Seamos ejemplares
ARTÍCULO DE OPINIÓN POR LOLA HIDALGO

'No me llaman'

Ciudadanía - Lola Hidalgo - Jueves, 8 de Octubre de 2020
Lola Hidalgo firma este artículo en el que narra la desesperación que sufren los pacientes al no poder contactar con Atención Primaria, desde su experiencia como trabajadora del Hospital Universitario Clínico San Cecilio. Imprescindible.
Centro de Salud del Zaidín.
P.V.M.
Centro de Salud del Zaidín.

Llevo trabajando en los hospitales de Granada desde el 1981 y siempre ha habido sus más y sus menos en cuanto a la accesibilidad del paciente a una atención médica y enfermera de calidad, pero lo vivido desde el 16 de marzo (el primer lunes de esta nueva realidad) a día de hoy da para un libro de anécdotas y casi siempre tristes, muy vívidas.

En la primera fase todo era agradecimiento y amabilidad, ahora siento al otro lado del teléfono, angustia, enfado, desesperación. No hay forma de que consigan hablar con su equipo de Atención Primaria y ya a estas alturas todas sabemos que no es porque estén de brazos caídos, si no porque no dan abasto, han pasado a ser profesionales multiuso

Lo cierto es que esta realidad la podría dividir en dos percepciones muy distintas: En el Estado de Alarma y desde que entramos en el final de la Desescalada hasta hoy. El día a día en una recepción de pacientes a consulta del especialista es muy variopinta y sueles ser la gestora de múltiples casos y problemas: “Señora que me renueven las recetas” “Me he levantado con fiebre” “Tengo dolores muy Fuertes” “Se me ha pasado la cita”, etc, etc.

En la primera fase todo era agradecimiento y amabilidad, ahora siento al otro lado del teléfono, angustia, enfado, desesperación. No hay forma de que consigan hablar con su equipo de Atención Primaria y ya a estas alturas todas sabemos que no es porque estén de brazos caídos, si no por qué no dan abasto, han pasado a ser profesionales multiuso. Y la gente llama a cualquier teléfono que tenga a mano del “seguro” y al ser el mío un servicio de pacientes con enfermedades muy largas y penosas, pues llaman a su especialista de siempre y ya de camino le cuentan que están muy mal del azúcar, que su hipertensión está descompasada y que nuestro enfermero le tome la tensión.

No sé qué ocurrirá de ahora en adelante, y si iremos a una tercera etapa que hoy por hoy desconozco cómo se irá definiendo, lo que si sé es que como siempre los profesionales de todas las categorías, tanto en hospitales como en primaria nos dejaremos el alma en el trabajo, tengamos aplausos o bufidos

Así un día y otro en donde personas muy perdidas, nerviosas, en las que la edad no es determinante para que vengan muy ansiosas, a lo sumo si veo mucho más tendentes a la impaciencia y al enfado a la gente joven, no entienden que siendo positivos o contactos estrechos nadie le llame para hacerse una PCR y que sólo les digan que se confine a pesar de tener síntomas.

No sé qué ocurrirá de ahora en adelante, y si iremos a una tercera etapa que hoy por hoy desconozco cómo se irá definiendo, lo que si sé es que como siempre los profesionales de todas las categorías, tanto en hospitales como en primaria nos dejaremos el alma en el trabajo, tengamos aplausos o bufidos, a la espera de que la Junta de Andalucía cumpla con el reforzamiento de la Atención Primaria  y la contratación de rastreadores especializados en Salud Pública (no todo el mundo vale para hacer las preguntas adecuadas) y que por fin en los hospitales podamos dedicarnos a dar cobertura especializada a enfermedades muy trágicas que no permiten dispersión ni demora y no escuchemos más eso de que “No me llaman”.

Lola Hidalgo es administrativa del Hospital Clinico San Cecilio.