Campaña de la Junta por la creación de empleo
La banda granadina triunfa en la capital

Los Planetas, estratosféricos en Madrid

Cultura - P.V.M. - Domingo, 10 de Diciembre de 2017
Crónica del enorme concierto de Los Planetas en Madrid de dos horas, con tres bises incluidos, de una de las mejores bandas de la música nacional.
Los Planetas, este jueves en Madrid.
P.V.M.
Los Planetas, este jueves en Madrid.

Para aquellos que crean en los ovnis, cuentan que existen fases, como grados, en función de la relación que se establece con los seres de otros planetas y las naves que los transportan. Así, hay una primera de observación a distancia; una segunda, de objetos o hechos que el paso extraterrestre ha dejado; una tercera, de interacción, y una cuarta, que avanza a la abducción.

Por la respuesta de los seis mil seguidores que colgaron el sold out en el Wizink Center de Madrid, el antiguo Palacio de los Deportes,-solo se habilitó la pista- , Los Planetas pasaron en algunas órbitas durante su actuación en la noche del pasado jueves de la cuarta fase a una quinta, que involucra, según los expertos ufo, la existencia de una interacción con las entidades biológicas no terrestres, a través de comunicación racional y voluntaria

Por la respuesta de los seis mil seguidores que colgaron el sold out en el Wizink Center de Madrid, el antiguo Palacio de los Deportes,-solo se habilitó la pista- , Los Planetas pasaron en algunas órbitas durante su actuación en la noche del pasado jueves de la cuarta fase a una quinta, que involucra, según los expertos ufo, la existencia de una interacción con las entidades biológicas no terrestres, a través de comunicación racional y voluntaria.

Terrestres, Jota, Florent, Eric, Banin y Julián, Checoplolaco, volvieron a Madrid ocho meses después de su concierto en el Circo Price de presentación de la Zona Temporalmente Autónoma para ofrecer un nuevo pero distinto viaje sonoro alucinante en el nuevo recinto deportivo, que en lo cultural está llamado a ser el gran escenario musical de la capital hispana.

Desprovistos de proyecciones de imágenes (nadie las echó de menos), la nave espacial planetaria, con portentoso juego de luces, arrancó con un cuarteto de canciones que marcaron con La Leyenda del Espacio (2007), el nuevo rumbo de raíces flamencas de la banda: Los Poetas, Seguiriya de los 107 faunos, Señora de las Alturas y Si estaba loco por ti.



Tensionado el grupo, logrando ya esa atmosfera planetaria, sin previo aviso, encara Corrientes circulares, esa maravillosa oda espacial de desamor, para enlazarla con Hierro y Níquel, una de las canciones del ZTA que perdurarán en el tiempo.

En el zigzagueo entre ayer y hoy, es decir, siempre, suena 'Parte de lo que me debes', 'Amanecer' o 'Nuevas sensaciones', antes del ya clásico 'Islamabad', canción protesta en la era digital del siglo XXI

En el zigzagueo entre ayer y hoy, es decir, siempre, suena Parte de lo que me debes, Amanecer o Nuevas sensaciones, antes del ya clásico Islamabad, canción protesta en la era digital del siglo XXI.

Santos que yo te pinte, otra de las canciones de la banda sonora de una vida, da paso, un, dos tres… a Segundo Premio –para incluir en una cápsula del tiempo- y Un Buen día, con la que muchos y muchas se engancharon en el pasado a la banda granadina, que vivió y vive alejada del mainstream (ni falta que les hace).

Si me diste la espalda corta el recinto para dar paso a David y Claudia –“la única que puede evitar esto”, dijo Jota refiriéndose a la anterior canción, la que dice: ‘Justo cuando te necesite, ahora ya no tiene importancia, ahora existen mil demonios…’ José y yo –funciona aún en directo y cómo funciona-, Prueba esto, Canción para el fin de mundo –una de las recuperadas con intermitencia en la gira 2017-, Ijtihad y Alegrías del incendio, atronador, para despedirse.

Ahí que sale Ana Fernández-Villaverde para cantar con Jota en el primer bis, No sé cómo te atreves y Espíritu Olímpico, despedida a La bien querida, y  ZTA.

Segundo bis: Pesadilla en el parque de atracciones y De viaje.

'Santos que yo te pinte', otra de las canciones de la banda sonora de una vida, da paso, un, dos tres… a 'Segundo Premio' –para incluir en una cápsula del tiempo- y 'Un Buen día', con la que muchos y muchas se engancharon en el pasado a la banda granadina, que vivió y vive alejada del mainstream (ni falta que les hace)

Para terminar, en el tercer bis, La caja del diablo.

Y la nave planetaria abandona el escenario, Florent, el último, dejando gargantas rotas y esa sensación de que la banda de tu vida sigue en pie, con más fuerza que nunca, contando las mismas historias desgarradoras, una y otra vez, pero diferentes, hasta comprometidas y políticas, con sonidos más pop, o rock, psicodélicos, con palos de flamencos o trap, excepcionales en directo, por profesionales.

Que si eran y son la bandera del indie, que si los amas o los odias, porque con el arte no hay término medio, cualquier cosa para alimentar un debate que sobre el escenario se queda en poca cosa cuando suena la mejor banda sin etiquetas en activo de los últimos 25 años, que ya es, con un repertorio descomunal, en continua evolución. Los Planetas en su galaxia.