Campaña Toca Granada esta Primavera. Patronato de Turismo
Abecedario de la provincia para el año que estrenamos

Granada 2021 de la A a la Z

Política - Redacción El Independiente de Granada - Domingo, 10 de Enero de 2021
Te ofrecemos en 27 letras del abecedario las claves de Granada para el año que iniciamos, con palabras que estarán presentes en nuestras vidas.
Impresionante imagen, en la capital, con Sierra Nevada, y también la Alhambra, como protagonistas.
Alba Feixas
Impresionante imagen, en la capital, con Sierra Nevada, y también la Alhambra, como protagonistas.
Acelerador de partículas. Gobierno central y Junta de Andalucía constituirán el consorcio que se encargará de dar apoyo a la candidatura de Granada, la apuesta europea, para albergar esta gran instalación científica. Es un paso decisivo en la carrera para que el proyecto IFMIF-Dones se asiente en el Parque Metropolitano de Escúzar. No será un camino fácil y por ello sólo cabe unanimidad, sin trampas al solitario introduciendo este gran proyecto científico, el más importante al que aspira Granada, en la confrontación política. Hasta ahora se ha conseguido, y así debe seguir.

 

Basuras, pendiente de la elaboración del nuevo contrato en la capital. A finales de 2020 debería haber quedado resuelto, pero al Ayuntamiento de Granada le han quedado deberes pendientes. Para solucionarlo, mediante decreto se ha dado continuidad al contrato existente con Inagra para garantizar la prestación del servicio en tanto que se afronta la redacción de un nuevo pliego.

Lo que está ya está decidido es que ese nuevo contrato no recogerá la municipalización del servicio. Cuando esté redactado, se adjudicará -según fuentes municipales puede que no antes de 2022- a una empresa privada. El canon anual por la prestación del servicio es de 42 millones anuales, cantidad a la que se suman otros costes.

 

Contaminación. No es precisamente el ranking que quieran encabezar las ciudades, pero lamentablemente, Granada y el Área Metropolitana siguen, junto a grandes urbes como Madrid y Barcelona, a la cabeza de los territorios cuya ciudadanía soporta una mayor contaminación. El confinamiento decretado en marzo fue un espejismo y contribuyó, al menos por unas semanas, a bajar los niveles. Pero el último informe conocido, difundido por Ecologistas en Acción el pasado diciembre, volvió a certificar que el problema sigue siendo igual de grave. Pese a la reducción de la movilidad y el descenso de polución durante el estado de alarma, la capital llegó de nuevo en otoño al máximo de dióxido de nitrógeno permitido por la legislación. 

Vista de la ciudad con la habitual 'boina' de contaminación. maría de la cruz

La puesta en servicio de la Segunda Circunvalación prevé sacar, al menos esos son los cálculos del Gobierno, hasta 30.000 vehículos diarios del entorno de la capital. Pero es sólo una previsión y faltan medidas contundentes y sin vuelta atrás para afrontar un grave problema para la salud. El gobierno local bipartito ha anunciado planes, pero falta por ver si los consolidará. Como la nueva movilidad, con carriles reservados para autobuses, bicicletas y vehículos de movilidad personal que deben aún pasar la prueba de las críticas -muy duras desde Vox, socio de investidura en el Ayuntamiento-; o la ampliación de las zonas peatonales -sólo San Antón, de momento-; y las llamadas Zonas de Baja Emisión, que sacará progresivamente del centro a vehículos que no sean 'eco' o de residentes. 

 

Delegados de la Junta. Si hubo una crítica del PP, cuando estaba en la oposición, y también de Ciudadanos, al anterior Gobierno socialista de la Junta de Andalucía, esa fue que la Administración autonómica estaba sobredimensionada, especialmente en número de altos cargos y 'enchufados', y por ello uno de sus compromisos fue reducirla y eliminar lo que las derechas denominaban 'chiringuitos'. Así, el primer Gobierno de PP y Cs redujo el número de consejerías y también el número de delegados provinciales. La estructura paralela sigue aún pendiente de la gran remodelación prometida.

