Recicla las pilas
El convenio colectivo, que estuvo bloqueado con Betoret varios años, expira el 31 de diciembre

Inspección de Trabajo sanciona al expresidente de la patronal de Hostelería por irregularidades en la contratación

E+I+D+i - IndeGranada - Martes, 22 de Octubre de 2019
Según ha informado CCOO, Trinitario Betoret estaba al frente de la Federación de Hostelería cuando fue denunciado por el sindicato el incumplimiento del convenio colectivo en sus empresas.

Alejandro García Ferrer con Ricardo Flores y Maribel Díaz. ccoo

Según han informado en rueda de prensa el secretario general de CCOO Granada Ricardo Flores, la responsable de Servicios CCOO Granada, Maribel Díaz y el responsable de Hostelería del sindicato, Alejandro García Ferrer, se trata de procedimientos sancionadores en materia de prevención de riesgos laborales, incumplimientos de jornada, irregularidades relacionadas con la contratación, descuelgues de Convenio, entre otras, del Hotel Luna de Granada, y del establecimiento Pilar del Toro.

En la primera de las resoluciones, ha explicado García Ferrer, la Inspección de Trabajo emite procedimiento sancionador contra la empresa que gestiona el establecimiento Pilar del Toro, que en el momento de los hechos denunciados (2018) era propiedad de Trinitario Betoret, que por entonces ostentaba el cargo de presidente de la patronal de Hostelería de Granada, que desempeñó hasta su frustrada incorporación en abril de este año a la candidatura del PP granadino para las municipales, de la que finalmente se descolgó.

Concretamente, según CCOO, el informe fechado el 4 de octubre de 2019, tras realizar las correspondientes actuaciones, concluye del examen de los salarios aportados por la empresa, de mayo de 2018 al mes de abril de 2019, que la demandada vino abonando a sus trabajadores percepciones salariales inferiores a las establecidas en convenio, por lo que es sancionada. No solo eso sino que además, como ha explicado el responsable de Hostelería de CCOO Granada, la Inspección señala somo un incumplimiento grave de la normativa y tipifica como infracción grave la celebración irregular de contratos temporales.

Reza textualmente el informe "se señala como causa incremento de tareas sobrevenidas (...) y se comprueba que se vienen suscribiendo durante prácticamente todos los meses del año representando un alto porcentaje de la plantilla". Por último, y en relación al tiempo de trabajo del examen de los registros de jornada aportados por la empresa a una trabajadora, la Inspección constata que ésta realizó un número de horas superior al contratado de las que no consta su abono, e inicia un nuevo procedimiento sancionador. 

"Desde CCOO no entendemos cómo la persona que dirigía las negociaciones de Hostelería y que en el momento de los hechos era el máximo responsable de la patronal hostelera lleva a cabo este tipo de prácticas en su propio negocio. Y llamamos, en la próxima negociación del Convenio Provincial del sector de Hostelería (que expira el 31 de diciembre) a la buena fe en las negociaciones y al fin de este tipo de prácticas que calificamos de fraudulentas y mafiosas", apunta el sindicato que subraya "los incumplimientos reiterados del Convenio son el principal problema que sufrimos en este sector". 

"Los abusos laborales se trata de prácticas que cada vez se extienden con más frecuencia y planean a sus anchas sobre el sector de la Hostelería. Por ello, desde CCOO llamamos a las y los trabajadores, que no cuentan con representación sindical en sus centros de trabajo, a que denuncien este tipo de situaciones, e insistimos en la importancia que supone la presencia sindical en estas pequeñas y medianas empresas, cuya función es proteger y velar por los derechos del trabajador".

CCOO informa también de un nuevo procedimiento sancionador, emitido el pasado 1 de octubre por la Inspección de Trabajo, en el que reconoce que "un trabajador se vio sometido tras su nombramiento como delegado sindical de CCOO a un trato despótico y degradante por parte de sus superiores que llegó a suponer una intromisión a su intimidad, un atentado contra su integridad personal orientada a que cesara su actividad como delegado de sección sindical y a su renuncia en su puesto de trabajo".

Ante esta situación, ha terminado el responsable de Hostelería de CCOO Granada, "entendemos que estamos ante un ataque a la libertad sindical y a CCOO". Se trata de unas actitudes  "inaceptables" , ha denunciado por su parte el secretario general de CCOO, Ricardo Flores. "Creen que con el miedo y la amenaza van a conseguir callarnos, pero nosotros seguiremos firmes y no vamos a aceptar este tipo de coacciones, seguiremos luchando para defender los derechos de la clase trabajadora".