Recicla la ropa que ya no usas. Es un mensaje del Ayuntamiento de Granada

Una mujer de 67 años raya 14 coches de Purchil porque no le habían querido dar para comer

Ciudadanía - IndeGranada - Viernes, 7 de Agosto de 2015

La Guardia Civil ha detenido en el municipio de Vegas del Genil a una mujer de 67 años de edad como presunta autora de un delito continuado de daños en 14 vehículos estacionados en calles de Purchil, uno de los núcleos de población de esa localidad.

Según explica la Benemérita en un comunicado, la mujer detenida utilizó la llave de su casa para presuntamente rayar 8 vehículos estacionados en la calle Calvario durante el medio día del pasado día 24 de julio; y al día siguiente, el día 25 de julio por la noche, otros seis vehículos más en la calle Selva Florida, ambas calles de Purchil.

Se estima que el valor de los daños ocasionados en estos catorce vehículos supera los 9.000 euros. En la mayoría de ellos las rayaduras iban de un extremo a otro del coche. Aunque en algunos vehículos no solo sufrieron desperfectos las puertas y las aletas, también presuntamente rayó los capós con una especie de “firma”, indica la Guardia Civil.

Fue el día 26 cuando la Guardia Civil comenzó a recibir denuncias de los propietarios de estos vehículos en el Puesto de Santa Fe.

Los agentes del Área de Investigación de la Guardia Civil de Santa Fe se encargaron de las pesquisas para averiguar quién era el responsable, o la responsable como en este caso, de los daños en los vehículos.

Como varios de los vehículos habían sido rayados en las inmediaciones de una entidad bancaria de la localidad de Purchil, los agentes visionaron las imágenes de las cámaras de seguridad y comprobaron que una mujer mayor pasaba junto a los vehículos en actitud sospechosa. Posteriormente, además, la Guardia Civil encontró a varios testigos que identificaron a esta misma mujer como la presunta autora de las rayaduras.

Los agentes identificaron a la mujer y la detuvieron como presunta autora de un delito de daños continuados. Esta mujer, cuando le preguntaron por los motivos que le llevaron a rayar los vehículos,  manifestó que lo había hecho “porque no me habían querido dar para comer”.

Tras declarar en el acuartelamiento de la Guardia Civil de Santa Fe, la mujer fue puesta en libertad.