Sierra Nevada, Copa del Mundo 24
Energías renovables

La Junta autoriza dos nuevos parques eólicos, uno de ellos en el Valle de Lecrín, que conllevará expropiaciones

E+I+D+i - J. M. M. - Domingo, 30 de Julio de 2023
La comarca, con más de medio centenar de molinos ya en funcionamiento, tiene otros proyectos eólicos en tramitación que amenazan con saturar la zona y agravar su impacto en el paisaje y la fauna.
Parque eólico en montes de la comarca del Valle de Lecrín.
IndeGranada
Parque eólico en montes de la comarca del Valle de Lecrín.

La Junta de Andalucía ha dado el visto bueno ambiental a dos nuevos parques eólicos en la zona sur de Granada, uno de ellos en la comarca del Valle de Lecrín, ya saturada por numerosas instalaciones de aerogeneradores, y otro entre los municipios de Alhendín y Escúzar. Se trata, respectivamente, de los parques eólicos Barranco del Agua I y II. 

El parque eólico Barranco del Agua I se situará en el término de Villamena, en los parajes Cerros Pelaos y Cerrillo del Tío Lora. Muy cerca de la autovía A-44 y también de la embotelladora de agua mineral Aguas del Manar que la Junta acaba de autorizar en Villamena, con polémica, en medio de la sequía más grave y duradera que se recuerda y con un gran rechazo social y político.  

La instalación Barranco del Agua I, además, pese a contar con la autorización ambiental unificada, será declarada de utilidad pública, lo que conllevará la expropiación de terrenos si fuera preciso. "La declaración de utilidad pública llevará implícita en todo caso la necesidad de ocupación de los bienes o de adquisicón de los derechos afectados e implicará la urgente ocupación de los efectos del artículo 52 de la Ley de 16 de diciembre de 1954, de Expropiación Forzosa", según indica el anuncio de la Junta, del 3 de julio, por el que se somete a información pública la solicitud de declaración de utilidad pública. 

De 11 molinos a 5 para ser aprobado

El proyecto inicial de Barranco del Agua I no pasó el trámite ambiental y fue rechazado. Planteaba la instalación de 11 molinos y, tras recibir múltiples alegaciones, entre ellas de la Asociación Española para la Conservación y el Estudio de los Murciélagos. La Junta emitió a finales del año pasado un informe ambiental negativo por ser el proyecto "incompatible con la biodiversidad". Para obtener la autorización ambiental el proyecto se ha reducido de 11 aerogeneradores a 5, aunque se mantiene la potencia total, 27 megavatios, con lo que se instalarán menos molinos pero más grandes. En lugar de los inicialmente proyectados, de 2,5 Mw, con 120 metros de diámetro de palas y 90 metros de altura del rotor, se instalarán aerogeneradores de 5,8 Mw, con 170 metros de diámetro y una altura que, contando las palas, pueden rondar los 200 metros, lo que aumentará su impacto visual. 

La autorización ambiental está condicionada al cumplimiento de numerosas medidas correctoras. Entre otras, para evitar colisiones de aves con los aerogeneradores se instalarán en todos los molinos dispositivos de detección de aves que de manera automática detengan el aerogenerador. Por su parte, para evitar la colisión de quirópteros (murciélagos), en horario nocturno los aerogeneradores permanecerán parados a velocidades de viento inferiores 6 m/s. Y se soterrará el tramo de línea eléctrica de evacuación que discurre por el hábitat óptimo para el sisón, un ave esteparia cuya población se ha reducido en Granada en más de un 50% en los últimos cinco años, y con un futuro cada vez más amenazado por la proliferación de instalaciones de energías renovables. Además, los promotores tendrán que establecer un plan de vigilancia ambiental de 5 años (frente a los 3 iniciales) sobre la afección a la fauna que podría añadir más medidas correctoras en caso de detectarse una mayor incidencia sobre la biodiversidad. 

