El Patronato Provincial de Turismo de Granada, en Fitur 2022
El nuevo disco es una bella declaración de amor a sus padres.

Soleá Morente avanza su último disco, 'Aurora y Enrique', en un trabajo dirigido por Jonás Trueba

Cultura - IndeGranada - Martes, 2 de Noviembre de 2021
Soleá Morente.
Alfredo Arias/ vía La Trinchera
Soleá Morente.

En menos de un mes llega "Aurora Y Enrique", el nuevo disco de Soleá Morente, que avanza con un vídeo dirigido por Jonás Trueba. 

Es, como indica la discográfica, un avance "más especial que cualquier otro", porque no es una canción, sino dos; y no es un videoclip, o al menos no uno al uso. Jonás Trueba se fue a casa de Aurora Carbonell a registrar el momento en que Soleá le desvela a su madre cuál va a ser el nombre del álbum, mientras le enseña las dos primeras canciones ya terminadas: una que lleva su nombre, 'Aurora', y la segunda, con la que va enlazada, 'Ayer'.

Soleá Morente junto a su madre, Aurora Carbonell.

Esta pieza cinematográfica se estrenó en exclusiva el pasado 20 de octubre en la inauguración de la 27 edición del Granada Film Fest. 

El propio Jonás describe su experiencia con estas palabras: "Soleá me propuso hacer algo con 'Ayer', una canción que adoré desde el primer momento; pero al escuchar 'Aurora', la canción que la precede en el disco, entendí que había una conexión tan fuerte entre ellas, en cómo se funden la una en la otra, que no iba a ser yo quien las separase. Son dos canciones de amor, entre Aurora y Enrique, entre Enrique y Soleá, y, finalmente, entre Soleá y Aurora. Canciones sobre la transmisión del amor y sobre la transmisión de la música y el cante. Por eso quería que se escucharan de forma tranquila, sin imágenes ilustrativas". 

Foto: Alfredo Arias/vía La Trinchera/Elefant Records

Porque aquí no se trataba de interpretar o recrear las canciones, explica el director, según la nota difundida por La Trinchera, sino de profundizar en su escucha, y hacerlo con ellas, las dos protagonistas, "a través de sus cuerpos, de sus miradas y sus gestos, con el pudor y el vértigo de escucharse a una misma, con las contradicciones internas cuando hemos parido una nueva criatura y la miramos a los ojos; cuando buscamos la aprobación de los seres queridos y en la incertidumbre ante lo que vayan a decirnos".

Y termina: "Les estoy muy agradecido por dejarme entrar en su casa, por regalarme un rato de verdadera emoción y dejarme capturarla. Gracias también a Enrique Morente, que estuvo presente en todo momento, velando por ellas y por los que seguimos aquí, buscando nuestro camino".