El Patronato Provincial de Turismo de Granada, en Fitur 2022

Toma el dinero y corre

Blog - El ojo distraído - Jesús Toral - Viernes, 22 de Enero de 2021
El Rubius.
Youtube
El Rubius.

Marcharse de España para pagar menos impuestos es lo que han hecho gran parte de los ricos del país durante los últimos treinta años. Así que la decisión del famoso youtuber Rubén Doblas, El Rubius, de establecer su residencia habitual en Andorra para reducir el pago de impuestos de un 47% a un 10%, teniendo en cuenta que sus ingresos superan con creces los 300.000 euros, no es algo novedoso. Es seguir por la senda de otros youtubers, como Vegetta777 o Wall Street Wolverine, que defienden su libertad de poder vivir donde quieran.

¿Es que si hubiera nacido o hubiera crecido profesionalmente en Andorra le habría ido igual de bien? Tal vez sí o quizás no. No lo sabremos. El hecho es que lo ha obtenido en España. Es legal que se vaya, sí; es lícito, sí; ¿es moral? Eso lo tendrá que decidir cada uno

¡Faltaría más! Por supuesto que así es. Esos jóvenes que ingresan ingentes cantidades de dinero al año, en el caso de El Rubius supera los cuatro millones de euros, tiene libertad porque nacieron en un país como este, en el que cada  uno puede hacer lo que quiera siempre y cuando respete al prójimo. Este treintañero nació en Mijas, en un hospital que pagamos todos a través de los impuestos, desde los dieciséis años vive en España y se ha beneficiado de carreteras, sanidad, servicios sociales y de limpieza, de la modernización de las instituciones y de todo el Estado del bienestar que hemos alcanzado gracias a la sacrificada aportación de cada uno de nosotros, El Rubius incluido. Ahora ha decidido abandonar el país porque cree que paga demasiado y asegura que Hacienda le trata como a un criminal, aunque los ingresos que tiene los ha conseguido, en parte, por estar en España. Aquí es donde ha vivido ese espectacular ascenso que le ha llevado a tener más de cuarenta millones de seguidores. ¿Es que si hubiera nacido o hubiera crecido profesionalmente en Andorra le habría ido igual de bien? Tal vez sí o quizás no. No lo sabremos. El hecho es que lo ha obtenido en España. Es legal que se vaya, sí; es lícito, sí; ¿es moral? Eso lo tendrá que decidir cada uno.

 La marcha de El Rubius y de otros youtubers ha abierto una polémica que nunca debería tener lugar: si Hacienda tendría que hacer algo para evitar que se fueran. Lo siento, entiendo que el hecho de no ganar más de 300.000 euros al año no me coloque en uno de esos privilegiados de rentas altas a los que se les hace pagar el 47% de IRPF, pero si estuviera en esa golosa lista, lo pagaría. Escucho de fondo a alguien que protesta con el argumento de: «Claro, es fácil decirlo cuando no lo ganas», pero es exactamente lo que pienso porque con la mitad de ese dineral cualquier persona puede vivir holgadamente y es lógico que quién más contribuya sea quién menos pierde cuando se le reduce la renta. Es una polémica interesada que busca una reducción de impuestos para los ricos empresarios que les facilite la vida con el fin de que mantengan los puestos de trabajo. Es decir: beneficiarles para que no se vayan, aunque eso suponga un desagravio con respecto a las clases obreras y medias porque ellas no tienen poder para plantearse un chantaje a las instituciones.

La aparente facilidad con la que algunos de ellos llegan a obtener este estatus podría hacernos suponer que los coloca en una realidad paralela a la del resto de la sociedad que necesita sacrificarse durante años para alcanzar cualquier bien material de primera necesidad, como una vivienda

Estamos conociendo un nuevo millonario en el mundo que antes no existía, el youtuber. Jamás hubiéramos imaginado hace veinte años que alguien por grabar unos vídeos caseros pudiera hacerse multimillonario. La aparente facilidad con la que algunos de ellos llegan a obtener este estatus podría hacernos suponer que los coloca en una realidad paralela a la del resto de la sociedad que necesita sacrificarse durante años para alcanzar cualquier bien material de primera necesidad, como una vivienda. Y quizás, en esa realidad paralela, uno crea estar por encima de los demás, pero lo cierto es que dentro del mundo de los youtubers se han escuchado voces contrarias a marcharse del país para no entregar ese porcentaje de su sueldo en impuestos.

Ibai Llanos, por ejemplo, ha querido dejar claro que «es normal que a los ricos les quiten muchísimo dinero, y más que les deberían quitar (…) a mí me da igual que me quiten la mitad porque sigo viviendo de sobra». Y no ha sido el único, AlexElCapo ha asegurado que «estamos en medio de una de las mayores crisis sanitarias que se recuerdan y sí, nos suben los impuestos. (…) También es cierto que a mi tío tuvieron que operarle muchas veces y eso no arruinó a mi familia».

Así que a El Rubius le ha salido un grupo opositor a su opción de vida que a todas luces es más solidaria y más fácilmente aplaudible. Ibai y Alex han salvado la imagen de todos los youtubers después de una decisión libre que podría haberles señalado a todos ellos como egoístas, usureros y poco empáticos con las situaciones dramáticas que están viviendo muchos de sus propios seguidores. Y habrá que estar pendientes de si una elección personal como la que ha tomado El Rubius no acaba de pasarle otro tipo de factura, incluso que le afecte en cuanto al número de seguidores españoles que no se van a tomar muy bien eso de que el famoso youtuber mire exclusivamente hacia sus propios ingresos.

¿qué ocurriría con la abuelita de una pensión ridícula cuando necesitara un hospital? ¿Qué sucedería cuando alguien no pudiera pagar la educación de sus hijos? ¿Qué pasaría con todos los servicios de los que hoy en día disfrutamos? ¿Qué hay deficiencias? Por supuesto, y es necesario subsanarlas, pero desde luego con actitudes como las de esos youtubers nunca sería posible

La investigación, la educación, la sanidad, las obras públicas, las instituciones y todos los servicios de la sociedad del bienestar se obtienen gracias a la contribución ciudadana a través de los impuestos. Claro que no es agradable pagarlos y que hay formas para evitar hacerlo, pero si todos nos comportáramos del mismo modo, ¿qué ocurriría con la abuelita de una pensión ridícula cuando necesitara un hospital? ¿Qué sucedería cuando alguien no pudiera pagar la educación de sus hijos? ¿Qué pasaría con todos los servicios de los que hoy en día disfrutamos? ¿Qué hay deficiencias? Por supuesto, y es necesario subsanarlas, pero desde luego con actitudes como las de esos youtubers nunca sería posible.

Tienen todo el derecho a marcharse a vivir a Andorra, pero después de todo el revuelo social espero que Hacienda vigile cada uno de sus pasos para que sea un traslado real y no ficticio como nos hemos hartado de ver en el pasado, protagonizado por reconocidos profesionales multimillonarios.

Me quedo con el ejemplo de  Ibai Llanos y de AlexElCapo, los aplaudo y desde hoy los considero personas solidarias, empáticas y les agradezco el gesto que la mayoría de españoles realizamos cada año con el deseo de tener que pagar una millonada a Hacienda, porque ese caso supondría que al menos podríamos contar con el doble de ese dinero; es decir, suficiente para vivir de lujo.

Imagen de Jesús Toral

Nací en Ordizia (Guipúzcoa) porque allí emigraron mis padres desde Andalucía y después de colaborar con periódicos, radios y agencias vascas, me marché a la aventura, a Madrid. Estuve vinculado a revistas de informática y economía antes de aceptar el reto de ser redactor de informativos de Telecinco Granada. Pasé por Tesis y La Odisea del voluntariado, en Canal 2 Andalucía, volví a la capital de la Alhambra para trabajar en Mira Televisión, antes de regresar a Canal Sur Televisión (Andalucía Directo, Tiene arreglo, La Mañana tiene arreglo y A Diario).