Sanidad Pública de Andalucía, en las mejores manos
Segunda parte del debate imprescindible abierto por el independiente de granada

Repensar Granada (II): La Cultura, una apuesta integral, de calidad, para todos

Cultura - Juan I. Pérez - Domingo, 13 de Mayo de 2018
Dedicamos a la Cultura el debate abierto por El Independiente de Granada sobre la necesidad de rediseñar la Granada del futuro. La Cultura, históricamente ligada a una ciudad, una provincia, como seña de distinción, pero que aún carece de una apuesta integral e integradora, para el disfrute de todas y todos, y que al tiempo sirva de verdadero reclamo nacional e internacional con identidad propia, más allá de explotar el pasado y la belleza monumental.
Detalle de una de las obras de la exposición que firma El Niño de las Pinturas en el Cuarto Real de Santo Domingo.
P.V.M.
Detalle de una de las obras de la exposición que firma El Niño de las Pinturas en el Cuarto Real de Santo Domingo.

El Independiente de Granada abre un debate imprescindible sobre el que ni partidos ni instituciones se han pronunciado aún para contribuir a diseñar la Granada de las próximas décadas.

Si aún no has tenido ocasión de leerlo:

Como por inercia, Granada ha vivido la Cultura en las últimas décadas anclada en su patrimonio, con la Alhambra como bandera, Lorca y el Festival de Música y Danza. Ensimismada y recreada en su belleza, ha perdido tiempo y capacidad para cimentar una potente industria cultural, que le sitúe como referencia indiscutible. Y no solo por nombre.

El ejemplo de la reinventada Málaga, con sus museos internacionales y su Festival de Cine Español, puede servir para comparar el estancamiento sufrido por Granada en materia cultural, de la que se recupera lentamente con algunas iniciativas, muchas de ellas, y especialmente significativas por promotores privados, que apenas cuentan para las instituciones.

Aspiramos a ser la Capitalidad Europea de la Cultura en 2031, sin que el proyecto avance, perdido en cuestionables comisiones por muchos de sus integrantes, duplicada con otra sobre infraestructuras, en una mimetización de la burocracia administrativa que todo lo retrasa, como si hicieran faltan mesas y reuniones interminables para diagnosticar carencias.

El ejemplo de la reinventada Málaga, con sus museos internacionales y su Festival de Cine Español, puede servir para comparar el estancamiento sufrido por Granada en materia cultural, de la que se recupera lentamente con algunas iniciativas, muchas de ellas, y especialmente significativas por promotores privados, que apenas cuentan para las instituciones

La Cultura genera en Europa más de siete millones de puestos de trabajo, una cifra mayor que si sumáramos todos los empleos creados por las telecomunicaciones, la industria química o la automoción. Se sitúa así como el tercer sector con más empleo directo en el continente. Además, factura anualmente 535.900 millones de euros. Lo destaca un estudio de 2015 encargado por las sociedades de autores europeas. Estos datos (hay otros muchos estudios de conclusiones similares) reflejan que el sector cultural contribuye de manera cada vez más importante al desarrollo económico.

En Granada es imposible saberlo al carecer de informes en tal sentido, lo que de paso revela la escasa confianza en impulsar una potente industrial cultural, generadora de empleo y de riqueza, y de múltiples iniciativas de calidad, que sustentaran por derecho que Granada sea uno de los focos de atracción del sur de Europa.

Granada cuenta con todas las potencialidades para convertirse en ello, desde los monumentos a los mejores grupos de música, poetas… pero ni tan siquiera se le ha prestado atención a la imperiosa necesidad, de unificar una agenda cultural, para el conocimiento de residentes y turistas, que impida la coincidencia de actividades. De ello se encargan páginas webs privadas.

La ciudad de todas las músicas

En los últimos años, desde la acción municipal, se ha dado forma a Granada como ciudad del rock, una excelente iniciativa, si no fuera excluyente. Grupos con más seguidores e historia que los que se benefician de la marca no forman parte de la iniciativa, como en las redes sociales critican muchos con razón.

Cada año cuenta con más festivales, pero aun no termina de consolidar uno que sirva de referencia, como Barcelona su Primavera Sound o el Sónar, Benicassim el FIB o Logroño su Actual… Solo con juntar en un cartel, lo que aun nadie ha hecho ni intentado, a todas las bandas made in Granada que suenan, sería un éxito.

Imagen del público en un concierto de 091 en la Plaza de Toros. m.rodríguez

Una de las referencias indiscutibles de Granada, el Festival Internacional de Música y Danza, ha ido perdiendo fuelle en los últimos años. Cada vez más en lejos en la memoria los grandes espectáculos que dieron nombre al certamen, como L'Atlántida de la Fura del Bauls. Todas las miradas en la nueva dirección, Pablo Heras-Casado, para recuperar prestigio y programación completa de calidad. Y el FEX, una magnífica iniciativa, que no se convierta, como cada año más parece, en una compensación pobre para los que no pueden acceder a los espectáculos del festival, por lo caro del precio de las entradas. ¿A nadie se le ha ocurrido poder proyectar en el centro conciertos del certamen?

