Campaña Toca Granada esta Primavera. Patronato de Turismo
arranca en Granada su campaña para ser reelegida secretaria general

Ahora sí toca para Susana Díaz

Opinión - Juan I. Pérez - Domingo, 7 de Marzo de 2021
En contra de su intento de abrir el periodo precongresual ante los movimientos internos de oposición con el consabido ‘ahora, no toca’, Susana Díaz arranca en Granada su campaña para ser reelegida secretaria general. Un análisis sobre el PSOE andaluz.
Susana Díaz, en la Mancomunidad de Municipios de la Costa, el miércoles pasado.
Alba Feixas @FeiGar
Susana Díaz, en la Mancomunidad de Municipios de la Costa, el miércoles pasado.

Hace poco más de cuatro años la secretaria general del PSOE y entonces presidenta de la Junta de Andalucía, Susana Díaz, dijo que “ahora no toca” hablar de liderazgos en la organización socialista en declaraciones a los periodistas antes de clausurar las jornadas con las que la agrupación del PSOE de Alcalá de los Gazules (Cádiz), el emblemático bastión del socialismo andaluz, celebraba su 130 aniversario.

Y ello, pese a que Susana Díaz caminaba con paso firme, convencida de su victoria en el PSOE para coronar una carrera fulminante en la organización. Pero midió mal, como tantas veces lo ha expresado la militancia socialista en las urnas, como con José Luis Rodríguez Zapatero, al considerar suficiente el apoyo del aparato

A la misma hora que Susana Díaz asistía aquel 27 de enero de 2017 a la conmemoración de la fundación de la primera agrupación rural del PSOE de España, Pedro Sánchez, mantenía un encuentro con militantes en Dos Hermanas (Sevilla) en la precampaña de las segundas primarias que afrontaría el ahora presidente del Gobierno.

Para entonces, ya había pasado el bochornoso espectáculo que conmocionó a la militancia socialista cuando la dimisión de 17 miembros de la ejecutiva federal forzó la salida por la puerta de atrás de Pedro Sánchez, -ganador en 2014 de las primaris ante el granadino José Antonio Pérez Tapias y Eduardo Madina- impulsada por Susana Díaz y aquellos barones de su cuerda, algunos de los cuales siguen al frente de sus organizaciones para quebrar la abstención del PSOE a la investidura de Mariano Rajoy.

La historia es conocida y Pedro Sánchez arrolló a Susana Díaz en las segundas primarias que ganaba con el apoyo abrumador de la mitad de la militancia. También a Paxi López, que concurría, al que luego integró en su equipo.

Susana Díaz en un encuentro con militantes en Otívar. PSOE-A

Y ello, pese a que Susana Díaz caminaba con paso firme, convencida de su victoria en el PSOE para coronar una carrera fulminante en la organización. Pero midió mal, como tantas veces lo ha expresado la militancia socialista en las urnas, como con José Luis Rodríguez Zapatero, al considerar suficiente el apoyo del aparato.

Cuatro años después, aquella líder imparable es ahora líder de la oposición del gobierno de derechas de la Junta, tras perder el PSOE el poder en Andalucía que mantenía desde el inicio de la autonomía, sin el respaldo de la dirección

Ahora tampoco toca

Lleva tiempo repitiendo otra vez que “ahora no toca” hablar de liderazgos socialista en Andalucía, tras los movimientos evidentes internos de plantear una alternativa al suyo para afrontar con garantías el futuro y retomar el poder, que se presenta un reto altamente complicado, pese a la errática gestión de la Junta.

Al previsible declive de Ciudadanos, un partido que cuando tornó a la derecha se convirtió en irrelevante, le contrarresta el imparable ascenso de la ultraderecha, llamado a ser el socio del gobierno del PP, sin necesidad de Cs

Al previsible declive de Ciudadanos, un partido que cuando tornó a la derecha se convirtió en irrelevante, le contrarresta el imparable ascenso de la ultraderecha, llamado a ser el socio del gobierno del PP, sin necesidad de Cs.

