Plan Recclaje Diputación de Granada.

"A pesar de la evolución positiva del empleo no podemos obviar la pérdida de poder adquisitivo que está sufriendo la ciudadanía", destaca CCOO

E+I+D+i - IndeGranada - Jueves, 26 de Enero de 2023

Según  los datos correspondientes al cuarto trimestre de 2022 de la Encuesta de Población Activa, la tasa del paro en Granada se sitúa en el 19,65% registrando un descenso de 3 puntos con respecto al trimestre anterior. El secretario general de CCOO Granada, Daniel Mesa, ha insistido en que "a pesar de la evolución positiva del empleo no podemos obviar la pérdida de poder adquisitivo que está sufriendo la ciudadanía". 

A CCOO le preocupa que gran parte del paro lo forman personas paradas de larga duración (más de dos años en situación de desempleo) para las que el sindicato exige medidas de formación profesional orientadas a su recualificación y protección.

Por este motivo, ha considerado el líder sindical, urge hacer frente a la diferencia entre precios y salarios con una doble vía de actuación: la primera en la negociación del SMI, que para el sindicato debe situarse entre los 1.082 y los 1.100 euros; y la segunda en las mesas de negociación, "donde vamos a exigir una revisión de los salarios durante las negociaciones de los convenios colectivos en base a los resultados de las empresas, y no solo tomando como referencia los precios". En este sentido, ha concretado Mesa la urgencia de activar algunos convenios pendientes de firma en la provincia como el de la Hostelería, del que dependen 24.000 trabajadores/as, el Convenio de Comercio, del Campo o Industrias Panaderas entre otros.

Según el informe elaborado por el Gabinete Económico de CCOO, “casi la mitad de los productos de la cesta de la compra han crecido más de un 7% en el último año y los precios de los alimentos se han elevado de media por encima del 15%”. Esta situación ha arrastrado a la pobreza a miles de personas trabajadoras en Granada. Y por ello, el secretario general de CCOO Granada ha instado al Gobierno andaluz a adquirir un firme compromiso para reducir esa brecha salarial con medidas dirigidas a paliar los efectos inflacionistas, como un bono de carestía, y ayudas relacionadas con el transporte y la vivienda, entre otras.  “No podemos consentir que la clase trabajadora pague con su salario la elevada inflación mientras las empresas registran beneficios millonarios”, ha terminado Mesa.