Campaña venta anticipada forfait Sierra Nevada 2022-2023.

La Junta inicia en Granada la campaña ‘No cortes en verde’ para la comercialización de melón y sandía con maduración óptima

E+I+D+i - IndeGranada - Viernes, 23 de Abril de 2021
La campaña cuenta con la colaboración de Hortyfruta y de las empresas comercializadoras de Granada.
La delegada de Agricultura (segunda por la izquierda), en un invernadero.
Junta
La delegada de Agricultura (segunda por la izquierda), en un invernadero.

La Delegación territorial de Agricultura, Ganadería y Pesca de la Junta de Andalucía comienza en abril en Granada la campaña ‘No cortes en verde’, una iniciativa puesta en marcha en colaboración con Hortyfruta y con el sector hortofrutícola granadino con el objetivo de fomentar la comercialización de melón y sandía en su grado óptimo de maduración, asegurando la calidad de los mismos en destino.

El objetivo de la campaña es "concienciar a los agricultores sobre la importancia de que la fruta llegue a los mercados con el grado de maduración y el sabor que se espera de ellos, para garantizar una comercialización basada en la calidad de nuestros productos", ha manifestado en una nota de prensa la delegada territorial de Agricultura, Ganadería y Pesca, María José Martín Gómez. Para ello los números de teléfono de la Delegación están disponibles para comunicar incidencias sobre la calidad del melón y la sandía en relación a su venta, que son 958 025 209 y 958 025 215.

La Junta hará inspecciones a las empresas de la provincia que comercializan sandía y melón se mantendrán hasta el cierre de la campaña de estos cultivos, es decir hacia finales de junio

Para llevar a cabo este objetivo, se realizarán inspecciones a las empresas de la provincia que comercializan sandía y melón se mantendrán hasta el cierre de la campaña de estos cultivos, es decir hacia finales de junio, en función de los distintos momentos de cosecha. Se espera que el cumplimiento de los parámetros de calidad en ambos productos sea elevado.

María José Martín señala como "necesarios" este tipo de controles en "los cultivos de excelencia de primavera".

Según datos de la Delegación Territorial de Agricultura, Ganadería, Pesca de Granada, la superficie destinada para el cultivo de melón asciende a 212 hectáreas y, a sandía, 351. Según las estimaciones para la campaña 2020/21, la superficie será superior a la alcanzada durante la anterior. Este aumento de superficie se debe en gran medida al "buen comportamiento" de estos dos cultivos en la campaña anterior en cuanto a precios y producción, según la Junta.

En cuanto a tipología de cultivo, en melón sigue produciéndose un incremento en el tipo amarillo y piel de sapo, de mayor durabilidad en poscosecha, en detrimento de variedades de melón galia y cantaloup. La tipología de sandía, siguen siendo por excelencia la sandía blanca (rayada) y negra por su buen aguante en la exportación y gran sabor, y la tipología de sandía mini se da en su mayoría para los productores en ecológico.

La producción alcanzada en la campaña 2019/20 para sandía fue de más de 16.400 toneladas y en melón de 6.900 toneladas

La producción alcanzada en la campaña 2019/20 para sandía fue de más de 16.400 toneladas y en melón de 6.900 toneladas. Las previsiones para esta campaña son "difíciles de realizar" al influir muchos factores, sobre todo a la hora del cuajado de frutos donde los climáticos son fundamentales, pero se espera que sean valores superiores, debido al aumento de la superficie.

El precio medio percibido por el agricultor en la pasada campaña fue de 0,60 euros/kilo en melón y 0,42 para sandía.

Respecto de la superficie de control biológica, es "baja" y por ello, tanto la Consejería como Hortyfruta están haciendo "una gran campaña para fomentar el control biológico", según Martín "desmintiendo falsos mitos sobre la producción integrada en cultivos de primavera, con el objetivo de cambiar esta visión por parte del agricultor. Igualmente las comercializadoras no cejan en su empeño, exigiendo control biológico en primavera para un inicio de campaña en verano libre de plagas". 

La delegada de Agricultura ha reafirmado su convencimiento de que la utilización del control biológico en los cultivos de primavera es "fundamental" y "en eso estamos colaborando con Hortyfuta y su campaña I love Bichos, ya que los problemas de virosis al principio de campaña tienen una relación causal directa con la reducción de la superficie de control biológico en melón y sandía", ha manifestado.

Asimismo ha hecho hincapié en la importancia de trabajar juntos Administración, empresas, técnicos y agricultores "para fomentar la importancia del control biológico que es una seña de identidad del campo granadino, que otorga mayor calidad y prestigio a nuestros productos y con el uso de insectos auxiliares obtenemos un cultivo más limpio en todos los sentidos, se reduce el uso de químicos y se obtiene un mejor control de plagas".

Alemania, primer comprador de melón y sandía

En términos generales, la exportación de melón desciende cerca de un 1% en volumen y crece un 6 por ciento en valor respecto a la pasada campaña, registrando los ingresos más elevados de los últimos 5 años. La evolución mensual del volumen exportado indica que el mayor descenso interanual se produce en el mes de mayo (12%), consecuencia de la caída de la producción, y el mayor ascenso en el mes de junio (12%).

Alemania es el primer comprador de melón seguido de Francia, Países Bajos y Reino Unido.

Respecto de la sandía, las exportaciones de sandía descienden en volumen (10%) y crecen en valor (7%) respecto a la pasada campaña. La mayor diferencia interanual se observa en los meses de mayo y junio, en los que los volúmenes exportados descendieron un 20 por ciento y 17, respectivamente.

Alemania es el mayor consumidor de sandía, a mayor distancia se encuentran Francia, Reino Unido, Países Bajos y Polonia.

El precio medio en exportación que alcanzó la sandía en la campaña 2019-2020 fue de 0,60 euros/kilo, lo que supuso un incremento en el precio de más de un 16 por ciento. En melón se alcanzó un precio medio de 0,68 euros/kilo, lo que se tradujo en un incremento del 3 por ciento.