Granada en Europa. Mejoras en bibliotecas del Salón y las Palomas y Centro Servicios Sociales Zaidín.

Convocan una concentración este jueves en Monachil contra el nuevo remonte en Sierra Nevada, que se debatirá de nuevo en el Ayuntamiento

E+I+D+i - IndeGranada - Martes, 6 de Junio de 2023
Cartel de la convocatoria de protesta.
Cartel de la convocatoria de protesta.

El Ayuntamiento de Monachil ha convocado un pleno extraordinario para el próximo jueves 8 de junio a las 9:30 horas "con la intención de aprobar la construcción de un nuevo remonte y una nueva línea de producción de nieve artificial en una zona protegida de la estación de esquí de Sierra Nevada", según indica el colectivo 'La nieve no es de nadie', que ha convocado una concentración frente al Consistorio en oposición al proyecto, que también rechazan otras organizaciones como Ecologistas en Acción.

Según explica el colectivo en un comunicado, después de los intentos fallidos del 13 de abril y el 9 de mayo, y pasada apenas una semana desde la celebración de las elecciones municipales, "el alcalde en funciones no ha querido esperar a que se constituya el nuevo gobierno local para volver a tratar este asunto, haciendo así oídos sordos al intenso debate público, a la creciente oposición vecinal y a las casi 25.000 firmas en contra que ha generado en las últimas semanas el anuncio de este proyecto de ampliación de la estación de esquí, todo ello en menoscabo de los principios de prudencia y precaución administrativas que deben regir la acción de un gobierno en funciones".

La postura del colectivo

En respuesta a este anuncio, el colectivo ‘La nieve no es de naide’ ha hecho públicas las siguientes consideraciones:

"Primero, que, en contra de lo que concluyen los informes técnicos del expediente que quiere aprobarse, el proyecto de construcción del nuevo telesquí y de la línea de producción de nieve artificial asociada no ha acreditado ni la utilidad pública de su objeto, ni la oportunidad o necesidad de su implantación en la ubicación concreta propuesta, ni la justificación de su incidencia territorial y ambiental, como tampoco la eficacia y suficiencia de las medidas de corrección de sus impactos territoriales y ambientales, requisitos todos ellos de obligado cumplimiento para que se pueda aprobar una actuación de interés público en suelo no urbanizable como esta, según se establece en el artículo 42.5.C de la Ley 7/2002, de 17 de diciembre, de Ordenación Urbanística de Andalucía".

En lo que respecta a la utilidad pública o interés social de la actuación, el colectivo indica que "la instalación que se pretende construir será para uso exclusivo y/o preferente de deportistas federados y profesionales, lo que resulta automáticamente incompatible con un uso y servicio genuinamente públicos de la instalación".

En lo que respecta a la oportunidad o necesidad de su implantación en la ubicación concreta propuesta, "el uso previsto para esta instalación sería perfectamente acomodable en una o varias de las múltiples pistas deportivas e instalaciones de transporte por cable que ya existen en la estación de esquí de Sierra Nevada", considera el colectivo 'La nieve no es de nadie'.

Y en cuanto a la incidencia territorial y ambiental del proyecto y las medidas de corrección de esos impactos, "los informes técnicos del Parque Natural y Nacional de Sierra Nevada y del Servicio de Gestión del Medio Natural de la Consejería de Desarrollo Sostenible incluidos en el expediente no dejan lugar a dudas en cuanto al  carácter «severo» e «irreversible» de las afecciones que tendrá el proyecto en una zona protegida por la Red Natura 2000, que incluye varios Hábitats de Interés Comunitario y acoge un buen número de endemismos y especies protegidas, como tampoco en cuanto a la patente ineficacia y la probada insuficiencia de las medidas correctoras y compensatorias previstas".

Consumos "insostenibles"

"Segundo, que los impactos de la explotación comercial de la estación de esquí de Sierra Nevada en términos de consumo de agua, energía o suelo son cada vez más insostenibles. Para poder competir con el resto de estaciones esquí, Cetursa Sierra Nevada está embarcada en un proceso de ampliación permanente de su oferta de instalaciones y servicios. En este sentido, el proyecto que pretende aprobarse ahora (un telesquí de 1’6 kilómetros de longitud desdoblado en dos tramos independientes con sus correspondientes estaciones de embarque y desembarque y un total de 19 torres intermedias, junto con un sistema de producción de nieve que exigirá cientos de metros de zanjas para tuberías de agua, aire comprimido y cables de suministro eléctrico y fibra óptica con que abastecer 12 nuevos cañones de nieve artificial) forma parte de un plan de inversiones mucho más vasto, el Plan Estratégico Sierra Nevada 2020-2030, que contempla destinar más de 200 millones de euros a la ampliación intensiva (más pistas, más remontes, más cañones, más máquinas pisapistas, más hoteles y apartamentos, más aparcamientos subterráneos) de la estación", explica el colectivo.

Y continúa: "Este plan de inversiones exige entre otras cosas ampliar el suministro de agua para la producción de nieve artificial, por lo que Cetursa tiene solicitada ante la administración competente una modificación de la concesión actual cuya finalidad es más que duplicar el volumen de agua que la empresa puede captar del río Monachil para este uso industrial, y que pasaría de los 350.000 metros cúbicos por temporada que tiene ahora mismo concedidos a los 725.749 metros cúbicos que tiene solicitados".

"A esta concesión legal para usos industriales hay que sumar toda el agua que Cetursa viene captando y trasvasando de manera irregular desde hace décadas desde el río Dílar y desde la propia cuenca alta del río Monachil", añade.

Pérdida de agua de la nieve por evaporación y sublimación

"Tercero, que en contra de lo que afirma Cetursa sin aportar prueba alguna, y según viene advirtiendo la literatura científica al respecto, en el proceso de producción de nieve artificial se producen pérdidas netas de agua por evaporación y sublimación directa que pueden llegar al 30% de la totalidad del agua empleada. Esto quiere decir que cada temporada, y tomando únicamente como referencia los datos de la concesión legal existente, se pierde para siempre un volumen de agua equivalente al consumo anual de unos 1.200 vecinos de Monachil".

"Cuarto, que estos usos industriales en la cabecera de los ríos Dílar y Monachil están en conflicto directo con otros usos del agua, empezando por el abastecimiento para consumo humano en la propia estación de esquí y terminando por los usos agrícolas y recreativos que dependen de estas mismas aguas río abajo".

"Quinto y último, consideramos que la pretensión de aprobar por vía de urgencia un proyecto que adolece de todos estos defectos de forma y contenido y que afecta y compromete en un sentido muy determinado y excluyente las posibilidades de uso y disfrute de los recursos y lugares del municipio de Monachil a corto, medio y largo plazo es una decisión que excede claramente el marco de lo que razonablemente puede considerarse como «administración ordinaria», por lo que resulta perfectamente legítimo dudar de la oportunidad y aun de la legalidad de la celebración de este pleno extraordinario antes de la constitución oficial del nuevo consistorio y, por lo tanto, de la validez administrativa de toda decisión que se tome en estas circunstancias, que será seguramente impugnable ante las instancias que corresponda", termina el colectivo 'La nieve no es de nadie".