Molinos eólicos cerca de Cónchar. indegranada

El 'regateo' entre promotores y Administración sobre las dimensiones de las instalaciones de energías renovables están siendo habituales, dada la avalancha de proyectos y su cada vez mayor impacto sobre el medio ambiente al coincidir varios parques en una misma zona. Así ocurrió con los tres parques eólicos proyectados sobre el área quemada por el gran incendio de Los Guájares (se empezaron a tramitar mucho antes del incendio).

De 15 molinos a 2

El grupo Villar Mir planteó en un primer momento la instalación de hasta 15 aerogeneradores divididos en tres parques. Según consta en el informe de autorización ambiental de la Junta, en marzo de 2022, meses antes del incendio, el Servicio de Gestión del Medio Natural de la Junta ya declaró "inviable ambientalmente" ese proyecto. La empresa propuso entonces eliminar unos de los tres parques y quitar también un molino de los otros dos, con lo que el proyecto quedaría reducido a dos parques con 9 aerogeneradores en total, en lugar de tres parques y 15 molinos.

Pero el Servicio de Gestión del Medio Natural de la Junta expresó sus dudas sobre la viabilidad ambiental del proyecto, pese a la reducción propuesta. Así que, finalmente, el promotor planteó un nuevo proyecto con una reducción aún más drástica de la instalación: solo un aerogenerador por cada uno de los dos parques (ya se había eliminado el tercer parque). Y también planteó el soterramiento de la línea área de evacuación en las zonas donde exista un efecto barrera acumulativo entre los parques eólicos y la línea de evacuación que pudiera impedir el paso de la avifauna.

De esta forma, la Junta emitió el 31 de diciembre informe ambiental favorable para los dos aerogeneradores de Villar Mir en la zona quemada por el incendio. Un dictamen sobre el que mostraron su conformidad, a lo largo del mes de enero de 2023, los ayuntamientos de El Pinar, Villamena, Vélez de Benaudalla, Los Guájares y Albuñuelas. Sin embargo, se recibieron alegaciones del Ayuntamiento de El Valle, cuyo técnico municipal argumentaba en un informe que el proyecto "no es compatible urbanísticamente con el tipo de suelo donde se ubica, en tanto no se aporte Resolución por la que se le conceda declaración de utilidad pública de la instalación". El terreno donde se ubicarán los molinos es un monte público comunal de Cónchar, propiedad del municipio de Villamena. 

La alegación fue contestada por la Junta y no se consideró. También formularon alegaciones, sin éxito, vecinos de El Valle y el Ayuntamiento de Dúrcal. 

56 molinos entre Padul y Lanjarón

En cualquier caso, aunque los parques proyectados por Villar Mir se hayan quedado en 2 molinos (de 15 iniciales) y el Barranco del Agua I se haya reducido de 11 a 5 aerogeneradores, la instalación de estos 7 molinos añadirá aún más impacto ambiental y paisajístico a una zona ya saturada de parques eólicos, que ocupan numerosos montes y laderas de una comarca cuyo uno de sus principales valores es, precisamente, su paisaje, además de su flora y fauna. 

Actualmente, si uno recorre el trayecto hacia la costa por la autovía A-44, entre Padul y Lanjarón pueder más de medio centenar de molinos eólicos a uno y otro lado de la carretera (al menos 56), repartidos en casi una decena de instalaciones. Y, algo más adelante, ya acercándose al litoral, hay otros tres parques, con 36 molinos repartidos por montes de Vélez de Benaudalla, Lújar, Gualchos y Motril. Es decir, cerca de un centenar de aerogeneradores en apenas una decena de municipios. 

La provincia cuenta, con datos al cierre de 2022, con más de veinte parques eólicos que se reparten fundamentalmente por dos zonas: Valle de Lecrín y comarca de Guadix-Marquesado.

