El Patronato Provincial de Turismo de Granada, en Fitur 2022

'Se acerca la Navidad'

Blog - El ojo distraído - Jesús Toral - Viernes, 11 de Diciembre de 2020
P.V.M.

Bueno, pues mi familia y yo ya estamos preparados para la Navidad, ¿o es que este año no se celebra? Es que he oído que tal vez sea mejor celebrar una Navidad doble en 2021 y olvidarnos de las fiestas en esta ocasión, por lo del virus… lo digo porque desde hace unos días no veo los informativos de televisión, en mi casa ahora, con los peques, solo se ve Clan TV (por cierto, estaría fenomenal que si cayera un meteorito o algo así también informaran a través de este canal, porque me temo que si no muchos no nos vamos a enterar). Pues eso, que tal vez me haya perdido el último decreto que confirme que no hay Navidad este año; de todas formas, yo ya he comprado los adornos y como no sabía si los colocarían en las calles, he decidido no escatimar en gastos y tengo todo el salón lleno de bombillas y espumillones. En fin, que si hay que quitarlas, se quita, que no quiero yo empeorar la pandemia.

Al día siguiente, una vecina me explicó que a ella le habían parado en el mismo punto y expuso la misma razón que yo, aunque en su caso, el agente estuvo a punto de multarla porque le aseguró que debía ir a comprar a la localidad colindante

Lo que sí es más complicado es planificar. Mi hijo está haciendo cábalas de lo que quiere para Reyes y yo no hago más poner en duda sus decisiones para que tarde más en decidir porque no sé si podré comprarle lo que desea o se habrá terminado cuando pueda desplazarme a la juguetería, que sí, que ya sé que se puede ir aunque sea fuera de tu municipio, ¿o no?, pero no me queda claro si tengo que ir al pueblo de al lado o me puedo desplazar a la capital cuando en el mío no tengo lo que necesito. El hecho es que hace unos días fui a comprar comida a Granada y en la salida del supermercado me paró la Policía Local que, muy amablemente, me preguntó el motivo de mi visita y, ante mi respuesta, solo me pidió el tique de compra y me dejó marchar sin problemas; no obstante, al día siguiente, una vecina me explicó que a ella le habían parado en el mismo punto y expuso la misma razón que yo, aunque en su caso, el agente estuvo a punto de multarla porque le aseguró que debía ir a comprar a la localidad colindante.

Así que, ante la duda tendría que llamar a la Guardia Civil para consultar si puedo o no ir a Granada a comprar juguetes, pero ni siquiera así estaría seguro, porque un amigo llamó a diferentes cuerpos para preguntar sobre una misma duda, semejante a la mía, y le respondieron cosas distintas, así que… por si acaso, prefiero esperar al 12 de diciembre, cuando parece que abrirán el encierro perimetral si no lo alargan más en Andalucía, donde la incertidumbre es mayor que en otras autonomías no se sabe muy bien por qué.

Por eso, creímos que si había una segunda ola, la situación mejoraría; pues no, llegó noviembre y solo vimos inaugurar un hospital absurdo en Madrid, sin apenas material y con profesionales sanitarios voluntarios, mientras las cifras de muertes en el país seguían creciendo

Hay que entender que esto del virus nos ha cogido a todos por sorpresa y sin conocimientos previos y que es lógico que vayamos 'aprendiendo sobre la marcha. En marzo nos pilló el toro y se suponía que nos había servido para aprender la lección; aquello fue un caos de falta de personal, centros, material… Por eso, creímos que si había una segunda ola, la situación mejoraría; pues no, llegó noviembre y solo vimos inaugurar un hospital absurdo en Madrid, sin apenas material y con profesionales sanitarios voluntarios, mientras las cifras de muertes en el país seguían creciendo,  pero, ¿quién no tropieza dos veces en la misma piedra?...