Pero, a pesar de todo ello, y en un ciclo político en el que (casi) desaparecen las mayorías absolutas, la izquierda sigue su fragmentación, lo que hace sumamente difícil imaginar una mayoría liderada por el PSOE.

No tocaba hablar de liderazgos internos, cuando el senador por Jaén Felipe Sicilia abrió la veda, con toda la prudencia, a cuestionar públicamente el poder de Susana Díaz.

Y así lo ha repetido en cada movimiento interno.

Pero esta semana, Susana Díaz abrió formalmente su carrera a la reelección con una inusual visita a la provincia de Granada que le ha llevado a tomar el pulso en cinco organizaciones locales, con una agenda institucional, que escondía la clara intención de empezar su larga campaña electoral.

Antes del miércoles, discretamente, ya aprovechó su visita del pasado 17 de febrero a Santa Fe, como municipio más afectado por la serie de terremotos, para escanear a la militancia.

En ninguno de ellos habló explícitamente de que se presentará a la reelección y en todas las reuniones se hablaron de las necesidades de municipios, pero a nadie se le escapó el momento en el que se encuentra la organización socialista andaluza y la coincidencia estratégica de la visita

En 48 horas, entre el miércoles y el jueves, Susana Díaz se centró en la Costa con encuentros en Salobreña, Otívar, Castell de Ferro, Vélez Benaudalla, Dúrcal y Padul, donde acudieron socialistas de las comarcas próximas. 

En ninguno de ellos habló explícitamente de que se presentará a la reelección y en todas las reuniones se habló de las necesidades de municipios, pero a nadie se le escapó el momento en el que se encuentra la organización socialista andaluza y la coincidencia estratégica de la visita.

Es importante para el PSOE andaluz la agrupación socialista provincial de Granada, por su peso en la organización –la segunda en votos- y de las pocas que no ha dado problema interno alguno. Tampoco fue casual visita el pasado 13 de enero del vicepresidente primero del Congreso, destacado miembro de la ejecutiva federal socialista y diputado sevillano del PSOE, Alfonso Rodríguez Gómez de Celis, a la Diputación de Granada, que preside José Entrena, secretario general del PSOE de Granada.

Susana Díaz junto a la presidente de la Mancomunidad de la Costa, María José Sánchez, y el presidente de la Diputación y secretario general del PSOE de Granada. Alba feixas

Gómez de Celis lanzó desde Granada un mensaje contundente de cara a las futuras primarias del PSOE andaluz, previsiblemente en otoño, al agradecer públicamente “la generosidad y altura de miras de Miguel Iceta en Cataluña” por haber dado un paso al lado y apoyar la opción como candidato a la presidencia catalana del entonces ministro de Sanidad, Salvador Illa, ganador a la postre de las elecciones autonómicas.

Pero, además, el tradicional apoyo a Susana Díaz cambia, con la vinculación de algunos destacados socialistas en el equipo de Pedro Sánchez, como José Antonio Rodríguez Salas o José Montilla.

En la militancia socialista de Granada, como en el resto de provincias, esperan a que Pedro Sánchez pilote el cambio en Andalucía con claridad

Lo cierto es que el PSOE-A necesita fortalecerse con rapidez, para afrontar tantos retos de presente y futiuto. Sea Susana Díaz o una alternativa, que la militancia se pronuncie.

En la militancia socialista de Granada, como en el resto de provincias, esperan a que Pedro Sánchez pilote el cambio en Andalucía con claridad.

El problema de la alternativa es que carece de una real estructura, sin cabeza visible aún, con demasiados que dicen hablar en nombre del secretario general del PSOE y presidente del Gobierno.

El encuentro del secretario de organización del PSOE y ministro de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana y secretario de Organización del PSOE, José Luis Ábalos, con Susana Díaz el pasado 14 de enero en Sevilla, fue el inicio de la agenda precongresual. Y Ábalos es el único que habla en nombre del PSOE, con la excepción de Pedro Sanchez, fortalecido tras su apuesta personal por Illa en Cataluña.

Y entre tantos nombres que se barajan de alternativa, hay uno que se mantiene más que abierto, el alcalde de Sevilla, Juan Espadas.

Ya les les llegará el ahora sí toca.