Descárgate la nueva App de Sierra Nevada
Culmina el traslado de los más de 4.000 documentos y objetos del archivo

El Centro Lorca ya atesora todo el legado del poeta

Cultura - J.I.P. - Martes, 24 de Julio de 2018
Con la llegada este lunes de los volúmenes que componen la biblioteca moderna, finalizó el traslado a Granada de los 4.805 documentos y objetos que componen el legado de Federico y que ya guarda como tesoro que es el Centro Lorca de la Plaza de la Romanilla.
Laura García Lorca y Francisco Cuenca observan cómo bajan los últimos archivos del Legado de Federico, este lunes.
Reportaje gráfico: P.V.M.
Laura García Lorca y Francisco Cuenca observan cómo bajan los últimos archivos del Legado de Federico, este lunes.

A las 11.20 horas, el primero de los cinco camiones que, procedentes de la Residencia de Estudiantes de Madrid, llegaba con las últimas cajas del legado de Federico a las puertas del centro, donde esperaban Laura García Lorca y el alcalde de Granada, el socialista Francisco Cuenca, para supervisar el traslado de uno de los más valiosos tesoros que ya guarda Granada y que le convierten en una ciudad única en el mundo.

Un camión nodriza, con la última parte del archivo, aguardaba en una carretera del Cinturón, desde donde en cinco camiones fueron trasladados al Centro en cajas selladas los volúmenes y documentos de la llamada biblioteca moderna, que será montada en el Centro Lorca para consulta de investigadores y eruditos en la obra y vida del poeta y dramaturgo universal.

Con ello culmina el traslado del total de los 4.805 documentos y objetos de la vida del poeta que conforman el legado de Federico García Lorca, cuyo estado de conservación es "excelente", según los técnicos que los han examinado de la Consejería de Cultura. Solo unos pocos presentan algún deterioro, "más propio del tipo de soporte que de su conservación” y serán restaurados.

Uno de los tesoros más valiosos de Granada

El grueso del legado comenzó a llegar el pasado 29 de junio, tras el acuerdo alcanzado por las instituciones consorciadas que gestionan el Centro y la Fundación Federico García Lorca, que preside su sobrina nieta, Laura García Lorca, en ellos, de los más valiosos, relacionados con la obra poética de Federico, que en sus 477 documentos incluye títulos como Romancero Gitano, Poema del Cante Jondo, El diván de Tamarit y Poeta en Nueva York. También 168 manuscritos de prosa y 93 de teatro, entre los que destacan los de Mariana Pineda, La casa de Bernarda Alba, Así que pasen cinco años y Yerma, entre otros.

Los primeros documentos llegaron el pasado 19 de marzo en cajas blindadas, con un gran dispositivo de seguridad. Eran unas 200 piezas, entre dibujos, manuscritos, obras plásticas, fotos y revistas e incluían tres obras de Salvador Dalí procedentes del Museo Nacional Reina Sofía. Componían la que fue primera exposición del Centro Lorca: Una habitación propia.

Catorce años y un mes después de que Junta, Gobierno central, Diputación Provincial, Ayuntamiento, Residencia de Estudiantes y Fundación García Lorca, representada entonces por Manuel Fernández-Montesinos -fallecido en 2013-, firmaran el protocolo general de colaboración para impulsar el Centro Lorca y albergar en el edificio el legado del poeta, al fin se hacía realidad y comenzaba a cumplir su cometido.

De ese tiempo transcurrido, los ya casi tres últimos años estuvo abierto pero vacío de contenido, pese a los esfuerzos por programar actividades culturales e instalar exposiciones de cierto calado, como la de Arroyo, que precedió a Una habitación propia, la muestra que se inauguró el 23 de marzo.

En el legado también se encuentran 24 cajas con correspondencia recibida y remitida por Lorca. En total, 1.600 cartas y postales perfectamente conservadas, entre las que destacan las de autores como Juan Ramón Jiménez, Luis Cernuda, Vicente Aleixandre, Miguel Hernández, Manuel Altolaguirre, Salvador Dalí o Luis Buñuel.

También hay decorados y dibujos, documentos personales, carteles de sus obras de teatro, programas de mano, invitaciones, recortes de prensa de su trayectoria literario y, junto a ellos, dibujos personales y de artistas que compartieron su vida, como Dalí; así como fotografías, discos, figurines de los personales de obras suyas como 'Doña Rosita la Soltera' y una colección de partituras que presentan y representan su aprendizaje del lenguaje musical y de las obras que llenaron su vida de sonidos españoles y de los clásicos.

Además, el fondo histórico incluye 446 libros de gran valor bibliográfico y bibliófilo, 40 de los cuales tienen una dedicatoria y dibujos originales del poeta, a lo que hay que sumar primeras ediciones de los autores más representativos de la Generación del 98 y del 27, algunos de los cuales están dedicados a Federico, como los de Alberti, Machado o Juan Ramón.