Campaña Toca Granada esta Primavera. Patronato de Turismo

Llaman a la acción a los ayuntamientos contra la línea 400 Baza-Caparacena

E+I+D+i - IndeGranada - Martes, 22 de Diciembre de 2020
La plataforma “Di No a las Torres” ha presentado un escrito en los 21 ayuntamientos afectados por la línea 400 kV de Baza a Caparacena, "llamándoles a la acción contra la construcción de la línea porque no aportará los prometidos beneficios a la población e implica una destrucción paisajística y medioambiental de la zona".
Imagen de línea de alta tensión.
“Di No a las Torres”
Imagen de línea de alta tensión.

Como ya han señalado en ocasiones anteriores, el proyecto no contaba con declaración de impacto ambiental vigente cuando la Junta de Andalucía otorgó su autorización ambiental. Esa falta de legalidad de la construcción da una manera a los ayuntamientos para presionar a la Junta para que paralice la construcción de la línea 400 y que exija a REE (Red Electrica de España) un nuevo estudio de impacto ambiental.

"Según REE, la línea 400 es algo muy bueno para Granada porque dicen que mejorará el suministro de electricidad y abrirá la posibilidad de desarrollar proyectos grandes de energía renovable en la provincia. Por tanto, supuestamente generará mucho empleo", señalan en una nota. 

Sin embrago, sostienen que la línea 400 kV de doble circuito, con sus torres de hasta 80 metros y 20 cables tendidos es una de las líneas más potentes y grandes que existen. Para simplemente mejorar el suministro en la zona hubiera sido suficiente una línea mucha más modesta. En general, evitar microcortes y tener buen suministro local no depende tanto de líneas de alta tensión que de la calidad de la infraestructura de distribución local. El objetivo real de la línea 400 no es mejorar el suministro local sino facilitar la evacuación de la energía eléctrica generada por los megaproyectos de energía renovable que se está planteando por la zona, especialmente cerca de las subestaciones en Baza y Caparacena.

Uno de los argumentos que más ha asegurado el apoyo de los políticos para la construcción de la línea 400 y el desarrollo de energía renovable en la provincia de Granada es la promesa de creación de empleo. Supuestamente creará 15.000 empleos en la zona, que es un número enorme que no viene desglosado, y que es difícil de entender. Para dar alguna comparación, la empresa multinacional Endesa solo tiene 10.000 empleados en toda la empresa.

La construcción de la línea y los parques de energía renovable indudablemente creerán empleo en su fase de construcción. No obstante, esa fase sólo dura entre 12 y 18 meses y una parte importante de esas plantillas vendrá de fuera de la zona. Luego, una vez habilitadas las instalaciones, los parques de energía renovable no necesitan apenas personal para su funcionamiento. Por ejemplo, uno de los parques fotovoltaicos más grandes de Europa está en el pueblo de Escatrón en Aragón. Tiene 2.369 hectáreas de placas solares y da empleo a tan solo 18 personas. La energía renovable no crea puestos de trabajo suficientes para compensar los puestos perdidos en la agricultura y el turismo rural.

Si no hay un cambio de rumbo brusco e inmediato para realizar una planificación mejor, el proceso desordenado de expansión de energía renovable en España hará daños irreversibles a la biodiversidad y al paisaje. Veintitrés científicos españoles han dado la alarma sobre las especies protegidas que ven amenazado su hábitat por la proliferación de molinos eólicos, líneas eléctricas y parques enormes de placas solares.

El valor paisajístico aparentemente tampoco juega ningún papel en la evaluación de las líneas eléctricas, ni en la ubicación de los proyectos de energía renovable. Lo debería. Actualmente por ejemplo se está destruyendo un paisaje singular en el mundo que es el Geoparque de Granada. La declaración de Geoparque Mundial por la Unesco ha sido un gran logro que los ayuntamientos afectados ahora tienen que salvaguardar.

La Junta de Andalucía multó a REE (Red Eléctrica de España) en noviembre de este año por iniciar obras a la línea 400 en agosto de 2019 sin contar con la necesaria AAU (Autorización Ambiental Unificada). Según Jorge Jiménez, el delegado de REE en Andalucía, en el periódico Ideal de 17 de diciembre, fue “una decisión complicada”, pero al final empezaron las obras sin contar con la AAU de la Junta de la Andalucía, según el delegado “para no perder la vigencia de la DIA (Declaración de Impacto Ambiental)”. Una argumentación que contraviene directamente la ley de impacto ambiental (21/2013) que dice que sólo se considera un inicio de obras, aquellas obras que tienen todas las autorizaciones necesarias. Iniciar una obra sin la AAU no es un inicio de obras legal y por tanto no puede ser utilizado para argumentar la vigencia de la DIA. Según la ley de impacto ambiental REE tiene que realizar nuevamente el estudio de impacto ambiental.

En la carta a los ayuntamientos la plataforma pide que los alcaldes y concejales no miren a otro lado ante la destrucción del paisaje y del medioambiente de sus municipios. En concreto, solicitan que los ayuntamientos incluyan en su próximo pleno municipal una moción para que la Junta de Andalucía paralice la construcción de la línea 400 hasta que REE haya realizado un estudio de impacto ambiental nuevo tal como prescribe la ley.