Vive Sierra Nevada. Ahora, también esquí nocturno
Diario de Campaña de las Elecciones Andaluzas 19J (V)

19J: Discordia o Memoria

Política - M.A. - Domingo, 29 de Mayo de 2022
Sobre la Ley de Memoria Histórica y Democrática de Andalucía, cuyo cumplimiento es un deber democrático, planea el intento de derogación, una exigencia de la ultraderecha que ya caló en el Gobierno de PP y Ciudadanos y en sus discursos. Lo analizamos en nuestro diario de campaña.
Detalle del Memorial a las víctimas en el Cementerio de Granada, con una fotografía colocada por un familiar en recuerdo y homenaje.
IndeGranada
Detalle del Memorial a las víctimas en el Cementerio de Granada, con una fotografía colocada por un familiar en recuerdo y homenaje.

Tras las elecciones de 2018, cuando Vox prestó su apoyo a Juan Manuel Moreno para que se convirtiera en presidente de la Junta de Andalucía, el partido de ultraderecha selló un acuerdo con el PP que, entre otros pasos atrás, planteaba la derogación de la Ley de Memoria Histórica y Democrática de Andalucía. La norma no se ha llegado a derogar formalmente pero sí en la práctica, porque el PP, para contentar a su socio parlamentario de ultraderecha, ha practicado una política de brazos caídos en la recuperación de la Memoria Democrática, sin cumplir la hoja de ruta fijada por la ley. 

El Gobierno de PP y Ciudadanos, por exigencia de la ultraderecha, ha supuesto un retroceso en la recuperación de la Memoria Democrática

Ha supuesto un retroceso que trunca el anhelo de muchos familiares de víctimas del franquismo, en cuanto a la exhumación e identificación de restos, y desprecia el trabajo de las asociaciones memorialistas contra el olvido. Y sobre todo, aleja la reparación y dignificación tan anhelada.

La Ley de Memoria Histórica y Democrática fue aprobada en 2017 tras un intenso trabajo en el que participaron familiares de víctimas del franquismo y asociaciones memorialistas y ni PP ni Ciudadanos votaron en contra de una norma que, a cambio de hacerse con el gobierno andaluz, sí aceptaron derogar. 

La exigencia de la ultraderecha pasaba por la aprobación de una ley de concordia.

Esa norma, con la consiguiente derogación de la Ley de Memoria, no ha llegado. Pero sí se han dado los primeros pasos para transitar esa senda. 

Un congreso equiparó a Pemán con Alberti

El Gobierno de PP y Ciudadanos ha ido más allá con los gestos. En febrero de este año, mientras aún deshojaba la margarita del adelanto, la Junta organizó unas jornadas en las que equiparó a Rafael Alberti con José María Pemán.

En su intervención en la jornada inaugural de esa cita, Moreno evocó una imagen de 1981 de un encuentro entre Alberti y Pemán para reivindicar que "simbolizó la reconciliación de las dos Españas cuarenta años después de la guerra civil", argumento para respaldar, a su juicio, la necesidad de una Ley de Concordia.

La Coordinadora Andaluza por la Memoria Histórica y Democrática denunció ante el relator de la ONU para la Memoria, el Observatorio Europeo de la Memoria y el Defensor del Pueblo Andaluz este evento organizado "con la única pretensión de pervertir el relato histórico" y "camuflado tras una falsa concordia". La Coordinadora recordó que, mientras que Alberti estuvo exiliado durante 38 años, Pemán fue uno de los ideólogos de la dictadura de Primo de Rivera y la de Franco y fue presidente de la Comisión de Cultura y Enseñanza que depuró a los maestros y maestras. 

Por su parte, la Asamblea Andaluza Memorialista vio en estas jornadas "un nuevo paso en el intento revisionista" de la Memoria Histórica por parte del Gobierno de PP y Cs. La Asamblea advirtió de "la imposible equiparación entre fascismo y democracia", en alusión a Pemán y Alberti. En la imagen, Juan Manuel Moreno con Patricia del Pozo, consejera de Cultura y Patrimonio Histórico y en las elecciones del 19J, cabeza de lista del PP por Sevilla, y Santiago Muñoz Machado, director de la RAE, en ese congreso.

Pocas semanas después de llegar a San Telmo, con los votos de Vox, en un primer gesto hacia su socio parlamentario, el Gobierno de Moreno anunció la creación de un Comisionado para la Concordia. Con este puesto hacía desaparecer el Comisionado para la Memoria. 

Ha habido también un intento de aprobar esa Ley de Concordia. La ultraderecha presentó en diciembre del pasado año, una proposición de Ley de Concordia. Los votos en contra de todos los grupos de izquierda y la abstención de PP y Ciudadanos hizo que no prosperara. Pero el PP, al que no le convenía en ese momento que se evidenciara que la ultraderecha le marcaba el paso, ya dejó claro que es partidario de la derogación de la Ley de Memoria Democrática de Andalucía, que considera una ley "de parte". Fueron palabras del propio Juan Manuel Moreno ante el pleno del Parlamento. Las leyes de Memoria, a su juicio, dan una única visión de lo sucedido. 

En políticas de Memoria, la nada

El Gobierno de PP y Ciudadanos respaldado por Vox no ha cumplido el plan de trabajo que dejó marcado la norma.

Buen ejemplo del desinterés ha sido la aprobación, a tres días de finalizar 2021, del plan de trabajo anual para ese ejercicio

Buen ejemplo del desinterés que la recuperación de la Memoria -una política que encomendó a la Consejería de Cultura y Patrimonio Histórico- ha tenido en estos tres largos años fue la aprobación, a tres días de finalizar el año 2021, del plan anual de Memoria Democrática. Toda una declaración de intenciones ante la que sobran palabras. 

Solo en el tiempo de descuento de la legislatura ha participado en algunas intervenciones, todas financiadas con dinero procedente del Estado. Como la segunda fase de exhumaciones en las fosas del Barranco de Víznar. A la Junta le llega dinero del Estado para concluir esta intervención.

Baltasar Garzón encabezó la manifestación que, en noviembre del pasado año, denunció el incumplimiento de la Ley de Memoria Histórica y Democrática de Andalucía por parte del Gobierno de PP y Ciudadanos. Foto: Coordinadora Andaluza por la Memoria Histórica y Democrática

Esta falta de cumplimiento de la ley ha llevado a las asociaciones memorialistas de Andalucía y a familiares de víctimas del franquismo a manifestarse. Una multitudinaria manifestación en la que se exigió al Gobierno de PP y Ciudadanos que cumpliera la ley, porque de eso se trata. PP y Ciudadanos, por exigencia de la ultraderecha, han incumplido la Ley de Memoria Histórica y Democrática de Andalucía. A la cabeza de esa manifestación el exmagistrado de la Audiencia Nacional Baltasar Garzón y representantes de las coordinadoras de Memoria de Andalucía, y en la marcha, organizaciones sindicales y partidos de izquierda.

Y lo que plantea la ley es respaldo a la investigación, difusión de la Memoria Democrática, para que nunca se olvide lo sucedido y para que nunca se repita; una adecuada legislación de archivos; la erradicación de símbolos que aún exaltan en las calles la dictadura de Franco; la adecuada gestión del banco de ADN para la identificación de los restos que sean exhumados; y la recuperación de los cadáveres de los hombres y mujeres que fueron asesinados por los golpistas y arrojados a fosas. 

Si quieres leer los diarios de campaña anteriores, que El Independiente de Granada ofrece a sus lectoras y lectores para analizar, desde diversas perspectivas, las elecciones autonómicas del 19J, puedes acceder a los siguientes enlaces: