Campaña Toca Granada esta Primavera. Patronato de Turismo
El conductor resultó herido porque, a pesar del airbag, golpeó con la cabeza el cristal y lo rompió

Detenido tras una espectacular persecución policial en la que el fugado llegó a circular por la acera y a 120 kilómetros hora

Ciudadanía - IndeGranada - Viernes, 1 de Enero de 2021
Había participado en un robo junto a otros dos hombres que fueron detenidos por la Guardia Civil.
Estado en el que quedó el vehículo en su intento de zafarse de la Policía Local.
Policía Local Granada
Estado en el que quedó el vehículo en su intento de zafarse de la Policía Local.

Un hombre de 48 años ha sido detenido tras una espectacular persecución policial en la que, en su intento de zafarse de las patrullas de la Policía Local de Granada circuló a 120 kilómetros hora por la ciudad, llegó a hacerlo en una zona acerada de Gran Vía e incluso embistió contra agentes que trataban de cortarle el paso. 

Ocurrió en la noche del miércoles al jueves, sobre las dos de la madrugada. La Guardia Civil solicitó la colaboración de la Policía Local de Granada para interceptar un vehículo Citroën Zx que estaba implicado en un robo y que en la huida había embestido a una patrulla del cuerpo armado. El vehículo se dirigía hacia Granada.

Los guardias civiles lograron dar alcance al turismo en la autovía A-44, en el tramo comprendido entre las salidas hacia calle Neptuno y calle Méndez Núñez, procediendo a la detención de los dos ocupantes del vehículo.

Se recibió entonces un nuevo comunicado de la Guardia Civil informando de que, además del Citroën, un segundo vehículo se encontraba implicado en el presunto robo, un Ford Scort de color azul.

 

Interior del vehículo tras su temeraria fuga. policía local granada

Una patrulla de Policía Local lo localizó en la retención generada al mantenerse cortada la autovía por la actuación de la Guardia Civil, y al percatarse su conductor de la presencia policial, inicia la huida marcha atrás y girando de modo que se dirige en sentido contrario hacia la salida de Neptuno.

Una patrulla intentó darle el alto, haciendo el conductor caso omiso a las señales de los agentes, empezando en ese momento una persecución para lograr la detención.

Según explica la Policía Local, el conductor del vehículo huido realizó numerosas maniobras temerarias por calle Recogidas, Reyes Católicos, incluso llegando a circular por la zona acerada de Gran Vía, lo que provocó que un peatón tuviera que saltar a un lado para evitar ser atropellado. El vehículo prosiguió su marcha hacia la barriada de la Paz a velocidad superior a los 120 kilómetros hora. 

La unidad que lo seguía comunicaba en cada momento al resto de patrullas por radio por donde circulaban mientras el fugado golpeaba en varias ocasiones al vehículo policial intentando sacarlo de la vía.

En la confluencia de las calles Puerto Lumbreras y Pedro de Moya, otra dotación policial atravesó el vehículo para cortar la trayectoria del Ford Scort, cuyo conductor al verse sin salida, aceleró el vehículo y "con total desprecio para la integridad física de los agentes, embistió al furgón policial causando daños en ambos vehículos, quedando el fugado inhabilitado para continuar la marcha".

Uno de los vehículos policiales dañados durante la persecución. policía local

El conductor emprendió entonces la carrera a pie, pero dos agentes logran detenerlo a los pocos metros del lugar de la colisión. Se trata de un hombre de 48 años que al sufrir lesiones a causa del impacto -se activó el airbag pero golpeó con la cabeza en la luna del turismo, rompiéndola-, es trasladado en un primer momento a centro sanitario y posteriormente a calabozos del Puesto de la Guardia Civil de Armilla. Se le atribuyen presuntos delitos e conducción temeraria, atentado a agente de la autoridad y robo en vivienda. 

En el interior del vehículo se localizaron varias herramientas de albañilería, así como un grupo electrógeno y placas de matrícula, al parecer procedentes de un robo en una vivienda que se había producido esa misma noche en la localidad de Dúrcal.

Herramientas encontradas en el coche y que habían sido presuntamente robadas en Dúrcal. policía local granada