Campaña Cetursa Pasión por la montaña en verano
Otros tres megaparques solares están autorizados en Las Gabias

La macroplanta fotovoltaica proyectada junto a la Dehesa de Santa Fe conllevará la expropiación de 231 parcelas de la Vega

E+I+D+i - J. M. M. - Domingo, 25 de Febrero de 2024
Pese a las alegaciones en contra por afectar a un parque periurbano y una Zona de Especial Conservación de la Red Natura 2000, la instalación ha sido autorizada por la Junta y está expuesta en el BOE su petición de declaración de utilidad pública.
La macroplanta, en rojo, entre la Dehesa de Santa Fe y la ZEC de La Malahá (en rosa).
Imagen extraída del proyecto
La macroplanta, en rojo, entre la Dehesa de Santa Fe y la ZEC de La Malahá (en rosa).

La macroplanta fotovoltaica proyectada entre la Dehesa de Santa Fe y la Zona de Especial Conservación (ZEC) de La Malahá, incluida en la Red Natura 2000, conllevará la expropiación de 231 parcelas de la Vega, en los municipios de Santa Fe, Atarfe, Pinos Puente y Vegas del Genil.

Pese a las alegaciones presentadas por varios colectivos por su clara afección medioambiental y por la 'trampa' de trocear el proyecto en tres plantas para eludir la tramitación estatal y poder hacerlo a través de la Junta, la instalación obtuvo la autorización administrativa a final del año pasado y hace unos días el Boletín Oficial del Estado (BOE) publicó el anuncio de la Junta de solicitud para que el proyecto se declare de utiliada pública, por lo que, transcurridos los 30 días preceptivos de exposición pública, conllevará la expropiación de 231 parcelas para acometer las obras de la macroplanta y de su línea de evacuación. 

La macroplanta, denominada Ence I, II y III, de la empresa radicada en Madrid Ence Energía (la antigua Empresa Nacional de Celulosa, privatizada en 2001), ocupará 155 hectáreas (unos 2015 campos de fútbol juntos) con sus más de 200.000 paneles fotovoltaicos y 133 megavatios de potencia pico. 

Se ubicará en una zona fundamentalmente de olivos, en torno al cortijo El Ánima, una finca con almazara donde se organizaban celebraciones. Tendrán, al oeste, pegado, el parque periurbano Dehesa de Santa Fe. Y al este el megaparque solar limita con un área protegida, la Zona de Especial Conservación (ZEC) La Malahá, incluida en la Red Natura 2000 por donde discurre el arroyo Salado y junto a él también pasa la carretera A-385, que comunica Santa Fe con La Malahá. 

Casi 15 km de tendido eléctrico

En la publicación del BOE figuran hasta 231 parcelas afectadas por las expropiaciones para construir una de las tres plantas, Ence I, y la línea de evacuación, que discurrirá por 14,7 klilómetros para llevar la energía eléctrica hasta la subestación Atarfe 220 kV, propiedad de Red Eléctrica. La línea tendrá 4,77 kilómetros aéreos, con torretas eléctricas, y 9,93 kilómetros soterrados. 

Los terrenos a expropiar afectan prinicipalmente a Santa Fe (133 parcelas), y le siguen Atarfe (66 parcelas), Pinos Puente (26) y Vegas del Genil (2 parcelas). En ellas abundan los cultivos de olivar, tanto de secano como de regadío, numerosos terrenos de labor agrícola de regadío y secano, árboles de ribera, zonas de pastos y otras parcelas urbanas e industriales. 

En concreto, la mayoría de parcelas son para construir la línea de evacuación eléctrica, con 69 parcelas de tierras de labor agrícola de regadío, las más abundantes, y otras 9 de secano; 10 parcelas de olivar de regadío y 32 de secano: 26 parcelas de árboles de ribera, 9 de pastos y hasta una de pinar maderable. 

Alegaciones

El proyecto de macroplanta salió a información pública en mayo de 2022 y tres colectivos presentaron alegaciones: Ecologistas en Acción, la Asociación 'Somos Vega. Somos Tierra' y a la Agrupación de Voluntariado Ambiental de Santa Fe, AUCA. 

En primer lugar, alegaron contra la 'trampa' que usan muchas promotoras de grandes instalaciones fotovoltaicas, que trocean sus proyectos para eludir la evaluación ambiental estatal, Si las plantas tienen 50 o más megavatios de potencia deben tramitarse a través del Ministerio de Transición Ecológica, y si tienen menos, corren a cargo de la Junta de Andalucía. La macroplanta de Ence suma 133 Mw, pero está dividida en dos de 49,9 Mw y una de 33 Mw, que se presentaron por separado. 

En la resolución que autoriza la macroplanta, la Delegación Territorial de Economía, Hacienda, Fondos Europeos y de Industria, Energía y Minas de la Junta en Granada afirma que "no está prohibido en la legislación y normativa sectorial que no se puedan tramitar autorizaciones de plantas de generación de forma independiente que luego compartan infraestructuras de evacuación, ya que lo que define la planta de generación son los sistemas de medida, de manera que si la medida de la energía a evacuar se realiza de forma independiente, esto constituye una unidad de producción independiente, siendo esta tesis avalada por el propio Ministerio de Transición Ecológica y el Retro Demográfico".

