El Ayuntamiento de Granada te informa ante el coronavirus
Indenews
Una visión ácida y humorística de la realidad con noticias ficticias, por José Miguel Muñoz

Encuentran un virus del ébola perdido en los pasillos del Clínico

Indenews - José Miguel Muñoz - Miércoles, 6 de Mayo de 2015
Desorientado y exhausto, fue acorralado por un celador y exterminado por una limpiadora del hospital.
Panel exterior que indica los diferentes pabellones del Hospital Clínico.
Partido Popular
Panel exterior que indica los diferentes pabellones del Hospital Clínico.

El ébola ha estado a punto de causar una tragedia en Granada, pero al final todo quedó en un susto. Un virus de esta terrible enfermedad fue localizado en el interior del Hospital Clínico, sin que se conozca todavía cómo entró allí. El virus fue descubierto por Cipriano Martín, un celador que, con el estrés habitual de estos trabajadores sanitarios, regresaba de trasladar a una paciente en camilla de una planta a otra.

El celador vio al virus en el cruce de pasillos que comunican la llamada parte antigua del complejo hospitalario con la nueva. Sin ponerse nervioso, el empleado observó cómo el virus miraba con desesperación las flechas y paneles que indican las direcciones para ir a los pabellones quirúrgico, médico, de especialidades, consultas externas... en fin, todo el lío en que se divide el Clínico. Además, al parecer se trataba de un virus daltónico, por lo que la distribución de las indicaciones por colores (rojo, verde, azul...) no hacía más que aumentar la confusión del maligno bicho, cuyo objetivo era penetrar en alguna habitación para infectar a una pobre víctima.

El virus estaba al borde del suicidio tras su mareante periplo por los entresijos del centro hospitalario

El sanitario, sin necesidad de ponerse el traje de aislamiento del ébola, y solo aprovechando su conocimiento planimétrico del recinto, consiguió acorralar al virus en uno de los pasillos y llamó a Juana Gutiérrez, limpiadora hospitalaria que se encontraba en las cercanías. “Juana, ¿qué hacemos con el virus?”, le preguntó. “Déjamelo a mí, Cipri”, contestó la limpiadora, que ipso facto hizo uso de su instrumental (la fregona) para insuflarle varias dosis de hipoclorito de sodio (es decir, lejía de la buena) que acabaron con el virus de forma inmediata, aunque, todo hay que decirlo, el bicho ya estaba exhausto y al borde del suicidio tras su mareante periplo por los entresijos del hospital.

La brillante actuación de los empleados sanitarios granadinos ha ocasionado una modificación de los protocolos médicos nacionales de actuación contra el ébola que las autoridades españolas pretenden exportar a Estados Unidos y otros países desarrollados. “Esto va a impulsar la marca España, no les quepa la menor duda”, ha declarado, satisfecho, Mariano Rajoy.

Esto es una noticia ficticia de Indenews, la sección de sátira y humor de El Independiente de Granada