Deberemos acostumbrarnos a más delegados de la Junta. Prensa Junta

Ahora, en el ecuador de la legislatura, las cosas han cambiado en lo que a altos cargos se refiere. El Consejo de Gobierno aprobó un decreto que regula la nueva organización territorial provincial de la Administración de la Junta de Andalucía, que refleja una estructura provincial que podrá tener hasta once delegaciones provinciales de los siete actuales. 

 

 

Escuela Andaluza de Salud Pública. El empeño del PP de suprimir el reconocido organismo, creado en 1985, para integrarlo en nuevo ente, el Instituto Andaluz de Salud, hizo planear la incertidumbre sobre la continuidad de la Escuela Andaluza de Salud Pública, la permanencia de la sede en Granada, y del personal del organismo.

La plantilla se movilizó para defender el organismo y sus puesto de trabajo. P.V.M.

 

La defensa cerrada de la oposición y la movilización de los trabajadores de la escuela, respaldada por la comunidad científica nacional e internacional, frenó el primer intento del PP, que, sin embargo, no desiste, en su intención de modificar el organismo. La polémica llegó al Congreso, donde la escuela encontró el apoyo de los grupos, menos del PP. Atentos a los próximos movimientos de los populares andaluces.
 
 

Ferrocarril. La tan ansiada llegada del AVE, en 2019, no colma las reivindicaciones en materia ferroviaria de la provincia de Granada. De un lado, el propio AVE debe retomar el pulso que, como en el resto de la actividad económica, ha ralentizado la pandemia, con más viajes -de momento suspendidos-. Debe definirse la conexión con el Corredor Mediterráneo y despejarse el funcionamiento de las líneas convencionales. Sin ello, como defienden los colectivos ciudadanos movilizados para conseguirlo, el tren no será un verdadero motor económico y de desarrollo. Pendiente queda el estudio informativo para la reapertura de la línea Guadix-Baza-Almanzora-Lorca y el futuro soterramiento en la capital, cuyo estudio informativo deberá estar concluido en breve. 

Vías del tren. P.V.M.

 

Geoparque. Con el Geoparque de Granada en la Red Mundial de la Unesco desde julio del pasado año, en 2021 este territorio único aspira a convertirse en un motor de desarrollo para los municipios que lo integran. La pandemia ya frenó las acciones, que giran en torno al turismo, la investigación y la divulgación.

El Geoparque ofrece paisajes únicos. dipgra

El objetivo para este año es apostar por el turismo de experiencias y que su repercusión pueda contribuir también a frenar la despoblación en el norte de la provincia. Así se recoge en el plan de acción abordado por el Comité de Coordinación liderado por la Diputación Provincial de Granada y del que forman parte entidades como los Grupos de Desarrollo Rural del Altiplano y Guadix. Para ello será decisiva la promoción del enclave. 
 
 

Héroes. Siempre han estado ahí, pero la pandemia los situó en primer plano de una lucha sin cuartel, que merecieron y siguen mereciendo el reconocimiento de la ciudadanía. Profesionales sanitarios, desde médicos, enfermeras, auxiliares, farmacéuticos, limpiadoras, personal de mantenimiento y administración, dotaciones del 061 y ambulancias. De los hospitales y centros de salud de Atención Primaria, de residencias de mayores, por recordarnos cada día a cada minuto la nobleza humana.

Profesionales sanitarios del Virgen de las Nieves, como ejemplo de héroes. Prensa HVN

Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado y Bomberos; la Unidad Militar de Emergencias y la Legión; Protección Civil; Agricultores, ganaderos, pescadores; Mercados de abastos, comercios de barrio y supermercados, transportistas; taxistas y conductores de transporte público; asociaciones solidarias; docentes; limpieza viaria y recogida de basuras y a ti, Por afrontar con mesura y calma, probablemente, una de las etapas más difíciles de la vida.

 

Dos dependientas de una panadería, otras de los hérores de esta pandemia. María de la Cruz

Ya inmersos en la tercera ola, volveremos a agradecer su trabajo y dedicación. Gracias a todas y todos por cuidarnos y acercarnos, en situaciones extremas, el oro de los días.
 
 

Inmunidad. La que anhelamos conseguir, con la esperanza en las vacunas, de Pzifer, Moderna o las que vendrán. Confiando en que se repartan equitativamente, dentro de Andalucía, con más personal y remunerado, guardando rigurosamente el orden establecido, sin mentiras.

