Loading

Sólo nos queda París

Blog - En mi ambiente - Ignacio Henares - Viernes, 7 de Agosto de 2015
Espectacular vista en el Veleta.
Cetursa
Espectacular vista en el Veleta.

Cuando se consumó el fracaso de la última cumbre sobre el cambio climático en Lima el año pasado, nos acordamos de la famosa frase de la película Casablanca,  “Siempre nos quedará París” («We'll always have Paris», en inglés). Ahora que se aproxima la cita en la ciudad parisina, nos damos cuenta que quizás sea la última oportunidad  de afrontar el reto más importante que tiene en la actualidad nuestro planeta.

La  vigésimo primera Conferencia de las Partes de la Convención Marco de Naciones Unidas sobre el Cambio Climático de 2015 (con este nombre tan largo es normal que sea conocida por sus siglas: COP21), que se celebrará  en la capital francesa del 30 de noviembre al 11 de diciembre, no es una cumbre más, otra cumbre más, en la que pueda discutirse mucho pero no acordarse nada y dejar aplazado para la siguiente  ‘el gran acuerdo’ necesario.

París es el lugar y es el momento. Francia y la Unión Europea no pueden perder la oportunidad de impulsar todas las acciones necesarias para lograr que esta cumbre marque unos compromisos mundiales firmes para afrontar este enorme desafío colectivo. Urge llegar a un nuevo acuerdo internacional sobre el clima aplicable a todos los países, con el objetivo de mantener el calentamiento global por debajo de los 2ºC.

Las grandes potencias ya están tomando posiciones. Hace un par de días Barack Obama ha manifestado que “somos la primera generación en sentir el impacto del cambio climático y la última generación que puede hacer algo para combatirlo”. Bajo esta premisa el Presidente de los Estados Unidos, de América ha anunciado un ambicioso “Plan de Energía Limpia”, que prevé un recorte de las emisiones de carbono (CO2) de las centrales eléctricas del 32%, respecto de los niveles de 2005, a más tardar en 2030.

A comienzos de julio, China, el país más contaminante del mundo, también sumó su grano de arena de cara a la cumbre de París. En una visita a la capital francesa, el primer ministro chino, Li Keqiang, anunció el compromiso del gigante asiático de reducir las emisiones de dióxido de carbono de su país de 60% a 65% por unidad de PIB, respecto a los niveles de 2005, para 2030. También aseguró que para entonces el 20% de su energía primaria provendrá de fuentes no fósiles.

Desgraciadamente España está dando la nota en estos momentos y está haciendo el ridículo internacional con su “impuesto al Sol” y su política de trabas a las energías renovables. A nosotros nos pilla la cumbre con el pie cambiado y con el lastre pesado de aquellas declaraciones de Rajoy en las que quiso convertirse en el adalid de los escépticos del cambio climático e hizo el primo con su famosa cita aludiendo a su primo “el físico”.

Ya escribí aquí hace unas semanas cómo la Iglesia, a través del Papa Francisco y su encíclica ‘Alabado seas’,  también se ha sumado a esta campaña para conseguir el éxito en la COP21. Podíamos terminar volviendo a frases célebres con la ‘Ciudad de la Luz’ como protagonista diciendo que “París bien vale una misa” (en el francés original en que Enrique IV la pronunció “Paris vaut bien une messe”), y añadiría yo, y un rosario, una Salve o lo que haga falta. Amén

Ignacio Henares Civantos es conservador del parque nacional y parque natural de Sierra Nevada desde 2007. Biólogo y Máster en Gestión del Medio Ambiente y del Agua por la Universidad de Granada. Desde 1989 es funcionario, técnico del cuerpo superior facultativo de la Junta de Andalucía donde ha desempeñado varias tareas en las Consejerías de Agricultura y Pesca y de Medio Ambiente. Escritor de numerosos artículos sobre medio ambiente y conferenciante incansable, en los últimos años ha sido coautor de dos interesantes libros sobre la fauna de Sierra Nevada: “Las Aves de Sierra Nevada” y “Mariposas diurnas de Sierra Nevada”. En la actualidad edita una página semanal sobre el parque nacional y natural de Sierra Nevada en el periódico Granada Hoy en la que alterna temas de biodiversidad y de ecoturismo y colabora con La Voz de Granada en una revista radiofónica denominada “El Hombre y la Sierra”.