Medidas adoptadas por la Diputación de Granada ante la pandemia del Covid-19
Fue asesinado por los golpistas en la tapia del cementerio

El gobierno local restituye a un lugar de privilegio a Fernández-Montesinos, último alcalde de la II República

Cultura - Redacción El Independiente de Granada - Lunes, 18 de Julio de 2016
Su retrato, relegado durante años en otros pasillos de las dependencias municipales, abre ahora la galería de alcaldes junto al resto de regidores de la etapa democrática.
La imagen de Fernández-Montesinos abre ahora la galería de alcaldes democráticos.
IndeGranada
La imagen de Fernández-Montesinos abre ahora la galería de alcaldes democráticos.

La galería de retratos de los alcaldes democráticos de Granada está desde este verano encabezada por el de Manuel Fernández-Montesinos. La figura del que fue último alcalde de la II República, asesinado en 1936 por los golpistas en la tapia del cementerio, había permanecido inexplicablemente oculta en las dependencias de la Alcaldía. 

Ha sido el gobierno socialista que preside Francisco Cuenca el que ha decidido restituirlo a un lugar de privilegio, encabezando la etapa democrática. 

Como explica a El Independiente de Granada Cuenca, el retrato se encontraba al fondo de las dependencias de la Alcaldía, junto a los despachos, sin que nadie haya podido explicar la razón. Destaca Cuenca que su lugar legítimo es junto a los alcaldes democráticos, como así se ha hecho.

Cuenca accede a las dependencias de Alcaldía, donde cuelga ya el retrato del último alcalde de la II República. indegranada

Desde este verano, quien accede a la Alcaldía de Granada se encuentra en primer lugar con la imagen de Manuel Fernández-Montesinos, en un impactante retrato en el que aparece con un traje claro y con un cigarro entre sus dedos. De fondo, el edificio del Ayuntamiento. Junto a su retrato el de Antonio Camacho; tras él los de Antonio Jara; Jesús Quero; Gabriel Díaz Berbel y José Moratalla. 

Ahora, en el lugar donde antes colgaba la imagen de Manuel Fernández-Montesinos se encuentra el retrato de Antonio Gallego Burín. 

Un alcalde socialista

Manuel  Fernández-Montesinos Lustau, el último alcalde de Granada de la II Segunda República, nació en 1901 y murió asesinado por los fascistas en la tapia del cementerio de Granada en la madrugada del 16 de agosto de 1936.

Hijo de un alto cargo de la Banca Rodríguez Acosta en Granada, estudio Medicina en la Universidad de Granada, con sobresaliente y premio extraordinario. En 1930 se casó con Concepción (Concha), hermana de Federico García Lorca, con la que tuvo tres hijos, Vicenta, Manuel y Concha. Su hijo Manuel, como patriarca de la familia, fue albacea y heredero universal de Federico García Lorca y presidente de la Fundación creada en memoria del poeta, falleció en 2013 a los 80 años de edad.

Al ser parte de la intelectualidad granadina, acudía acompañado de su hermano José a la tertulia el Rinconcillo en el café Alameda de Granada, en donde participaban de forma habitual, los intelectuales granadinos de esa época donde daban a conocer sus obras e ideas políticas.

Ingresó en la Agrupación Socialista de Granada a principios de 1931. Fue elegido concejal del ayuntamiento de Granada en las elecciones municipales del 12 de abril de 1931, siendo teniente de alcalde en 1932. Desde diciembre de 1934 y hasta julio de 1935 desempeñó varias veces el cargo de alcalde del Ayuntamiento de Granada . Fue suspendido de su cargo de concejal por el Gobernador civil de la provincia en octubre de 1934. Por su participación en la revolución estuvo encarcelado en la prisión provincial de Granada. 

Tras el triunfo del Frente Popular, en febrero de 1936, volvió como concejal del ayuntamiento y fue vicepresidente de la Diputación Provincial. El 1 de julio de 1936 fue elegido alcalde de Granada.

Fue junto a Luis Fajardo Fernández  y Carlos Morenillas autor en 1932 de la ponencia “La conveniencia de formar parte de la Mancomunidad Andaluza” solicitada por el Ayuntamiento de Granada para ir a la Asamblea de Córdoba de 1933 sobre el Estatuto de Andalucía.

Su mujer, Concha, falleció en accidente de automóvil ocurrido en la carretera de Pinos Puente en 1962, cuando regresaba de Fuente Vaqueros. Las autoridades militares y civiles no querían que su entierro se convirtiera en una manifestación que recordara a su hermano Federico. De hecho, la prensa local lo ocultó y llegó a informar solo en clave de suceso: “…ayer murió una mujer…”.

Su último acto como alcalde de Granada fue acompañar los restos del Duque de San Pedro de Galatino, desde la llegada de su féretro a la estación de Andaluces, hasta la catedral, el 17 de julio de 1936, un día antes de la sublevación militar.

El lunes 20 de julio, a las siete menos cuarto de la tarde, cuando estaba reunido con los concejales y miembros de su partido en el salón del Ayuntamiento, entró el teniente coronel Miguel del Campo con una pistola en la mano y acompañado de varios soldados, proclamó su destitución en nombre de los golpistas.

El militar declaró disuelto el Ayuntamiento en nombre de los golpistas. Él mismo pasó a ser alcalde de Granada hasta 1938, hasta que fue sustituido por Antonio Gallego Burín, el 3 de junio de 1938.

Manuel Fernández Montesinos fue el último alcalde constitucional republicano de Granada. Murió en la madrugada del día 16 de agosto de 1936 asesinado en las tapias del cementerio a los 35 años.