Seamos ejemplares
Más de 15.000 plantas intervenidas

La operación antidroga de Atarfe se salda con la mayor aprehensión de marihuana de los últimos años

Ciudadanía - IndeGranada - Viernes, 12 de Junio de 2020
La Guardia Civil, que fue recibida a tiros por los delincuentes, aún no ha podido detenerlos.
Las plantas de marihuana, trituradas por los agentes.
guardia civil
Las plantas de marihuana, trituradas por los agentes.

La Guardia Civil, en el marco de la operación Green Planet, se ha incautado de 15.250 plantas de cannabis sativa en la localidad de Atarfe, la mayor aprehensión de marihuana de los últimos años en la provincia de Granada, y más o menos lo que suele intervenir en todo un mes, en una intervención en la que los agentes fueron recibidos a tiros y en la que todavía no hay detenidos. 

Durante la noche del pasado día 8 de junio los agentes de la Guardia Civil de Maracena estaban investigado la posible existencia de una plantación de cannabis sativa en las afueras de la localidad de Atarfe cuando fueron detectados por los individuos que vigilaban la plantación. Estos creyeron que los agentes eran ladrones que iban a por sus plantas y comenzaron a dispararles. Los agentes intentaron identificarse pero, o no los escucharon o no quisieron escucharlos porque los disparos arreciaron, relata la Guardia Ciivl. 

La Guardia Civil ha recuperado dos de los cartuchos de postas que fueron disparados contra los agentes de Maracena y están siendo analizados en el laboratorio de criminalística de la Comandancia de Granada.

Tras el tiroteo, donde afortunadamente ningún agente resultó herido, la Guardia Civil desplegó un amplio dispositivo en torno al barrio de El Barranco de Atarfe en el que se desplegaron agentes de las unidades de Seguridad Ciudadana de la Compañía de Armilla, además de patrullas de la Guardia Civil de Atarfe y de Maracena.

Una de las plantaciones, con un depósito de agua para el riego por goteo. g.c.

Los agentes cortan las plantas de marihuana. g.c.

Al amanecer del día 9 de junio la Guardia Civil comprobó que existían 14 parcelas de terreno ocupadas ilegalmente en las que crecían 10.750 plantas de cannabis sativa de distinto tamaño. Todas las parcelas estaban valladas y ocultas a la vista con tela de rafia; y en cada parcela había un dispositivo de riego por goteo.

La Guardia Civil también descubrió 6 viviendas en este conocido barrio de Atarfe en las que se estaban cultivando 4.500 plantas cannabis de manera intensiva con enganches ilegales a la red eléctrica. Los enganches ilegales fueron desmantelados por técnicos de Endesa.

La operación sigue abierta y la Guardia Civil está tratando de localizar a los propietarios de estas plantaciones y, sobre todo, a las personas que dispararon contra los agentes investigadores.