Más proyectos para el Valle de Lecrín

Además, hay otros parques en tramitación, todavía sin dictamen ambiental, con molinos de nueva generación, más grandes, como los incluidos en el Barranco del Agua I de Villamena, y de mayor impacto. Así son los proyectados en el parque Lanjarón II, tres aerogeneradores de 170 metros de diámetro y 200 metros de altura (contando las palas), que afectará a los municipios de Lanjarón, Vélez Benaudalla, El Pinar y Órgiva. 

También se está tramitando el parque eólico Prados de Lopera, con 6 molinos del mismo tamaño en los parajes La Calabacilla y Altos de la Perra, entre Los Guájares, Vélez de Benaudalla y El Pinar. 

Y hay más proyectos: en Albuñuelas esperan el visto bueno ambiental los parques eólicos San Juan Bautista y Virgen del Carmen. Cada uno prevé dos aerogeneradores de 2 Mw de potencia cada uno. En decir, 4 molinos de viento más a sumar en la zona, de 103 metros de diámetro y 138 metros de alto. Y otro parque eólico más tiene previsto implantarse en la sierra de Albuñuelas. Se denomina Virgen de las Angustias, con 3 aerogeneradores de 5 Mw cada uno, por lo que sumáran 15 Mw de potencia total. Sus molinos tendrán 121 metros de altura (200 contando las aspas) y 158 de diámetro.

Precisamente, una de las críticas a la tramitación ambiental de estas instalaciones es que se hacen de forma individualizada y no tiene en cuenta la afección conjunta -y acumulativa- que supone la existencia de varios parques (sea eólicos o fotovoltaicos) en una misma zona, cuyo impacto global es muy superior a lo estimado en cada evaluación por separado. 

Barranco del Agua II

Por su parte, el otro parque eólico ya con autorización ambiental, Barranco del Agua II, consta de 7 aerogeneradores de 3,5 Mw cada uno, con una potencia total de 24 Mw, y se ubicará en el paraje Cero de Parapanda de Escúzar (no confundir con la Sierra de Parapanda, ubicada en Íllora), aunque afecta también al término municipal de Alhendín. Junto al parque habrá una subestación colectora que recogerá la energía del parque Barranco del Agua I, y desde ahí compartirán línea de evacuación eléctrica, de casi 17 kilómetros, hasta la subestación de Santa Fe.

Su autorización ambiental incluye medidas compensatorias para paliar su afección a la fauna de la zona, fundamentalmente aves esteparias en clara regresión o incluso en peligro de extinción. Por ejemplo, los promotores tendrán que construir un edificio con cajas nido para el cernícalo primilla. como el de la siguiente imagen: 

La construcción del primillar, como se denomina, se llevará a cabo en el entorno de la línea eléctrica de evacuación, preferentemente en parcelas con dominio del cereal en los municipios de La Malahá o de Escúzar. Con unas dimensiones de 3 x 3 metros y una altura de 5 metros, tendrá huecos exteriores de 10 x 10 cm construidos a partir de los 4 m de altura en todas sus caras, con posaderos exteriores para las aves, "de gran importancia pues sirven para que los individuos adultos llamen la atención de los jóvenes volantones para su salida al exterior y posterior abandono del nido", explica el documento de autorización ambiental. 

Dentro del primillar habrá cajas nido (como las de la imagen de arriba) que se colocarán haciéndolas coincidir con los huecos exteriores correspondientes. Se realizarán con madera idrófuga y resistente a excrementos. Las medidas de la caja nido serán de 30 x 30 x 21 cm. La tapa opuesta a la entrada deberá tener bisagras, mirilla y pasador para poder ser inspeccionada por dentro. Las cajas se apoyarán sobre estanterías simples (ángulos y tableros). Antes de su instalación la base debe rellenarse con al menos 2 cm de arena limpia. 

Otras medidas compensatorias que el promotor del parque eólicos tendrá que instalar para aves y murciélagos son puntos de auga y bebederos, refugios para micromamiferos y reptiles, o cajas refugio para murciélagos.