A mí lo que me agobia más es saber si voy a poder viajar a Euskadi para ver a mi familia. Ya he hecho y deshecho tres veces las maletas… vale, sé que falta todavía tiempo, pero es que cuando tienes dos niños pequeños necesitas planificar con bastante antelación… Parece que en el País Vasco van a permitir que entremos si es para reunirnos con la familia, como es mi caso, y como no sé si me pararán, llevo fotografías de mis hermanos, cuñadas y sobrinos en la última comida familiar que hicimos el año pasado. Aparecemos en las imágenes algo perjudicados después de beber más de la cuenta aquel día, pero lo importante es que se puede contemplar detrás nuestra el letrero con el nombre del pueblo vasco y algunos sobrinos están vestidos con el traje típico… tal vez no sirva, pero… ya si eso… me estoy aprendiendo unos cuantos villancicos en euskera para cantárselos al agente en cuestión y que acabe de confiar en mi historia. Otra cosa es que me dejen salir de Andalucía, que tampoco se ha decidido aún, así que ahí voy con las maletas de un lado para el otro, pendiente de los periódicos por si finalmente queda claro si podemos viajar o no.

Mi hermano dice que podríamos alquilar un autobús, porque en el transporte público viajan decenas de personas, pero ¿y qué hacemos con el toque de queda?

Y luego está el tema de la cena de Nochebuena. Algunas comunidades solo van a dejar que se junten seis personas y otras permitirán diez, que digo yo que los pobres profesionales de los cuerpos de seguridad del Estado, de la Comunidad Autónoma o del Ayuntamiento se van a perder estas fiestas si tienen que deambular de piso en piso contando el número de integrantes en las reuniones familiares. En nuestro caso seremos diez y si, finalmente limitan a seis las comidas en casa, tal vez incluso nos arriesguemos y sigamos adelante con el plan. Es fácil que tengamos problemas porque hay una vecina protestona que vive sola y amargada y no me extrañaría que nos denunciara… los que vamos a estar juntos ya lo hemos pactado: si tocan al timbre, cuatro de nosotros se pasarán al piso de al lado por el balcón. Hay una altura de siete plantas, pero hay que arriesgarse… una noche en familia, no es una noche más. Mi hermano dice que podríamos alquilar un autobús, porque en el transporte público viajan decenas de personas, pero ¿y qué hacemos con el toque de queda? A la una o una y media de la madrugada tendríamos que dejar el vehículo y marcharnos cada uno a su casa, justo cuando está más caliente la discusión sobre cómo están actuando los políticos durante la pandemia o si Fernando Simón tendría que dimitir o mejor que le den un programa de televisión después de su actuación en el programa de Jesús Calleja.

Había pensado en disfrazarme yo mismo, pero lo he descartado, no vaya a ser que me vea la vecina protestona de mi hermano y cuente uno más en la reunión familiar

Ya sabemos que no habrá desfiles de Papa Noel u Olentzero, en Euskadi, ni tampoco habrá San Silvestres, carteros reales ni Reyes Magos paseándose por los municipios. Había pensado en disfrazarme yo mismo, pero lo he descartado, no vaya a ser que me vea la vecina protestona de mi hermano y cuente uno más en la reunión familiar. Así que nos conformaremos con los Reyes de chocolate y las figuras del portal de Belén.

Lo que es bastante evidente es que enero va a comenzar con un aumento de contagios porque la Navidad es sinónimo de solidaridad, buen ambiente, reunión en familia, amistad… y todo eso se traduce en abrazos, besos, contacto físico casi por inercia… Cada uno de nosotros deberá ser responsable y asumir las consecuencias de sus propias decisiones ante unas fiestas repudiadas por algunos y deseadas por otros. Y que sea lo que tenga que ser, con el menor número de contagios y muertes posibles, claro está.

Yo, por mi parte, aquí sigo, esperando a ver si puedo comprar, si puedo salir, si puedo juntarme, si puedo celebrar, o si tengo que permanecer en casa hasta que el virus desaparezca de nuestras vidas.

Imagen de Jesús Toral

Nací en Ordizia (Guipúzcoa) porque allí emigraron mis padres desde Andalucía y después de colaborar con periódicos, radios y agencias vascas, me marché a la aventura, a Madrid. Estuve vinculado a revistas de informática y economía antes de aceptar el reto de ser redactor de informativos de Telecinco Granada. Pasé por Tesis y La Odisea del voluntariado, en Canal 2 Andalucía, volví a la capital de la Alhambra para trabajar en Mira Televisión, antes de regresar a Canal Sur Televisión (Andalucía Directo, Tiene arreglo, La Mañana tiene arreglo y A Diario).