 
Sonroja escuchar que se piden más vacunas, cuando por la falta de personal, no se inyectan las que tenemos disponibles, aún aceptando por la lógica que se guarden viales por si falla el suministro. Pero cumplan con lo suyo, que si se quiere llegar a la inmunidad en verano, a este ritmo, será imposible.

 

Juicios pendientes. Aunque con la sentencia del caso Serrallo el PP tomó oxígeno, agarrándose a la absolución del exalcalde José Torres Hurtado -como la mayoría de los acusados- y obviando la condena por prevaricación administrativa para Isabel Nieto, que fue concejala de Urbanismo, aún queda por delante la otra gran investigación, la de la presunta trama urbanística durante sus mandatos, que también los puede volver a sentar en el banquillo.

De momento, para dos de las piezas en las que se dividió la macrocausa se dictó la apertura de juicio oral -un paso que queda pendiente de la resolución de recursos-. Además, la pieza central, la conocida como Pabellón Mulhacén, debe aún concluirse.

Parcela que originó el litigio y activó la investigación de la trama. p.v.m.

 

Línea 400 Kv. En la presentación del plan bautizado como Andalucía en Marcha, en septiembre del pasado año, el presidente de la Junta, Juan Manuel Moreno, se atribuyó el desbloqueo de la construcción de la que se conoce como autopista eléctrica. En esa fecha la Junta otorgó la autorización ambiental al proyecto que el Gobierno de España había declarado de utilidad pública para su construcción, lo que permitió que no quedara postergado en la planificación energética estatal, como había ocurrido con el anterior Ejecutivo. Después de esas declaraciones del presidente andaluz la Junta abrió sin embargo expedientes al proyecto por irregularidades administrativas en la tramitación.

Aunque está considerado un proyecto imprescindible para el despegue económico del norte de la provincia de Granada, además de su contribución al lanzamiento de las energías renovables, hay un movimiento ciudadano que se opone a su construcción. Su último paso ha sido recurrir al Defensor del Pueblo Andaluz para paralizarla por el impacto que las infraestructuras que deben construirse asociadas a la línea tendrán en el territorio. 

 

Líneas Marítimas. El Consejo de Ministros declaró en diciembre de interés público la línea marítima Motril-Melilla, lo que supone ayudas que garantizan la conexión. 

La decisión llegó después de que, a principios de ese mes, el Gobierno declarara de interés público las líneas de Málaga y Almería con la Ciudad Autónoma. La exclusión de Motril suscitó críticas al Gobierno por parte del PP y la propia Autoridad Portuaria, que lamentó públicamente que se dejara fuera a Motril.
Con este paso, el Puerto de Motril se equiparó a los de Almería y Málaga y le permite seguir creciendo
 

 

Machismo. Y su peor vertiente, la violencia de género, exige otra vez redoblar los esfuerzos de instituciones y de la sociedad para erradicarla. Una lucha, a la que cada vez se suman más, pero que requiere la implicación de todas y todos, sin ambigüedades, ni equidistancias, a la que nada contribuyen los mensajes que permiten a la ultraderecha sus socios en instituciones.

 

Next Generation. No hay proyecto que no se encomiende a los fodos para la recuperación Covid que vendrán de Europa. No sin dificultades y amenazas de veto, la Unión Europea ha logrado movilizar la mayor cantidad de fondos de su historia para hacer frente a la reconstrucción tras la pandemia. España aspira a recibir a través de estos fondos 140.000 millones. Para los presupuestos de este 2021 ha incluido 27.000 y el resto está previsto recibirlo entre 2022 y 2023. 

El Gobierno andaluz también ha hecho cálculos y, según los datos ofrecidos por su vicepresidente, Juan Marín, ha validado proyectos para recibir fondos por valor de 35.400 euros. La ampliación del Metro de Granada es una de las infraestructuras que la Junta quiere sacar adelante con dinero europeo y, como informó El Independiente de Granada, el teleférico es otro de los proyectos en la lista. 

 

Ñoño. Que sea este año el que se destierren los mensajes caducos y de corto ingenio. Granada se merece altura de miras. Política y políticos con mayúsculas, y no mensajeros de palabras huecas y reiterativas.

