Campaña de recogida y adopción de mascota. Diputación de Granada

La lucha titánica de autónomos y pequeños comerciantes

E+I+D+i - IndeGranada - Domingo, 31 de Diciembre de 2017
Con 126 euros como último recibo de agua y basura, profesionales autónomos y comerciantes se preguntan dónde está el apoyo a los emprendedores y reclaman mayor atención municipal.

Un comercio con dos papeleras y cuya actividad no requiere el uso de agua corriente ha pagado en el último año y medio 1.179,16 euros en agua y basura. Esa cantidad corresponde a un consumo total en ese periodo de 9 metros cúbicos de agua y el uso mínimo de la recogida de basura -el local tiene dos papeleras-.

El caso que nos traslada a El Independiente de Granada una profesional autónoma evidencia las dificultades de los emprendedores para salir adelante. "Estamos cansados de ver cómo todo nuestro esfuerzo y tiempo no sirve para nada, todo lo que ganamos -al menos en mi caso, ya que llevo poco tiempo- es para pagar facturas, tasas e impuestos, lo cual a muchos nos hace plantearnos si merece la pena seguir con el negocio". 

Una reflexión que refleja el hartazgo de muchos comerciantes, que terminan cansados de reclamar ante Emasagra, el propio Ayuntamiento, y de haber recurrido a la Federación de Comerciantes e incluso al Defensor de la Ciudadanía para dar a conocer su situación.  

"Los comerciantes de esta ciudad seguimos agobiados, desanimados, masacrados, ninguneados y sobre todo, robados". Palabras que resumen el día a día de comerciantes y profesionales que luchan por no cerrar sus negocios. 

"Bastante tenemos con todos los impuestos que tenemos que pagar al Estado y con luchar contra las grandes superficies como para que encima el Ayuntamiento nos asfixie con tasas totalmente desproporcionadas. ¿No creen que ya es lo bastante difícil ser autónomo en este país?", se pregunta.

Especialmente sangrante es el caso de profesionales que desempeñan su actividad en locales y que ni siquiera pueden acogerse a la categoría de despacho profesional, lo que abarataría sus recibos. Pagan como tarifas industriales/comerciales, aunque es una actividad en ese sentido. Hablamos por ejemplo de psicólogos, o pedagogos...

El último recibo ha ascendido a 126 euros, con incremento de la tasa de tratamiento de residuos, que pasa de 8,14 euros a 11,80. "¿Es que no pagábamos bastante?"