Un verano en el Parque de las Ciencias.

'Manipulaciones sobre la emigración'

Blog - Reflexiones del Por Venir - Chema Rueda - Domingo, 19 de Agosto de 2018
Alba Feixas
No parece existir pudor alguno en manipular, mentir o usar inadecuadamente datos e informaciones sobre la emigración, particularmente la que nos afecta como país. Todo sea para no fastidiar una portada, un titular, una rueda de prensa, o directamente un relato interesado y falso sobre una realidad que, evidentemente, requiere respuestas y soluciones globales y conjuntas, pero cuyo encauzamiento hacia un tratamiento sensato o simplemente no salvaje, exige empezar por saber a que lado de la raya nos situamos.

Resulta indecente el uso que determinados medios de comunicación u opinadores de la "caverna" ofrecen sobre la realidad de la emigración en España.

Resulta indecente el uso que determinados medios de comunicación u opinadores de la "caverna" ofrecen sobre la realidad de la emigración en España. Se exageran cifras, se multiplican sucesos, se frivoliza sobre las (únicas) alternativas que se han puesto sobre la mesa, se pretende crear alarma en la población ante un tema sensible y se culpabiliza a diestro y siniestro a quienes no quieren asustar, sino arreglar y tratar con honestidad un asunto que ha sido, es y será objeto de necesario debate democrático, pero que nunca jamás merecerá un debate con miedos, prejuicios y falsas alarmas. Decía que lo primero que se debe establecer es el lado de la raya en que nos situamos. Del lado de la decencia, la humanidad y los derechos humanos o del lado de la barbarie, la indecencia y la falta de humanidad. Eso es lo primero, de modo que, como decía, solo cabe calificar, directamente de indecentes y bárbaros, los titulares y los pronunciamientos (por muy oportunistas políticamente que resulten) de algunas cabeceras de la derecha, que parecen dictar los titulares a los oportunistas (y ciertamente desnortados) dirigentes de las derechas patrias. "No hay papeles para todos", "vienen a quitarnos los trabajos", "algunos solo se hacen la foto"  o "van a invadirnos", por muchos matices que vengan después, colocan a un lado de la raya a quienes los pronuncien, secunden o tuitean. Así de claro.
 

Lo primero que se debe establecer es el lado de la raya en que nos situamos. Del lado de la decencia, la humanidad y los derechos humanos o del lado de la barbarie, la indecencia y la falta de humanidad

A partir de colocarnos en el lado de la raya decente y humano, ya podemos entablar un debate democrático y razonable. Cómo implantamos medidas "en origen", o sea, en los países de los que surgen los movimientos migratorios, quienes las implantan, cómo se financian, etc. De que manera se organizan las rutas, los tránsitos, las acogidas temporales o definitivas, etc. Qué cupos se establecen para garantizar la solidaridad entre países, dentro de los estados, incluso, en cada división administrativa. Y qué medidas presupuestarias, legales o humanitarias se establecen en el marco de la Unión Europea para afrontar la situación, incluyendo la lucha sin cuartel contra las mafias organizadas.
 

Ese es el debate que hay que afrontar. Pero cara a cara con la situación, como ahora se está haciendo, y como Europa parece que está decidida a hacer, pese a quien pese

 
Ese es el debate que hay que afrontar. Pero cara a cara con la situación, como ahora se está haciendo, y como Europa parece que está decidida a hacer, pese a quien pese. No vale contextualizar el asunto en una política global y conjunta que ofrezca respuestas coordinadas, y a continuación tachar de "parches" las pocas alternativas que se están implantando. Habrá que ir avanzando, naturalmente y ese es el camino iniciado, tras años de mirar hacia otro lado, en respuestas globales. Pero mientras tanto llegan éstas (que no puede ser inmediatamente), también habrá que hacer algo, aunque sea educar a la población, trazar muy bien la raya a la que antes me refería y evitar el sufrimiento y la desesperación de seres humanos, como primera decisión. Puede parecer poco, y lo es. Pero no hacerlo, a estas alturas del siglo XXI, es comportarse, directamente, como animales. Y eso también hay que decirlo. Y señalar a los responsables de la manipulación.
 
 
 
 
 
Imagen de Chema Rueda

Nacido en Guadix (Granada) en 1963, por tanto de la generación de "A hard days night" y "Satisfaction". Licenciado en Derecho por la Universidad de Granada y funcionario de Administración Local, grupo A, trabaja en el Edificio de Los Mondragones. Fue concejal del PSOE en el Ayuntamiento de Granada (desde 2003 y hasta junio de 2015. Ha sido Secretario general del PSOE de la ciudad de Granada entre 2008 y 2017 y es Miembro del Comité Federal del PSOE desde el 39 Congreso. Me apasiona escribir (lo que pienso), debatir y participar en la vida pública, desde todos los ángulos posibles. Me duelen bastantes cosas de la vida y de la política actual, y no pienso dejar de intentar arreglarlas. Me apasiona la vida, la amistad, la Alpujarra y el Atlético de Madrid.