Ven en primavera a Sierra Nevada
Cada año más de 1.200 personas de Granada se marchan a vivir al extranjero

"Me fui a trabajar a Alemania harto de estar en paro y con contratos precarios"

E+I+D+i - José Miguel Muñoz - Domingo, 7 de Enero de 2018
Andrés García ha emigrado a Alemania a los 34 años, la edad a la que su padre regresó a Granada con su familia también desde el país germano. Es una de las más de 6.200 personas de Granada que han tenido que marcharse al extranjero en el último lustro en busca de un futuro laboral que aquí se les niega.
Andrés García, en el taller donde trabaja, en la ciudad alemana de Soest.
IndeGranada
Andrés García, en el taller donde trabaja, en la ciudad alemana de Soest.

La historia de Andrés García es la de otros muchos jóvenes de Granada que se han tenido que marchar a otro país en busca de la estabilidad -y dignidad- laboral que aquí no encuentran. Pero su caso tiene un particular simbolismo. Ha emigrado al mismo país y a la misma edad con la que su padre regresó a España también de emigrante, 34 años. 

Los abuelos de Andrés se fueron a Alemania en los años 60, como tantos otros españoles de la época. Su padre nació de camino al país germano. Al jubilarse su abuelo regresaron a España a principios de los 90. El padre era mecánico tornero, tenía 34 años y Andrés García nació allí, contaba con 9 años cuando su familia volvió a su localidad natal, Santa Fe. 

Andrés estudió administrativo, "pero no me salía nada, así que hice un curso de vigilante de seguridad", cuenta a El Independiente de Granada desde Soest, una pequeña ciudad alemana de apenas 50.000 habitantes cerca de Dortumd, en el estado de Renania del Norte-Westfalia. 

Precariedad y paro

Como vigilante encontró trabajo, pero no estabilidad. "Encadenaba contratos temporales con periodos en que no me llamaban", recuerda. Y, tras cuatro años en paro, decidió cursar un grado superior de mecánico de automoción en la Formación Profesional. Consiguió unas prácticas europeas a través del programa Erasmus en Berlín y, tras volver a España, buscó trabajo en nuestro país, sin éxito. "En los pocos sitios donde había trabajo te pedían mucha experiencia", lamenta.

Y se lanzó a buscar empleo en Alemania, a donde mandó currículums por doquier durante todo el pasado verano hasta que un mediano taller de Soest se interesó. Le hizo una entrevista por Skype y en noviembre se fue a Alemania, donde le esperaba un contrato indefinido, el que nunca encontró en España. 

"Me fui a Alemania harto de estar en paro y con contratos precarios, y estoy contento. Me ayudó saber alemán, pero tuve que actualizarme porque aprendí el idioma de pequeño y no es lo mismo", dice Andrés, que al final, quién se lo iba a decir, ha vuelto a Alemania y también como mecánico, como su padre, aunque en diferente especialidad. "A él al principio no le hizo mucha gracia que me fuera", reconoce, "pero ahora se alegra". 

Andrés García se fue a Soest con su mujer, Vanesa, y han comenzado una nueva vida de emigrantes, como antes lo hicieron sus abuelos y sus padres. Y como han tenido que hacerlo miles de personas de Granada en los últimos años, la mayoría jóvenes hastiados de la falta de empleo y la insoportable precariedad. 

Las cifras se disparan con la crisis

Según las estadísticas del del INE, en los últimos cinco años (hasta mitad de 2017, último periodo con datos) 6.237 personas de Granada se han ido a residir a otro país, con reparto muy similar entre hombres y mujeres. Unas cifras que empezaron a crecer vertiginosamente con la crisis. En 2010 fueron 526, un año después 807, en 2013 ya superaron las 1.000 y en 2015 se llegó a 1.534. En 2016 bajó a 1.277, pero en el primer semestre de 2017 fueron 721, lo que augura una cifra por encima de las 1.400 en el año recién terminado. 

Son cifras de variaciones residenciales, de emigración con bajas y altas de domicilio comunicadas, lo que sugiere que los datos reales son mucho más elevados que los oficiales. 

A ello se une la migración de los emigrantes, es decir, de las personas de otros países que llegaron a Granada y se han marchado, bien a su nación de procedencia o a otra que les dé más oportunidades laborales. Y son muchos más, sólo en 2016 hubo 4.451 variaciones de residencia de extranjeros que vivían en Granada. 

Principales destinos

¿A dónde se marchan las personas de Granada que se van al extranjero? Principalmente a Europa, a las grandes economías que ofrecen mayores oportunidades laborales. Alemania y Reino Unido están a la cabeza, y les sigue de Francia. A más distancia están Suiza y Estados Unidos. 

PRINCIPALES PAÍSES A DONDE EMIGRAN LOS GRANADINOS (2012-2016)
Alemania Reino Unido Francia Suiza Estados Unidos
869 833 725 333 306

Fuente: Instituto Nacional de Estadística

Entre estos cinco países aglutinan algo más de la mitad de toda la emigración de granadinos, más de 3.000 personas de las 5,845 que cambiaron de país entre 2012 y 2016. 

El resto se reparten por otros países europeos y suramericanos, fundamentalmente, pero también hay quien se va a tierras más lejanas y exóticas. Por ejemplo, en 2016 hubo dos personas de Granada que se fueron a vivir a Indonesia, tres a China, una a Tailandia, otra a Vietnam y nada menos que 14 ¡a Australia!