El Patronato Provincial de Turismo de Granada, en Fitur 2022
El Ayuntamiento creará una oficina que dependerá de la Dirección General de Urbanismo

Urbanismo inicia la revisión del PGOU de la capital tras 16 años en vigor

Política - M.A. - Martes, 31 de Octubre de 2017
La primera fase de los trabajos, centrada en un diagnóstico para actualizar la situación, se prolongará hasta el verano del próximo año.
La primera fase será de diagnóstico y se prolongará hasta el próximo verano.
M.Rodríguez
La primera fase será de diagnóstico y se prolongará hasta el próximo verano.

Una grave crisis económica que movió los cimientos del sector de la construcción, el tsunami que supuso la operación Nazarí y aspectos más formales como la necesaria adaptación a la normativa urbanística que ha ido aprobándose en Andalucía y España evidencian la necesidad de revisar el Plan General de Ordenación Urbana (PGOU) de Granada, aprobado en 2001 y que necesariamente debe cambiar para dar respuestas a las nuevas necesidades de la ciudad y sus habitantes. 

"Han sido 16 años de vigencia de PGOU y tanto la ciudad como la sociedad han cambiado y se requiere esta revisión", ha explicado en rueda de prensa el concejal responsable de Urbanismo, el socialista Miguel Ángel Fernández Madrid. Hay consenso en torno a la necesidad de actualizar el plan. De hecho, como ha recordado Fernández Madrid, es una reivindicación insistente de grupos como PP y Ciudadanos. 

Por ello el concejal espera ahora la colaboración de todos los grupos municipales en un trabajo que ni siquiera podrá concluirse de aquí a que finalice el mandato. El edil de Urbanismo no oculta que esa responsabilidad que se le pide ahora al gobierno socialista, en minoría con ocho concejales, bien podría haberla afrontado el PP en sus años de gobierno. Los populares llegaron a comenzar esos trabajos, pero lo abandonaron a medias y no finalizaron la revisión.

'Ya no habrá excusas para no estudiarse los expedientes urbanísticos', advierte el edil

Fernández Madrid es consciente, y así lo ha asegurado este martes, que será necesaria "capacidad de diálogo y de llegar a acuerdos" y espera la colaboración de los grupos de la oposición. En este sentido ha recordado que en las comisiones de Urbanismo y en los plenos hay grupos que se abstienen o votan sistemáticamente en contra y ponen como "excusa" que no se ha iniciado la revisión del PGOU. "Ya no habrá excusas para no estudiarse los expedientes", ha apuntado. 

El Ayuntamiento creará una Oficina de la Revisión del PGOU que dependerá de la Dirección General de Urbanismo del Ayuntamiento. Ya se ha activado la contratación, que espera cerrar en los próximos meses, de técnicos para apoyar ese trabajo. No solo un urbanista, se tratará de incorporará a técnicos con perfiles en sostenibilidad y gestión medioambiental. 

Afrontar la revisión del marco urbanístico para la ciudad, ha recordado, no solo es una cuestión técnica, tendrá mucho de política y de participación ciudadana. 

El plan actual no ha sido capaz de frenar la pérdida de población en favor de municipios del Área Metropolitana; la ciudad se enfrenta a grandes bolsas de viviendas vacías y también a zonas deterioradas en barrios como La Chana o la propia Santa Adela. El nuevo PGOU deberá definir cómo afrontar el crecimiento urbano en el futuro, si es viable crecer o si debe apoyarse en la regeneración y la rehabilitación.

Para el gobierno local socialista, que insiste en que serán cuestiones que deberán fijarse en los trabajos, la ciudad necesita un modelo más sostenible que permita "la vuelta al Centro y a los barrios": 



Fernández Madrid ha destacado que estos trabajos serán un alivio para los funcionarios del área, que no pueden constantemente "mirar atrás", con "miedo" a que se produzcan denuncias, y afrontar una tarea que les corresponde por competencias, la de planificar la ciudad. "Lo están deseando", ha precisado.

Según sus cálculos, la primera fase de diagnóstico podrá estar concluida entre junio y septiembre del próximo año. A partir de ahí y, en función de la disponibilidad presupuestaria, la corporación tendrá que decidir si sigue adelante con los trabajos. Como ejemplo de lo costoso que resultan estos trabajos, el concejal ha citado el PGOU malagueño, al que el Consistorio de esa capital ha destinado un millón de euros.