 

Ola. Nadie lo discute, y quien no lo asuma, perdido está. Y puede contribuir con su irresponsabilidad a perder a otras y otros. Estamos ya inmersos en la tercera ola y ojalá la afrontemos como aquella primera, ¿recuerdas?, donde hicimos bandera de la solidaridad, reconocíamos la labor de muchas y muchas, que hasta entonces, parecían invisibles, sin tiempo a reparar en un trabajo esencial.

 
Quién sabe si tras la tercera, vendrá una cuarta o quinta ola. Preparados debemos estar para ello y al menos, aportar lo que podamos, empezando por la responsabilidad individual para que sea colectiva. De ti depende.
 

 

Pandemia. El mundo enfermó de repente. Se aplazaron los abrazos y encontramos a la fuerza otra forma de interactuar y conectarnos. Nada fue igual y nada será lo mismo. Tras el shock del confinamiento, sobrevivimos en nuestras viviendas, como bien pudimos. Aprendimos a mirar al vecino o vecina de otra forma y a valorar lo que creíamos que ahí estaba, casi sin importancia. Porque el coronavirus iba en serio.

 
Diez meses después, 48.600 contagiados en Granada y lo que es dramático, 1.077 fallecidos por el Covid. 4.276 pacientes llenaron nuestros hospitales, de los que 429 necesitaron UCI. Y se avecina lo peor, tras decisiones más o menos acertadas. Más o menos tardías, en la difícil tesitura de primar la salud o la economía, por la que se decantaron nuestros dirigentes en Andalucía y Granada.
 

 

Quebranto. Nuestra tendencia al quebranto. Más visible en romper pactos o ni siquiera llegar a fraguarlos, pese a la voluntad de muchas o casi todas las partes de ceder para alcanzarlos.

Frágiles apuestas por llegar al consenso, dándole la espalda al diálogo, al acuerdo. Qué bella ciudad si se escuchara a la gente y menos a aduladores y palmeros que no ven más allá de sus propios intereses. Dejemos atrás el quebranto, demos paso a la escucha activa, al diálogo, al acuerdo.

 

 

Rules. Con la publicación de la Declaración de Impacto Ambiental en diciembre, el camino está despejado para dar, de una vez, pasos decisivos hacia la construcción de las canalizaciones. Urge avanzar, porque la tramitación de este proyecto se suma a la larga lista de infraestructuras que acumulará dos décadas hasta su puesta en servicio. Y aún queda la licitación y su construcción. 

Vista de la Presa de Rules. junta de andalucía

 

Sanidad. La que debe ser la más cuidada, la mejor organizada y dotada de las áreas de un gobierno, que tendría que contar con recursos humanos y materiales suficientes. La que se ha visto al borde del colapso y se ha puesto a prueba, revelando carencias de estrategia y planificación.

 

Colas en el centro de salud del Zaidín. P.V.M.

No solo se vio lastimada por la pandemia la atención hospitalaria, también la Atención Primaria, que quedó relegada y con ello el primer escalón de la sanidad pública. Solo la profesionalidad de los sanitarios evitó la quiebra, pero ante un presente inmediato y el futuro próximo, no es suficiente. Maquillada la errática gestión con declaraciones contra el Gobierno, es hora de hacer frente a la Sanidad, para fortalecerla, en todos los niveles, y valorar a todas y todos sus trabajadores.

 

Turismo. La principal industria de Granada ha sido duramente golpeada por la pandemia del coronavirus. Cierres de establecimientos y paro son consecuencia directa del hundimiento del principal motor económico de Granada, pendiente, para levantar cabeza, de la evolución del Covid y las restricciones que lleva aparejada.

En este obligado parón de la industria, aliviado aún por la movilidad entre las ocho provincias andaluzas, quizá sea momento al fin de replantear no solo el sector, sino toda una economía provincial, dependiente del turismo. Seguir avanzando en la calidad de nuestra oferta, también las condiciones laborales de trabajadoras y trabajadores, diversificar y encarar la sostenibilidad. Hacerlo compatible con el disfrute de los residentes, -que dan vida y asientan los territorios-  que deben soportar situaciones como las vividas en que la ciudad se convierte en un gran parque temático repleto de turistas.
 