La Delegación de la Junta añade que, "aunque las tres plantas fotovoltaicas ENCE I, ENCE II y ENCE III han sido tramitadas en este órgano sustantivo de forma separada, ya que la legislación lo permite, han sido evaluadas de forma conjunta por el órgano ambiental". 

Los colectivos presentaron también numerosas alegaciones ambientales al proyecto.  Entre ellas las siguientes: 

  • Su localización afecta negativamente a los ecosistemas del Parque Periurbano de la Dehesa de Santa Fe (RENPA) y de la Zona Especial de Conservación de La Malaha (Red Natura 2000). 
  • Se produce una invasión y ocupación de estos espacios, provocando la fragmentación y alteración de un entorno con alto valor paisajístico y gran intervisibilidad con otras zonas de la Vega y Depresión de Granada. Por otra parte, las líneas de evacuación poseen un trazado que impacta negativamente en la Vega de Granada. 
  • Se afecta a la hidrodinámica del arroyo Salado, generando una rápida incorporación de las aguas pluviales y sedimentos al curso del arroyo con afectación directa a dicho cauce, así como a las poblaciones y zonas aguas abajo. Los tres proyectos ocupan la zona de policía de los arroyos. 
  • No se respeta la Zona de Influencia Forestal, ni la Faja de Seguridad, respecto al espacio forestal de La Dehesa de Santa Fe, según se establece en la ley 5/1999 de 29 de junio de Prevención y Lucha Contra los Incendios Forestales de la Comunidad Andaluza. 
  • Los proyectos se plantean en zonas no urbanizables con vocación agrícola, de hecho la mayor parte del proyecto se ejecutaría sobre olivares, por lo que conllevaría la eliminación total de esa vegetación actual, es decir, se cortarían miles de olivos con lo que eso supondría de liberación de carbono capturado por esos árboles, así como la cantidad de CO2 que dejaría de secuestrarse por la eliminación de esta vegetación, además de la pérdida de la actividad agrícola y puestos de trabajo vinculados a ella. 
  • Se considera muy deficiente la Evaluación de Impacto Ambiental, en lo que respecta a flora y fauna.  Por lo que respecta a la fauna no se han realizado muestreos específicos y en las épocas más favorables para la detección de especies. Tampoco se aporta metodología para el estudio de macroinvertebrados, ni se ha llevado a cabo un estudio de detalle respecto a constatar la posible presencia y afección a las aves esteparias. Estas carencias del EIA se hacen muy evidentes al no recoger la presencia de conejo en la zona de actuación, siendo esta especie relativamente abundante. 

Sin embargo, pese a las numerosas alegaciones presentadas, la macroplanta logró en agosto del año pasado una evaluación ambiental "viable condicionada" y en noviembre se le concedió la Autorización Ambiental Unificada, en un documento que no está disponible en la web de Medio Ambiente de la Junta. Finalmente, en diciembre la Delegación de Economía e Industria publicó la autorización administrativa para la construcción de la macroplanta, y el BOE publicó este pasado 16 de febrero el anuncio de solicitud para declaración de utilidad pública y poder expropiar los terrenos necesarios para construir el megaparque y su línea de evacuación. 

Otras tres plantas cercanas en Las Gabias

Pero la macroplanta de Ence no es la única proyectada en esa zona. Al este de la Zona de Especial Conservación de La Malahá, en el término municipal de Las Gabias, en el entorno del centro de tiro olímpico, se ubicarán otros tres macroparques fotovoltaicos que ya han recibido autorización de la Junta: la planta  Solar Las Gabias I, con 100.000 paneles que se extenderán por 117 hectéreas; Cortijo Blanco, con 72.000 paneles solares que ocuparán unas 75 hectáreas, con autorización administrativa otorgada, y la planta Crisadar Las Gabias, que cuenta con informe medioambiental favorable y que ocupará 82 hectáreas con sus 85.000 paneles fotovoltaicos. 

En la imagen están esbozadas las áreas aproximadas tanto de la macroplanta de Ence (I,II,III), arriba a la izq., como las tres autorizadas en Las Gabias, al otro lado de la A-385 y el arroyo Salado. Por arriba del centro de tiro (Las Gabias Shooting Centre), la de Cortijo Blanco (en rojo). Arriba de la estación de la ITV Las Gabias-Veiasa y junto a la Segunda Circunvalación (E-902), la planta de Crisadar, también señalada en rojo, y en azul la planta Solar Las Gabias I, pegada a la de Cortijo Blanco y que casi 'envuelve' al centro de tiro olímpico. 

Entre las tres autorizadas de Las Gabias, unas 275 hectáreas de paneles solares, con sus correspondientes líneas de evacuación eléctrica, que se suman a las 155 hectáreas de la macroplanta de Ence, con lo que habrá 430 hectáreas de paneles solares -unos 600 campos de fútbol- en un área de apenas unos kilómetros, donde se ubica una Zona de Especial Conservación (ZEC) de aves y el parque periurbano de la Dehesa de Santa Fe.