Campaña Toca Granada esta Primavera. Patronato de Turismo

La capital compra cinco nuevos microbuses diésel para dar servicio al Realejo, Albaicín y Sacromonte

Ciudadanía - IndeGranada - Jueves, 29 de Octubre de 2020
Los nuevos vehículos no ayudarán a reducir los niveles de NO2 en la ciudad, la tercera más contaminada de España y la única andaluza que supera cada año el máximo legal.
Presentación de los nuevos microbuses.
Ayto. Granada
Presentación de los nuevos microbuses.

Granada ha incorporado cinco nuevos microbuses al transporte público colectivo que prestarán servicio en el Realejo, Albaicín y Sacromonte, con lo que en el último año el número de vehículos adquiridos dentro del Plan de Renovación de Flota puesto en marcha por el Ayuntamiento y Transportes Rober asciende a 39.

La nuevos vehículos son del modelo Sprinter City 45 de la marca Mercedes. Según la información que facilita la marca en su web, miden casi 7,4 metros de largo y tienen capacidad para 28 plazas, 13 de ellas con asiento, y una plaza para silla de ruedas. 

Los nuevos microbuses no son eléctricos ni híbridos (como los anteriores autobuses adquiridos, que incuyen un motor eléctrico junto al de combustión), sino que tienen motores diésel, con lo que apenas servirán para reducir la elevada contaminación de la ciudad, especialmente en dióxido de nitrógeno, cuya concentración en la capital supera sistemáticamente el máximo permitido por la legislación y convierte a Granada en la capital más contaminada de Andalucía y la tercera de España, tras Madrid y Barcelona. 

El dióxido de nitrógeno (NO2) proviene fundamentalmente de la combustión de motores diésel, pese a que los nuevos microbuses incorporan la última tecnología para reducir estas emisiones respecto a generaciones anteriores de combustión por gasoil.

Sin embargo, para el alcalde de Granada, Luis Salvador, las nuevas compras continúan en la línea de “proveer un servicio de transportes público con mayor eficacia, eficiencia y, sobre todo, muchísimo más sostenible”, en la medida en que, “no solo se trata de vehículos que incorporan la última tecnología, por lo que se mejora la prestación del servicio, sino que además están adaptados para ofrecer mejoras en el medio ambiente”, aunque no ha especificado cuáles son.

El concejal de Movilidad y Seguridad Ciudadana, César Díaz, ha destacado esta "importante renovación que supone un paso más en nuestro objetivo de mejorar el  transporte público de Granada”. El motor de los nuevos microbuses es un modelo EURO VI con sistema de arranque-parada ECO, "gracias al cual se reduce el consumo de combustible hasta en un 8 por ciento", y montaje de rampa manual de acceso para silla de ruedas, “con lo que aseguramos un cien por cien de accesibilidad”. En este sentido, ha remarcado que en el último año, “hemos acometido la mayor renovación de la flota de la historia de la concesión con 39 nuevos autobuses con una inversión de 12 millones de euros que “permitirá que reduzcamos en un millón de kilos las emisiones de CO2 a la atmósfera”.

Promoción de la zambra

Además, tal y como ha explicado el concejal de Movilidad, en esta ocasión el Ayuntamiento de Granada ha querido destacar el valor patrimonial, medioambiental y cultural de los barrios donde prestarán servicio los nuevos vehículos con una campaña de promoción y reivindicación de la zambra como patrimonio inmaterial de la humanidad. “Queremos reivindicar su importante función como servicio público para conectar estos barrios, para  pero también poner en valor la belleza de las calles y plazas que cada día recorren donde es fácil reencontrarnos con nuestra historia, nuestras raíces y nuestra cultura estrechamente ligada al flamenco”.

“Estos vehículos van a conectar tres barrios históricos -Albaicín, Sacromonte y Realejo- y muy significativos de lo que representa nuestra ciudad”- ha dicho el alcalde para, a continuación, recordar que “en el momento oportuno, trabajaremos también para que el Sacromonte se incorpore también al expediente de Patrimonio Mundial de la Humanidad que ostenta la Alhambra y el Albaicín”.

A su vez,  ha especificado que ese incorporación se llevará a cabo con un expediente en el que, junto al valor del flamenco y la zambra como patrimonio cultural universal, se incorporará el entorno paisajístico y natural del Sacromonte, como un elemento único y distintivo de la ciudad, que, tal y como ha señalado, “se va a ver preservado aún más con la incorporación de los nuevos vehículos”.

Se trata, en palabras del alcalde, “de un paso más”, dentro del proyecto transformador de ciudad puesto en marcha por el actual equipo de gobierno con iniciativas como el proyecto del Anillo Verde, la renovación del PGOU después de 20 años o ahora la modernización de la flota de autobuses urbanos”.