 

Urbanismo. La Junta de Andalucía tiene previsto llevar al Parlamento, en el primer trimestre del año, la nueva ley con la que pretende "flexibilizar" el urbanismo. La Consejería de Fomento, Infraestructuras y Ordenación del Territorio que dirige Marifrán Carazo la ha llamado Ley de Sostenibilidad del Territorio de Andalucía, pero las críticas a la norma auguran "más ladrillo" y que la Junta fíe de nuevo la reactivación económica al sector de la construcción. Unos de los aspectos que resalta la consejera de esta norma es que simplificará la normativa existente y agilizará los trámites de instrumentos tan importantes como los planes generales de ordenación urbana. Precisamente la capital espera actualizar su PGOU, que fue aprobado en 2001, con las bases de la nueva norma. Ayuntamiento y Junta ya han constituido una mesa para agilizar los trabajos que, no obstante, se prolongarán, según los cálculos municipales, hasta 2023. Otro plan, el POTAUG del Área Metropolitana, también está en revisión por parte de la Junta. 

 

Imagen aérea del Área Metropolitana de Granada. j.P.S.

 

Vega. No hay paz para la Vega de Granada, aun cuando los pactos en su defensa conciten unanimidad a la hora de firmarlos. Pero las amenazas siguen para uno de los suelos más fértiles y con un paisaje singular. No sólo por las normas urbanísticas, sino también por las infraestructuras que siguen proyectadas para atravesarla. La última, la que se ha denominado Autovía de la Vega. Su nombre técnico es la VAU-9, se planteó hace 20 años, con el POTAUG, y la Junta de Andalucía la ha rescatado con la idea de reactivar su construcción. 

 

Webinar. Una de las muchas palabras que hemos aprendido a la fuerza con el coronavirus. Y a la que ha obligado un virus que ha vaciado también centros de trabajo. Muchas y muchos -no la mayoría de autónomos- descubrieron el trabajo en casa, con lo bueno y lo malo que conlleva. 

Reuniones de trabajo online, conexiones por internet a las plataformas laborales… han cambiado los modelos de trabajo en las profesiones y ocupaciones que lo permiten. Es por seguridad de la plantilla, y en la mayoría de empresas e instituciones se ha regulado para que no suponga un exceso de horas laborales y lo más pernicioso: estar siempre conectado. Una forma de producción que ha llegado para quedarse, con el riesgo de que se extienda tanto que el contacto directo con usuarios y clientes se pierda, en parcelas esenciales, donde para acceder hay un teléfono que siempre comunica o una web o app que no responde.
 

Xenofobia. Siempre latente, escondida hasta que salta, alimentada por mensajes impropios de sociedades avanzadas. Y cuando las declaraciones proceden de representantes públicos, en peligroso ejercicio de populismo y aporofobia, es indecente, inhumano.

Una pancarta explícita. P.V.M.

 

Yerma. Antes incluso del coronavirus, Granada sufría el letargo de una ciudad sin pulso, adocenada, con una pujante sociedad civil, artistas de primera fila en todas las facetas de la creación, con cantera que pide paso, que no encuentra el respaldo en las instituciones del municipio. Apagada y gris, hasta el dolor, en el que van desapareciendo símbolos de una Granada viva, para dar paso a otros, siempre más mediocres.

Desaparecen locales que recordaban una ciudad habitable, como el Lisboa o el Charavinillo, y comercios tradicionales en el centro y barrios, reemplazados por locales de apuestas o comidas rápidas. La pandemia ha dado un golpe, sin que desde los poderes haya imaginación y sentido para una reconstrucción que devuelva luz y esplendor.
 
 

Zona Norte. Como símbolo de la inacción de las administraciones, del desprecio institucional hacia zonas deprimidas. ¿Qué pasaría si la luz se fuera un día sí y otro también en el centro de la ciudad o en barrios residenciales de alto poder adquisitivo?

Merecen el respeto y la máxima dedicación. Y diferenciar claramente lo que es punible de la ciudadanía que vive allí y es ejemplar, incluido electrodependientes que necesitan la electricidad para sobrellevar dolencias graves.
 
Duele ver la situación de la Cañada Real, en Madrid, en todos los noticiarios. Por los que la padecen y porque aquí, en Granada, padecen desde hace años una situación crítica, que no se remedia. ¿Hasta cuándo?