Pocas ciudades suenan tan bien: Granada debería ser la ciudad de las músicas. De todas las músicas. O, ¿Acaso no debería promocionarse también a Carlos Cano? ¿O el flamenco?

Pocas ciudades suenan tan bien: Granada debería ser la ciudad de las músicas. De todas las músicas. O, ¿acaso no debería promocionarse también a Carlos Cano? ¿O el flamenco?

La ciudad de la música que aún no ha resuelto el cierre de locales por los conciertos en directo.  Otra de las paradojas de Granada.

Cuna de excepcionales cantaores, bailaores y bailaoras, -no es necesario citar nombres- hasta duele que Granada no cuente con una bienal dedicada al flamenco, que inunde la ciudad y la provincia, y que se convierta en atractivo internacional, como de ello se beneficia Sevilla con la suya.

Y aunque no hace faltan excusas, por si fuera poco el renombre que a Granada le ha dado el flamenco, dentro de cuatro años será el Centenario del Concurso de Cante Jondo en la Plaza de los Aljibes de la Alhambra, impulsado por Manuel de Falla y Federico García Lorca.

Para ello, como se sabe, enviaron una carta colectiva para solicitar al Ayuntamiento de Granada una subvención de 12.000 pesetas -72,121 euros, al cambio-, firmada, entre otros, por músicos como Manuel de Falla, Joaquín Turina y Óscar Esplá, políticos como Fernando de los Ríos y Hermenegildo Giner de los Ríos, y escritores y artistas como Federico García Lorca, Juan Ramón Jiménez, Alfonso Reyes, Manuel Ángeles Ortiz, Ramón Pérez de Ayala o el torero Ignacio Sánchez Mejías.

Cuna de excepcionales cantaores, bailaores y bailaoras, -no es necesario citar nombres- hasta duele que Granada no cuente con una bienal dedicada al flamenco, que inunde la ciudad y la provincia, y que se convierta en atractivo internacional, como de ello se beneficia Sevilla con la suya

En el Jazz mantenemos el nivel, con festivales que reúnen a artistas y bandas de primera fila, tanto en la capital como Almuñécar, y también Atarfe.

Salda Granada su deuda con Federico García Lorca con el centro de la Plaza de la Romanilla, a la espera, en las próximas semanas, de que al fin llegue el legado del poeta de la Residencia de Estudiantes, tras las negociaciones, no exentas de polémica, con Laura García Lorca. Será el momento de complementar la excepcional parte expositiva con actividades de primer orden. Solo así se conseguirá homenajear a la figura del universal Federico, y rentabilizar el esfuerzo de más 20 de millones.

Suspenso en museos

Sin noticias de espacios expositivos de relieve. En museos, Granada no ha mantenido el nivel, ni planes para subirlo hay. El Bellas Artes, allí está en la Alhambra, sin contar con fondos que consigan atraer, y en la capital, el Centro Guerrero no termina de convertirse en el atractivo deseado.

¿Cómo se ha podido consentir que el Museo Arqueológico permanezca ocho años cerrado? No hay justificación en la ciudad cultural que se permitió el lujo de prescindir un año del Festival Cines del Sur.

Exposiciones aisladas cubren periódicamente el expediente. Pero no. Nada sobre un museo de Granada, en el que instituciones y entidades privadas pudieran aportar sus fondos que por separado, apenas llaman la atención, pero que juntos, sumarían un gran catálogo, aunque aún a años luz de ciudades con apuestas excelsas por museos, impensables en Granada.

¿Cómo se ha podido consentir que el Museo Arqueológico permanezca diez años cerrado? No hay justificación en la ciudad cultural.

La ciudad de las Letras aún se conforma con un festival de poesía, que aún debe abrirse y renovarse, y un premio de poesía cuya cuantía económica quizá en estos nuevos tiempos debería dedicarse a acciones culturales, más que a la cuenta corriente de los ganadores.

Incertidumbre sobre infraestructuras

La última gran infraestructura cultura anunciada, tras años y años de ausencia, fue esta semana por sorpresa: la nueva sede de la Biblioteca de Andalucía, para que la actual quede como Biblioteca Provincial. Sin ubicación ni planes. Ahí quedó el anuncio de la presidenta andaluza, Susana Díaz, en el debate sobre el estado de la comunidad.

Probablemente sea el primero sobre recintos, después del fallido debate sobre el teatro de la ópera, con maqueta incluida del japonés Kengo Kuma del protexto llamado Granadatum.

No existe estudio real sobre las necesidades de infraestructuras culturales. Nada nuevo, respuesta lógica de una nula planificación estratégica a largo plazo.

No existe estudio real sobre las necesidades de infraestructuiras culturales de Granada. Nada nuevo, respuesta lógica de una nula planificación estratégica a largo plazo.

Muchas salas pero de reducida capacidad, salvo el Palacio de Congresos.

Falta imaginación y apuestas innovadoras. Granada es líder en autores mundialmente reconocidos de cómic, y para las instituciones aún parece una actividad residual. La ciudad con el Salón del Cómic más antiguo de España también se deja arrebatar terreno en un campo en el que fue pionero.

Y usted, ¿qué piensa sobre la Cultura como motor de desarrollo de Granada?