Sierra Nevada, Copa del Mundo 24

El cinismo de Iberdrola

E+I+D+i - José Miguel Muñoz - Martes, 7 de Noviembre de 2023
La eléctrica patrocina premios contra la despoblación para los pueblos de Cacín, Ventas de Huelma, Chimeneas y Valderrubio, donde construirá una megaplanta solar con expropiaciones a sus vecinos y un gran impacto ambiental en la comarca.
Alcaldes premiados en el acto patrocinado por Iberdrola en Cacín.
iberdrola vía Europa Press
Alcaldes premiados en el acto patrocinado por Iberdrola en Cacín.

La localidad de Cacín ha acogido este martes la entrega de los galardones 'Pueblos con futuro', que pretenden reconoer la "labor contra la despoblación" de este municipio, así como de otros dos de la comarca de Alhama-Templeo, Ventas de Huelma y Chimeneas, y de Valderrubio, ubicado en la Vega.

Los premios los otorga la plataforma 'Vente a vivir a un pueblo' y la compañía eléctrica Iberdrola, para reconocer el esfuerzo en "revitalizar los entornos rurales" y los han recogido los alcaldes de Ventas de Huelma, Miguel Ortiz; de Valderrubio, Antonio García; de Chimeneas, Miguel Pérez, y de Cacín, Josefa Ramírez.

Llama la atención la presencia de Iberdrola, una empresa que construirá una megaplanta solar en los municipios de Cacín y Ventas de Huelma, cuya línea de evacuación pasará por Chimeneas y Valderrrubio, es decir, afectará a los cuatro municipios a los que ha premiado, y para la que ha pedido la declaración de utilidad pública y poder así expropiar a los vecinos de esos municipios. 

La macroplanta de Iberdrola ha obtenido una polémica autorización ambiental de la Junta, condicionada a la implantación de numerosas medidas correctoras, puesto que parte de la instalación ocupará terrenos de la Zona Especia de Protección de Aves Esteparias y supondrá un gran impacto sobre aves rapaces como el águila imperial. La megaplanta fotovoltaica se extenderá por 547 hectáreas, como 766 campos de fútbol, y eliminará también plantaciones de olivar y almendros. 

En la imagen extraíada del BOE con la autorización ambiental del proyecto se observa cómo parte de la planta (en azul) invade la zona protegida de aves esteparias (en marrón), pese a que sus extensión inicial ha sido recortada por exigencias del Ministerio de Transición Ecológica. 

Esa es la peculiar forma de entender la lucha contra la despoblación de Iberdrola, una empresa ya condenada a devolver a su dueño parte del suelo expropiado poara construir su megaplanta 'Núñez de Balboa' en Badajoz, en su día la mayor de Europa. Y que, además, está siendo juzgada por haber inflado los precios de la electricidad, con petición fiscal de multa de 85 millones de euros y cárcel para cuatro directivos.

El delegado de Iberdrola en Andalucía, Antonio Fernández, ha destacado en el acto de entrega de premios en Cacín, informa Europa Press, que "los pueblos son clave en el futuro de todos, también de nuestra compañía, y merecen reconocimiento y atención". Y su empresa espera "poder seguir contribuyendo durante muchos años más al desarrollo de estos municipios mediante nuevos proyectos relacionados con las energías renovables, que impulsan la actividad económica y social, el empleo y el aumento de población", en su opinión, aunque sin dar datos de cuánto empleo local se generará en la comarca.

Por su parte, el responsable de Renovables de Iberdrola en Andalucía, Luis Martín, ha asegurado que este sector es "punta de lanza para el crecimiento y la creación de empleo" en estos pueblos de la comarca de Alhama-Temple.

La alcaldesa de Cacín ha señalado la importancia de frenar la despoblación en la zona, mientras que su homólogo de Chimeneas ha destacado el papel de las renovables para atraer población, ya que la gente necesita planes de futuro en el mundo rural. Sin embargo, las macroplantas fotovoltaicas, más allá de su construcción, no generan apenas puestos de trabajo, mientras que eliminan terrenos de cultivo y perjudican los ecosistemas, fauna y flora de los territorios. 

Y es que la comarca de Alhama-Temple, y especialmente los pueblos de Cacín, Ventas de Huelma y Chimeneas, va a soportar un enorme despliegue de macroplanatas fotovoltaicas -alguna ya instalada-, como se observa en la imagen, que dibuja gran parte de los proyectos en trámite, que ocuparán miles de hectáreas para generar una electricidad que no necesita la provincia y que se consumirá en otras zonas del país o en el extranjero. Son los llamados territorios de sacrificio en el colonialismo energético, como lo denomina el Laboratorio de Investigación y Acción Territorial de la Universidad de Granada.