón Mulhacén por el uso de la construcción bajo rasante, la UDEF se interesa especialmente por las contradicciones respecto a otro informe elaborado por una de las funcionarias investigadas en otro de los expediente, en concreto en el conocido como edificio Progreso, donde pese a ser irregular, se autorizaron salas de reuniones en sótanos. 

En el caso del Mulhacén, el técnico advirtió de que los sótanos solo podían dedicarse a instalaciones "no habitables". Así lo reflejó en uno de sus informes. Y al ser preguntado si ese criterio concuerda con el empleado en el edificio Progreso, este responde que el criterio era que "el uso de aprovechamiento lucrativo, dado que consumía edificabilidad, debía implantarse sobre rasante" y que entiende, como recoge la normativa, que "las salas de reuniones y auditorios se pueden considerar pieza habitable ya que en ellas se desarrollan actividades de estancia, reposo y/o trabajo, que requieren la permanencia prolongada de personas". 

En el caso Nazarí se investigan los presuntos delitos de asociación ilícita, prevaricación, cohecho, tráfico de influencias y malversación de caudales públicos, entre otros. Está en cuestión toda la gestión urbanística durante los mandatos de José Torres Hurtado, al que la Policía situó en "la cúspide" de la supuesta trama urbanística.

Información relacionada: