Un verano en el Parque de las Ciencias.

La brecha es la consejera

Blog - Reflexiones del Por Venir - Chema Rueda - Viernes, 19 de Julio de 2019
Rocío Ruiz.
Jesús Prieto/EP
Rocío Ruiz.

Impensable e inaudito que en pleno siglo XXI, una responsable pública de una fuerza política autodenominada "liberal" cuestione, nada más y nada menos, una de las realidades más evidentes y cuya erradicación más consenso político y social aglutina en estos tiempos: la existencia de brecha salarial entre mujeres y hombres. Y lo haga de la peor manera posible, que es calificar la existencia de dicha brecha como algo sujeto a confusión, en definitiva, poner en duda su existencia, tal y como hacen las fuerzas políticas más reaccionarias del planeta, incluyendo a Vox, el necesario, aunque no deseado, aliado del actual gobierno andaluz, del que sigue formando parte la responsable política a quien aludía.

Se ha situado en primera línea del debate político la necesidad de analizar "medidas eficaces para no reconocer falsos planteamientos de tintes ideológicos" en materia de desigualdad salarial, pues la propia Consejería dirigida por nuestra protagonista ha pedido a las universidades andaluzas "evidencias científicas" sobre la existencia de brecha salarial de género y ayudas para "esclarecer escenarios para ser rigurosos", proclamando además, de manera tajante, y mentirosa que la brecha salarial en el empleo público no existe

No deja de resultar anecdótica la reacción de algún compañero de gobierno de la consejera de Ciudadanos, que ha venido a corregir su increíble manifestación, ni por supuesto el manido recurso de "o me expliqué mal o me entendieron mal" empleado por la propia autora del desaguisado, pues el daño ya está hecho. Se ha situado en primera línea del debate político la necesidad de analizar "medidas eficaces para no reconocer falsos planteamientos de tintes ideológicos" en materia de desigualdad salarial, pues la propia Consejería dirigida por nuestra protagonista ha pedido a las universidades andaluzas "evidencias científicas" sobre la existencia de brecha salarial de género y ayudas para "esclarecer escenarios para ser rigurosos", proclamando además, de manera tajante, y mentirosa que la brecha salarial en el empleo público no existe.

Se sitúa así la consejera en una dramática equidistancia calificando el debate de una "guerra que no beneficia a nadie", como si no hubiera ya suficientes mujeres damnificadas y sufridoras de esta verdadera lacra, como de sobra acreditan a diario innumerables estudios sociales y económicos de las mas variadas procedencias, sindicales, académicas, empresariales, etc. De confusión, nada, señora consejera. La evidencia es abrumadora. De datos sin contrastar, nada. Debería avergonzarse de su insolvencia supina. De falta de evidencias científicas, nada. La brecha salarial es una realidad contra la que por suerte, existen muchos elementos de lucha. La verdadera brecha con la realidad sangrante la ha abierto usted, seguramente por una vergonzante sumisión al mandato ideológico de Vox, sin cuyos votos ni usted ni sus compañer@s del PP y C,s  serían consejeros de Andalucía.

Caben pocas dudas de que este desgraciado hecho obedece a una estrategia de obediencia a la ultra derecha que los apoya. Paralela a sus declaraciones, se ha producido una iniciativa de Vox solicitando actuar "contra los falsos planteamientos de tinte ideológico", entre los que incluye el de la brecha salarial entre hombres y mujeres. Que desprecio a tantos años de lucha, reivindicación y logros legislativos. Que lamentable y ruin actuación política, que nos retrotrae en el tiempo y nos devuelve a las cavernas de las soflamas sobre el "mérito y la capacidad" de quienes no parten en condiciones de igualdad real, y por tanto, no pueden competir en condiciones reales de igualdad. Que vergonzosa genuflexión ante argumentos tabernarios que no resisten la comparación con la realidad, pero que usted ha contribuido a situar en el debate político. Insisto, la brecha, la verdadera brecha la ha abierto usted, y por eso deberían dimitirla fulminantemente del gobierno, si no fuera, como he señalado, porque nada de ésto es casual. A la consejera le ha tocado el denigrante papel de ser la comparsa de la ultra derecha que los apoya. Ahora se retira de la polémica, pero la misma ya ha entrado en el debate político y social de Andalucía. Vox marca con descaro la agenda política. La consejera lo ha hecho, haciendo caso omiso a estudios, opiniones, incluso leyes vigentes, que no creo que ignore (sería gravísimo), sino que ha preferido ignorar (lo es aún más).

Caben pocas dudas de que este desgraciado hecho obedece a una estrategia de obediencia a la ultra derecha que los apoya. Paralela a sus declaraciones, se ha producido una iniciativa de Vox solicitando actuar "contra los falsos planteamientos de tinte ideológico", entre los que incluye el de la brecha salarial entre hombres y mujeres

Los sindicatos UGT y CC.OO. han tenido que recordarle que la propia Junta de Andalucía reconoce la existencia de brecha salarial en sus presupuestos. Le han recordado que el propio informe de género del Presupuesto de la Junta de 2018 reconoce esa diferencia cuando "los funcionarios hombres cobraban un 12,1 por ciento más que sus compañeras mujeres en 2017", como sostiene UGT-A, mientras que CCOO-A ha cifrado ese desventaja en un 22,1 por ciento en servicios sociales y de un 30 por ciento en servicios personales, sectores en los cuales ha encuadrado el trabajo de la Administración Pública.

Han señalado que "buscar evidencias científicas está muy bien, pero nadie puede negar las brechas y las discriminaciones que sufrimos las mujeres", además que "las evidencias científicas que  ha reclamado la consejera de Igualdad de la Junta, Rocío Ruiz, están, para empezar, en los datos de la Encuesta de Estructura Salarial del Instituto Nacional de Estadística, en las estadísticas publicadas por Eurostat, en los datos de cotización del Instituto Nacional de la Seguridad Social, o en los informes de una institución tan poco sospechosa de progresista, como la OCDE. Incluso en los estudios que publica y maneja la patronal CEOE".

Afirman que decir que "no hay igualdad" no es un mantra caído del cielo, sino toda una declaración de intenciones, y han explicado que "la desigualdad y las brechas de género son consecuencia de las dificultades de las mujeres de acceder a un puesto de trabajo a jornada completa". Los sindicatos han advertido que la brecha se sustenta en la temporalidad, al que señala como "otro factor de precariedad que afecta principalmente a las mujeres y eso también afecta a los sueldos" y han indicado que la media de temporalidad femenina en Andalucía es del 36,6 por ciento, mientras que en el sector público es de un 29,6 por ciento en 2018.

"Combatir la desigualdad entre mujeres y hombres es una responsabilidad política", argumentan las centrales sindicales, y han reprochado que "poner en duda la evidencia que revelan todos los informes sí que es tratar de confundir a la ciudadanía

UGT-Andalucía ha reivindicado que elabora cada año un informe sobre brecha salarial y el último, publicado en febrero de 2019, ha revelado que la diferencia salarial entre hombres y mujeres en Andalucía es de 5.849,45 euros/año. Ha señalado que el análisis del sector público pone de manifiesto también que "hay segregación, temporalidad, brecha salarial, techo de cristal, o diferentes usos de los derechos de conciliación". El sindicato ha declarado su apoyo al anuncio hecho por la consejera de Igualdad de apoyarse en las universidades para someter la brecha salarial de género a "evidencias científicas" y ha argumentado que "no nos cabe duda de que vendrán a refrendar y completar todos los demás", aunque ha advertido de que "hasta ahora, todos los informes científicos y técnicos, elaborados por instituciones serias, apuntan a que la brecha salarial es una realidad social innegable".

"Combatir la desigualdad entre mujeres y hombres es una responsabilidad política", argumentan las centrales sindicales, y han reprochado que "poner en duda la evidencia que revelan todos los informes sí que es tratar de confundir a la ciudadanía".

Existe la brecha salarial. Y desde hace unos días, por mor de las exigencias ideológicas de Vox, también existe una brecha entre la realidad andaluza y la ficción política en la que vive el gobierno andaluz de PP y C,s.

 

Imagen de Chema Rueda

Nacido en Guadix (Granada) en 1963, por tanto de la generación de "A hard days night" y "Satisfaction". Licenciado en Derecho por la Universidad de Granada y funcionario de Administración Local, grupo A, trabaja en el Edificio de Los Mondragones. Fue concejal del PSOE en el Ayuntamiento de Granada (desde 2003 y hasta junio de 2015. Ha sido Secretario general del PSOE de la ciudad de Granada entre 2008 y 2017 y es Miembro del Comité Federal del PSOE desde el 39 Congreso. Me apasiona escribir (lo que pienso), debatir y participar en la vida pública, desde todos los ángulos posibles. Me duelen bastantes cosas de la vida y de la política actual, y no pienso dejar de intentar arreglarlas. Me apasiona la vida, la amistad, la Alpujarra y el Atlético de Madrid.