Deposita la basura a su hora
El órgano colegiado 'rechaza la forma de actuar' de Candel

El Colegio de Médicos sanciona a Spiriman con 30 días sin ejercer la Medicina por ofender gravemente a compañeros

Ciudadanía - IndeGranada - Miércoles, 21 de Marzo de 2018
El Colegio de Médicos de Granada ha sancionado a Jesús Candel, conocido como Spiriman, con 30 días sin ejercer la Medicina por ofender gravemente a sus compañeros de urgencias del Hospital Virgen de las Nieves.
Candel, en una de sus apariciones públicas.
P.V.M.
Candel, en una de sus apariciones públicas.

La resolución, a la que ha tenido acceso El Independiente de Granada, acuerda imponer a Candel, "la sanción de treinta días de suspensión del ejercicio profesional como autor de una falta grave tipificada en el artículo 76.2 a) de los Estatutos del Colegio de Médicos de Granada".

Este es el artículo que se le aplica:

No obstante, contra la resolución, Candel puede recurrir ante el Consejo Andaluz del Colegio de Médicos de Andalucía, en el plazo de un mes. De ser firme, Spriman no podrá ejercer la Medicina durante 30 días, periodo en el que se le retirará la colegiación, que es obligatoria para los médicos.

Es la primera sanción que el Colegio de Médicos aplica a Spiriman, pese a las numerosas denuncias cursadas por compañeros. El Colegio ha sido permisivo con el médico de urgencias, que actualmente trabaja en el Hospital del Campus. De hecho, Candel apoyó al equipo directivo, del que llegó a ser vicepresidente -cargo que ya no ocupa-, Fidel Fernández, uno de lo médicos que más respaldan a Spririman que, además, forma parte como vocal de la Asociación Justicia por la Sanidad. Precisamente, la Junta Directiva trató sin éxito de modificar los estautos en lo referente a las faltas discipñinarias para beneficiar a Spiriman.

Así, la sanción considera atenuante que Candel no cuenta con expediente disciplinario abierto antes de que liderara las protestas contra la fusión hospitalaria. Aunque el Colegio reconoce que a partir de su irrupción en las redes sociales "se han sucedido quejas y denuncias en el Colegio".

La resolución alude a que "la defensa de la sanidad pública y del paciente" es el fin que Candel "expone en diferentes declaraciones". Pero deja claro que el Código Deontológico "establece otros procedimientos internos para poder mejorar la sanidad, sin necesidad de proferir insultos en las redes sociales a otros colegiados".

"La Junta Directiva ha tenido en cuenta este fin que persigue Jesús Candel pero discrepamos y rechazamos su forma de actuar", señala la resolución.

El primer video denunciado por los médicos de urgencias muestra a Spiriman "en un estado de excitación, con momentos de labilidad emocional tendentes al llanto, que expresan la situación de extrema presión que estaba pasando en aquellos momentos, lo cual pudiera contribuir a un incumplimiento de sus obligaciones con sus colegas".

Continúa la resolución: "No obstante, esto que pudiera ser un atenuante no es resuelto posteriormente en los siguientes videos, sino que de forma más pausada, persiste en su actitud, por lo que entendemos que esta conducta  reiterada y exenta de arrepentimiento constituye un agravante".

La resolución indica, además, que "la Junta Directiva del Colegio de Médicos considera que el objetivo de la sanción debe ser la modificación de una conducta reprobable que constituya una infracción de nuestro Código Deontológico" para añadir: "Sin embargo, entendemos que la sanción que lleva aparejada la falta grave de suspensión del ejercicio profesional es suficientemente penosa para cualquier médico". Recuerda el Colegio que de persistir la "reiteración" puede enfrentarse a falta "muy grave", que conlleva la expulsión entre uno y dos años.

También te puede interesar: