Recicla, para respirar un aire más limpio
Escrito por su hija, Ángela J. Maldonado

Jiménez Quiles, la leyenda granadina del ciclismo, cuenta su proeza en un libro autobiográfico

Cultura - Indegranada - Domingo, 11 de Junio de 2017
Antonio Jiménez Quiles, la leyenda granadina del ciclismo español, ha sido al fin homenajeado como merece en un libro que recoge su excepcional carrera profesional, escrito por su hija, la periodista Ángela J. Maldonado.
Jiménez Quiles, merecido homenaje en 'La memoria de un ciclista'
J.M.Grimaldi
Jiménez Quiles, merecido homenaje en 'La memoria de un ciclista'
  • Jiménez Quiles, la leyenda granadina del ciclismo español, homenajeado en 'Memoria de un ciclista' firmado por su hija, Ángela Jiménez Maldonado

Jiménez Quiles nació en Granada, el 11 de julio de 1934. Sus primeras pedaladas las dios por las calles y carreteras de Alhama de Granada, donde vivió algunos años de su infancia y adolescencia. Donde se forja un campeón.

Una leyenda de carne y hueso. Un héroe de verdad, de esos pocos en los que deberíamos mirarnos para aprender a pelear con la vida, con la adversidad

Su entrada en el ciclismo profesional es fulgurante y, en sólo diez años de carrera deportiva, sube al podio en un centenar de ocasiones.

Es dos veces Campeón de España de Montaña, en 1957 y 1960; ganó el Criterium de Ases de 1956 en Zaragoza y el de 1957 en el Retiro de Madrid y los Campeonatos de Andalucía de 1954 y 1955. También hace podio en la Vuelta a España de 1955, en el Campeonato de España de Fondo de Carretera en 1957 y en el Campeonato de España de Montaña de 1961, entre otras ocasiones.

Jiménez Quiles, junto a su familia, amigos y autoridades. J.M.Grimaldi

Es precisamente en la Vuelta a España de 1955 cuando lleva a cabo la hazaña que más entusiasma a la afición, al clasificarse segundo en la general, con apenas veinte años, y hacerlo sin equipo.

Una leyenda de carne y hueso. Un héroe de verdad, de esos pocos en los que deberíamos mirarnos para aprender a pelear con la vida, con la adversidad.

Un héroe humano, como los auténticos, los que fueron, han sido y serán, como Antonio, capaz de no poder pronunciar palabra este miércoles cuando, arropado por sus amigos y su familia, se presentaba La memoria de un ciclista. Todo el agradecimiento por lo que ha recibido de la vida, ser reflejaron en unas lágrimas, las que solo pueden surgir del corazón.

Tan hermoso y emotivo fue el acto, que ni la leyenda del ciclismo ni la autora pudieron pronunciar más palabras que las de agradecimiento sincero, el que nace del corazón.



Llenaban el salón de actos de la Delegación del Gobierno andaluz amigos y compañeros de ciclismo del homenajeado, “un gran hombre y un gran ciclista”, coincidieron en describir a Antonio Jiménez Quiles todos y todas los que intervinieron en una presentación cercana, entrañable, emotiva, como muy pocas. Desde la delegada del Gobierno andaluz, Sandra García, que, como natural de Alhama de Granada, donde pasó el ciclista su infancia y parte de su juventud, recordaba sus hitos que el municipio rememora con orgullo, al delegado de la Federación de Ciclismo en Granada, el presidente de la Unión Velocipédica Granadina, de la que Antonio es presidente de honor, o el presidente de la Asociación de la Prensa Deportiva, Antonio Rodríguez.

Años grises, que Antonio pintó de color para su tierra. Años, en lo que los ciclistas profesionales completaban ya una gesta antes empezar de una etapa

La publicación, además de ser un homenaje a una leyenda viva del ciclismo granadino y andaluz, también refleja la historia del ciclismo de los años 50 y 60, donde surgió una importante cantera de corredores de la provincia de Granada con el impulso y el apoyo de la Unión Velocipédica Granadina.

Años grises, que Antonio pintó de color para su tierra. Años, en lo que los ciclistas profesionales completaban ya una gesta antes empezar de una etapa.

Firma del primer ejemplar. J.M.Grimaldi

Aunque abandonó su carrera deportiva demasiado pronto para dedicarse a los negocios, hasta el momento, está considerado el corredor más completo que ha dado Granada (¿Andalucía?) para la historia del Ciclismo.

Este libro se suma a los numerosos reconocimientos públicos y privados que Jiménez Quiles ha ido recibiendo a lo largo de estos años, entre ellos, de la Diputación de Granada y de los ayuntamientos de Granada, con calle dedicada incluida, Alhama de Granada, Guadix, Maracena, Écija, Cabra y El Valle de Lecrín; así como de la Asociación de la Prensa Deportiva, que le otorgó el Premio a los Valores Humanos, o de los lectores del diario Ideal, que le eligieron uno de los Granadinos del siglo XX.

Antonio Jiménez Quiles, un ejemplo. J.M.Grimaldi

El libro es una vibrante reconstrucción de la historia de una leyenda, con abundante documentacioón, magníficas imágenes y recortes de la prensa de la época,  y con anécdotas inolviodables, que lo hacen atractivo, no solo para los amantes del ciclismo. 

Desde su primera victoria, nada oficial, cuando en las fiesta de Alhama de Granada organizaron una prueba hasta San Cruz del Comercio, en la que el ciclista corrió "zapatos, pantalón corto y una camiseta de futbolista".