Recicla la ropa que ya no usas. Es un mensaje del Ayuntamiento de Granada
'Soy Persona', primera acción solidaria de GRANADÁ, para contrarrestar el discurso del odio a los menores inmigrantes

"Los ojos verdaderos son el corazón y el cerebro"

Implicados - Jesús Toral - Jueves, 6 de Febrero de 2020
GRANADÁ, una plataforma de empresas por el compromiso social, inicia hoy la campaña 'Soy Persona' en la Ciudad de los Niños, para contrarrestar el discurso del odio a los menores inmigrantes, difundiendo historias como la que ofrecemos, Souleymane Conde.
Souleymane Conde.
J.T.
Souleymane Conde.
A partir de las 13.00 horas de hoy viernes, la nueva unión de empresas en pos del compromiso social «GRANADÁ» organiza una paella solidaria, entre otras actividades, en la Ciudad de los Niños a la que están invitados todos los granadinos para ayudar al programa de emancipación de mayores de esta ONG, a través de un módico donativo de cinco euros por pareja asistente.

Souleymane Conde nació en Guinea Conakry en el seno de una familia numerosa, pero de los siete hermanos que tenía hoy en día solo le quedan dos. Desde que era un niño se esforzaba por ayudar a los suyos, como él mismo recuerda: «No tenía otro remedio y cargaba con bidones de veinte litros de agua que transportaba para poder sobrevivir en pleno desierto. Cada día llegaba a hacer el trayecto más de cien veces». Le hubiera gustado estudiar en su país y labrarse allí un futuro, pero las matanzas diarias de jóvenes ponían en serio riesgo su propia vida. Así que un día, cuando tenía trece años, decidió separarse de la familia, alejarse de cuanto conocía y tirarse literalmente al agua con el fin de encontrar un lugar donde poder desarrollar una vida en paz.

«El peor momento que recuerdo es cuando desaparecieron mis compañeros en el mar», empieza a explicar el joven emocionado antes de continuar: «Se nos rompió la patera, murieron todos, ciento cincuenta personas». Souleymane fue el único superviviente de aquel fatídico viaje que acabó con la vida de tantos compañeros gracias a su coraje y su fortaleza para asirse a la vida: «Yo no tenía el chaleco ese, pero fui muy afortunado porque dentro de la barca llevábamos un bidón de gasolina que al romperse la patera quedó flotando en el mar. Y conseguí agarrarme a él y sobrevivir».

Cuando recaló en la Ciudad de los Niños de Granada tenía quince años y después de recuperar la ilusión asegura sentirse feliz: «En este mundo todos somos iguales, todos tenemos ojos, pero nos estamos chocando en la calle. Los ojos verdaderos son el corazón y el cerebro, son dos. Si tienes buen corazón y buen cerebro no podrás discutir con nadie ni pelear con nadie y podrás mantener la paz».

Y ese es su verdadero sueño, vivir en paz y convertirse en mecánico profesional, algo para lo que está estudiando con gran ilusión

Y ese es su verdadero sueño, vivir en paz y convertirse en mecánico profesional, algo para lo que está estudiando con gran ilusión.

Souleyman es uno de los muchos chicos que residen en la Ciudad de los Niños de Granada, uno de esos a los que en los últimos meses se le arroja el discurso del odio por ser menor inmigrante y estar tutelado por las Administraciones. Les hemos bautizado con el nombre despectivo de menas a todo un grupo de muchachos que permanecen en lugares donde se les ayuda a su inserción social y laboral a través de una experiencia real de vida autónoma.

El antropólogo Francisco Javier García Castaño, director del Instituto Universitario de Migraciones de la Universidad de Granada, compara la palabra mena con el uso extendido del adjetivo ilegal: «No hay personas ilegales. En todo caso, lo serán sus acciones» y recuerda que «los menores y los jóvenes son objeto de una protección especial» con independencia de su nacionalidad o el color de su piel.

GRANADÁ

Conscientes de la necesidad de emprender acciones sociales desde las empresas, más allá de limitarse a la creación de empleo y riqueza, acaba de nacer en la capital GRANADÁ, una fusión de negocios destinada colaborar en pro de la sociedad. María Martín Titos y Sergio Oya son las dos conocidas caras que han unido sus fuerzas para dar forma a esta plataforma de industrias solidarias.



«Soy Persona» es la primera acción solidaria de GRANADÁ, con el fin contrarrestar ese discurso del odio a los menores inmigrantes y para dar a conocer el programa de alta intensidad de la ONG Ciudad de los Niños, dirigido a jóvenes que han sido tutelados por la Junta de Andalucía, con edades comprendidas entre los dieciocho y los veintiún años.

La campaña pretende descubrir historias como la de Souleyman, mostrar su día a día en pos de un futuro mejor y poner en valor a los empresarios que contratan a estos chicos y chicas, ofreciéndoles una oportunidad de la que carecían en su propio país.

Entre las 13.00 horas y las 17.00 horas de hoy viernes 7 de febrero, La Ciudad de los Niños acogerá, organizado por GRANADÁ, una paella solidaria para disfrutar en familia, además de muchas actividades con el único requisito de colaborar con un donativo de cinco euros por pareja, que irán destinados al programa de emancipación de mayores de esta ONG.

Asimismo, con el hashtag #SoyPersona, la nueva plataforma solidaria invita a la acción viral con el fin de llenar las redes sociales de diversidad, generosidad y solidaridad. Numerosas personas se han sumado ya a esta peculiar iniciativa que cuenta con decenas de rostros conocidos.