Granada llena de vida.

'No es justicia, es política'

Blog - El Soniquete - Lucía Torres - Sábado, 18 de Diciembre de 2021
IndeGranada

Me gustaría reírme, como me he reído en tantas ocasiones escuchando a M punto Rajoy con esa pronunciación tan graciosa de onomatopeya de ducha decir cosas como “a la segunda ya tal” o “ese señor del que usted me habla”. O, sin ir más lejos, el pasado lunes en la comisión de investigación del caso “cocina” (mucho más evocador en español, dónde va a parar) cuando le preguntan si había hablado con Cospedal en torno al espionaje a Bárcenas: “La señora Cospedal y yo hablamos cuando los dos queremos hablar”. Pero ya no me río. Se me ha congelado la sonrisa de imbécil por la que me toman.

No puedo reírme cuando escucho a la portavoz del Gobierno decir que a la Justicia hay que respetarla y acatarla a propósito de la noticia de la exoneración por parte de la Justicia suiza del rey emérito por el cobro de las comisiones de Arabia Saudí. No, señora Rodríguez, la Justicia no siempre es respetable

No puedo reírme cuando escucho a la portavoz del Gobierno decir que a la Justicia hay que respetarla y acatarla a propósito de la noticia de la exoneración por parte de la Justicia suiza del rey emérito por el cobro de las comisiones de Arabia Saudí. No, señora Rodríguez, la Justicia no siempre es respetable. ¿Qué mensaje está lanzando como líder de un Estado democrático y de Derecho si no censura la corrupción? No es respetable, por poner un ejemplo reciente, que un juez clame contra las “feminazis” en redes y deniegue la libertad a Juana Rivas al considerarla un peligro para sus hijos. Si el proceder de los jueces está basado en sus principios, moral, ideología o en presiones políticas en lugar de en pruebas, no es respetable por mucho que la toga pueda ofrecer presunción de respetabilidad.

Pero yo luego tengo que ir a impartir clase de Valores éticos o de Educación para la Ciudadanía y enseñar a la chavalada a que sean buenos ciudadanos, porque la ciudadanía la ejercemos todos los demás

Es muy grave que un tribunal archive un caso con argumentación irrisoria: no ve “un vínculo suficiente” entre el dinero emitido por Arabia Saudí y la adjudicación de los contratos del AVE a La Meca (¡otro trabajador de Ikea que ha dejado 65 millones de euros olvidados por ahí!), pero es más grave aún que nuestros dirigentes sigan empeñados en correr un tupido velo y evitar, cuando no impedir, el saneamiento de nuestras instituciones. Señora Rodríguez, la aseveración de que a la Justicia hay que acatarla y respetarla la han vaciado de contenido a fuerza de repetirla como un mantra, pero de manera arbitraria, es decir, solo cuando les beneficia o cuando no quieren mojarse, que viene a ser lo mismo que les beneficie. Y eso, a pesar de que nadie se pueda tragar el cuento de la imparcialidad de la Justicia. Para algunos, el servicio judicial es como el sanitario: si no me gusta este médico, me cambio. Si no te archiva la causa o no es de los tuyos, al juez también te lo pueden cambiar. Pero yo luego tengo que ir a impartir clase de Valores éticos o de Educación para la Ciudadanía y enseñar a la chavalada a que sean buenos ciudadanos, porque la ciudadanía la ejercemos todos los demás. Ellos no. Somos los demás quienes tenemos que cumplir con el pacto social; respetar las leyes; ejercer la responsabilidad y conciencia cívica; madrugar, doblar el lomo y ser buenos profesionales y, por supuesto, cumplir con nuestras obligaciones con Hacienda, en tiempo y forma. 

Señorías de gobiernos, altos cargos de la Administración del Estado y satélites del poder, si ustedes siguen empeñados en taparse las vergüenzas y protegerse los unos a los otros, tal vez, y lamentablemente solo tal vez, algún día se queden solos de verdad. Quiero decir, sin ninguna retroalimentación: sin militantes que aguanten su esperpento, sin alcachofas de medios por los que soltar sus cantos de sirena y sin votos en las urnas con los que seguir legitimando su estafa. Ay, si de verdad les dijésemos “no con mi beneplácito. Si van a seguir trabajando solo para apuntalar su sistema de privilegios, no cuenten con nosotros”. ¿No les parece un buen propósito para Año Nuevo?

Si no tuviste la oportunidad de leer otros artículos de Lucía Torres en este su blog 'El soniquete' o quieres vover a leerlos:

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Imagen de Lucía Torres
Lucía Torres es Licenciada en Periodismo y en Teoría de la Literatura y Literatura Comparada. Le gustan las Artes Escénicas y la Literatura desde que tiene conciencia (si es que eso existe, tal y como creemos conocerla), inquietudes que la han mantenido relacionada con estos ámbitos en su vida personal y profesional desde diversas facetas.
Ha trabajado como camarera, correctora editorial, cuidadora de discapacitados y periodista. Actualmente es profesora de Lengua Castellana y Literatura en ESO y Bachillerato.